Menú

La hora de los rusos

0
El Kremlin está eufórico. Hay motivos para abrir una botella de vodka, tomarla con caviar y bailar “kalinka” al estilo del abuelo Yeltsin. Es la hora de preparar las arcas para llenarlas con dólares y euros de la ayuda occidental a Afganistán, que llegará a Rusia en forma de pagos por los suministros militares. “Acabamos de obtener una gran victoria geopolítica”, escribe el periódico oficialista moscovita Strana.Ru, ya que todo el mundo sabe que en Afganistán “quien controla al Ejército, controla al propio Estado y a su Gobierno”.

Ha de recordarse que no ha sido casual la decisión del Ejecutivo afgano de restablecer todo tipo de relaciones con Rusia, devolviéndole el papel tradicional del Gran Hermano del Norte. A lo largo de los últimos años, en los peores tiempos del régimen de los talibanes, Moscú seguía apoyando a la Alianza del Norte y a cada uno de sus líderes militares o “señores de la guerra”. Estos últimos, tras haber ocupado los puestos clave en el Gobierno interino, al parecer, no olvidaron a sus amigos.

Algo han aprendido los rusos de su aventura bélica de los años 80. Desde la caída de los talibanes no tienen enemigos en Afganistán. El gran hospital ruso en el centro de Kabul atiende a todo el mundo y goza de un enorme prestigio entre los afganos. Rusia sigue ayudando hasta al general uzbeko Rashid Dustum a pesar de sus permanentes enfrentamientos con los tayikos, tradicionales aliados de Moscú.

Pero lo más curioso es que Estados Unidos, al parecer, no ve esta vez nada malo en la expansión kremliniana. Los altos representantes de la Administración no paran de elogiar el papel de Moscú en la crisis afgana. Y en cuanto a países como Irán o China, prefieren a Rusia antes que a cualquier otra potencia, ya que la consideran también socia estratégica.

Mientras tanto, los rusos han manifestado una gran paciencia ante la presencia de los americanos y los europeos en la zona de su tradicional influencia. Hasta colaboran con las fuerzas internacionales. Su picardía es bastante clara: –¡Qué hagan el trabajo sucio y se vayan cuanto antes mejor. Tarde o temprano cortaremos el bacalao afgano!, piensan.

© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.


En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation