Menú

Luchar contra el terrorismo

0
El presidente Aznar habló recientemente en Corfú de la necesidad de luchar contra el terrorismo internacional. Invocó, entre otras tareas importantes, la necesidad de formar una amplia coalición, un frente común de lucha contra el mal universal. Esta coalición, según Aznar, debe ser formada por la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia. No fue una iniciativa nueva, pero era muy oportuno recordar a los europeos que la amenaza existe y que hay que luchar contra ella.

Por supuesto, las sugerencias de Aznar, como cualquier iniciativa sensata en Europa, cayeron en saco roto. Y aún peor: coincidieron con la liberación en Dinamarca del peligroso criminal checheno, Ahmad Zakaev, alias el “artista”. El delegado caucasiano ante Al Qaeda, conocido en el mundo entero por su rica experiencia en secuestrar, torturar y asesinar a curas ortodoxos, fue soltado por “falta de pruebas”. Y eso, mientras Moscú le acusa de crímenes de guerra basándose en diez puntos del código penal. Pero la justicia danesa, al parecer, además de ser ciega, es torpe.

Todavía peor se ve el caso Zakaev en Inglatera. Y es que el asesino islamista, al salir de la “chirona” danesa, se dirigió a Londres para pedir asilo político alegando que es una “víctima” de los rusos. Eso sí, fue detenido en el mismísimo Heathrow a petición de Moscú, pero puesto inmediatamente en libertad bajo fianza. Esta última fue pagada por los representantes de la “quinta columna” terrorista afincada en Londres y representada por la actriz trotskista, Vanessa Redgrave (tumba roja). Es amiga personal de este criminal con quien, al parecer, comparte su obsesión de someter a la circuncisión islámica a todos los varones europeos.

La furiosa, y esta vez completamente justificada reacción rusa, no tardó en manifestarse. ¿Qué pasa, señores, sería oportuno defender desde la demagogia los derechos humanos de un macabro verdugo? ¿Hasta cuándo se practicará la perversa práctica de solidarizarse con los asesinos en detrimento de sus víctimas?

Por supuesto, no se trata sólo del enfado ruso y las preguntas sin respuesta. Si Occidente sigue en su empeño de defender a los terroristas chechenos habrá una contestación adecuada. ¡Qué no haya dudas! Porque Rusia siempre ha contestado de la forma más contundente al mundo. A los acuerdos de Munich de 1938 con el pacto Molotov-Ribbentrop. A la creación de la OTAN con el Pacto de Varsovia. A las amenazas a Cuba con los misiles en la isla. A la autosuicida ampliación de la OTAN y la Unión Europea con una temible alianza con Irán, China e India. Las bases de esta alianza han sido reforzadas durante el reciente viaje triunfal de Putin por estos países.

¿Cómo será esta vez la respuesta rusa? ¿Mandarán ayuda a los terroristas de IRA o ETA? ¿Les proporcionarán asilo seguro en su territorio?¿Harán amistad con Bin Laden? ¿Darán misiles nucleares a Sadam Husein como se los dieron a Fidel Castro? No se sabe, pero nunca será una sorpresa agradable.

Así que ya tenemos contestación a la iniciativa de Aznar: en las circunstancias actuales no puede haber, ni habrá ninguna coalición antiterrorista. Los terroristas seguirán actuando donde y cuando les dé la real gana, tal y como han actuado hasta el momento. Para que esta situación cambie, lo primero que hay que revisar es la perversa doble moral, inspirada por los social-demócratas europeos, que prospera en ciertos países.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation