Menú

La guita de "los gallegos"

Pronto aprendieron los Castro que los gobiernos españoles preferían, antes que tratar de impedir sus crímenes, no incomodar a los que habían robado todo lo que tenían a cientos de miles de sus compatriotas.

0

A España le adeudan 8.494 millones de euros. Nada menos que el 21% –1.778 millones– responden a impagos de la tiranía castrista. Por tanto, de cien euros, más de 20 nos lo deben Fidel Castro y su extensísima familia. No por gusto, según la revista Forbes, la fortuna personal del máximo líder de los cuatreros robolucionarios supera los 550 millones de dólares.

Nadie ha de sorprenderse. Los hermanos Castro siempre se burlaron de los "gallegos". Y les sobran razones. Pronto aprendieron que los gobiernos españoles preferían, antes que tratar de impedir sus crímenes, no incomodar a los que habían robado todo lo que tenían a cientos de miles de sus compatriotas. Y no parece que tengan voluntad de cambiar. Será que todo lo que puede empeorar acaba empeorando. Esta semana Zapatero no ha tenido más remedio que reconocer que le consta lo que hacen sus amigos con los miles de euros que casi todas las semanas reciben de España, lo que no impedirá que insista en trabajar para los cuatreros castristas en Europa.

Poco les importa que mientras los Castro puedan disfrutar de todo lo que robaron, no renunciarán a ponerlo al servicio de la represión y la propaganda. Más, si sus amiguitos españoles, lejos de intentar que pierdan toda esperanza, logran que la Unión Europea les trate como políticos capaces de dialogar y no como lo son, carceleros de la peor especie. Ahora dice Hugo Chávez que su padrino le dijo que ya cumplió una etapa. Por desgracia no es cierto. Sigue haciendo todo el daño que está a su alcance. Y es mucho. A donde ya no llega él con el terror que siempre inspiró su sed de sangre, llegan los euros que roba a los "gallegos" que cuanto más le sirven más desprecia.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation