Menú

Hacia la Guerra Fría

0
“Estados Unidos y otros países agresivos de la OTAN, como parte de su política de establecer un control absoluto sobre el mundo, ejercen una presión político-militar sin precedentes sobre Rusia y sus aliados. Con este propósito concentran en los países Bálticos y en Polonia, bajo el pretexto de unas maniobras militares, una gran cantidad de tropas, especialmente sus Fuerzas Aéreas”.

“Al mismo tiempo, Polonia declara que pretende requisar una parte del territorio de Bielorrusia, aliada de Rusia, mientras que Estados Unidos acusa a Moscú de vender tecnología balística al extranjero. También le reprocha su incapacidad para asegurar el control sobre sus arsenales atómicos. Washington pide al Consejo de Seguridad de la ONU que tome bajo su control los depósitos de armas nucleares de Rusia. Sin esperar la resolución de este organismo internacional, la OTAN empieza a bombardear los objetivos militares y civiles en Bielorrusia y Rusia”.

Todo esto no es una anécdota, ni un chiste de mal gusto. Este es el escenario del comienzo de la tercera guerra mundial. Tampoco se trata de una novela, ni del guión de una película futurista. Se trata de un documento oficial elaborado por el Estado Mayor del Ejército ruso que sirve de preludio para las grandes maniobras de las Fuerzas Antiaéreas conjuntas de Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kazajstán y Tayikistán.

Por supuesto, todas las maniobras militares tienen su guión escrito de antemano. La peculiaridad de este último consiste en que es la primera vez desde el fin de la “guerra fría” que los rusos eligen un contexto muy real, situaciones parecidas, por ejemplo, a la del conflicto del golfo Pérsico o de los Balcanes. Es la primera vez también que en calidad de “enemigos” y “agresores” aparecen los países de la OTAN. En los últimos 15 años los militares rusos utilizaban nombres ficticios de sus presuntos enemigos como Glavgalia o Valgalia.

Pero seguimos con el escenario. Con el fin de acabar con Rusia y sus aliados “los países de la OTAN utilizan a terroristas internacionales, procedentes de Afganistán y Paquistán y armados con misiles “crucero” de fabricación estadounidense. Atacan Chechenia, Tayikistán, Uzbekistán y Kirguizia. En estas condiciones, las fuerzas antiaéreas aliadas entran en acción y asestan un golpe mortal a la OTAN y a sus aliados islamistas”.

Hay que destacar que es la primera vez que un documento de este tipo se publica en la prensa oficialista rusa. El propósito de semejante publicación es más que evidente: crear una “imagen del enemigo”, mostrar a los rusos que estos enemigos son los países de la OTAN y los “traidores” como Polonia o los bálticos que pretenden, hoy en día, entrar en la Alianza Atlántica.

Todo esto, sin duda, forma parte de la nueva política del presidente, Vladímir Putin, encaminada a devolver a Rusia su poderío militar imperialista. Esta tarea necesita grandes recursos materiales que el país no posee. La única solución es recurrir al viejo truco bolchevique: seguir engañando a la gente con la “amenaza” exterior para que aguante y deje al gobierno realizar los planes militaristas a costa de su miseria.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation