Menú
EN LUGAR DE PAGAR LICENCIAS

Ahorre liberando el software de su empresa

Mientras gigantes como Microsoft Windows dominan el sistema de mercado, otras aplicaciones de software libre se han lanzado a la conquista de la galaxia digital. Administraciones públicas y empresas se han dado cuenta del chollo.

Mientras gigantes como Microsoft Windows dominan el sistema de mercado, otras aplicaciones de software libre se han lanzado a la conquista de la galaxia digital. Administraciones públicas y empresas se han dado cuenta del chollo.

Algo que saben tanto desarrolladores informáticos como usuarios es que un ordenador sin aplicaciones informáticas es tan útil como un vehículo sin gasolina. Frente a esta sencilla analogía descansan dos tipos de empresas: las que crean software y lo distribuyen a través de licencias y sistemas cerrados y las que ofrecen software gratuito o a bajo coste, que una vez descargado podrá utilizar y modificar cuantas veces quiera.

Según los últimos resultados de la encuesta de uso de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en las empresas del INE, el porcentaje de compañías que utilizaron sistemas operativos de código abierto en el año 2008 alcanzó el 7,8%. Antes de que estallara el boom de la informática, los usuarios -la mayoría inmersos en círculos universitarios y empresariales- desarrollaban y compartían el software abiertamente.

Una década después, cuando las máquinas más modernas comenzaron a utilizar sistemas operativos propietarios, llegaron las restricciones con acuerdos de licencia que impedían, entre otras cosas, realizar modificaciones al propio software. Si un programador encontraba un fallo en el sistema ya no podía intervenir, debía quedar en manos de la empresa desarrolladora.

Impulsadas por la recesión económica y asfixiadas por la necesidad de tener que reducir costes, las empresas han incorporado durante el último año en sus servidores el sistema Linux, en lugar de mantener en sus ordenadores los populares Windows o el Leopard de Mac.

Aunque Internet Explorer, el navegador de Microsoft, continúa siendo el más utilizado en todo el mundo, con algo más del 67% de cuota de mercado, su rival Firefox sigue creciendo con una cuota del 22%, según los últimos datos de Net Applications. Safari también crece. A esto hay que sumar la caída en las ventas de PCs. Microsoft facturó durante el primer trimestre de 2009, un 6% menos que en 2008.

Tanto las aportaciones de la comunidad como las ventajas económicas (Microsoft cobra 73 dólares por el Windows Vista mientras que los que ofrecen ordenadores con Linux pagan 3 dólares por la unidad) han logrado la expansión del Software Libre, hasta tal punto, que empresas como Google, IBM o Hewlett-Packard lo utilizan en sus sistemas de producción. Inlcuso el gigante Microsoft utiliza GNU Linux en muchos de sus servidores.

Ventajas del software libre

1. Económico: En España se gastan más de mil millones de euros al año en licencias de Microsoft. El bajo coste, nulo en muchos casos, de los programas libres permite que las empresas gasten menos en implementar soluciones de software y destinen sus inversiones a otras cuestiones.

Pongamos un ejemplo: un software propietario como Microsoft Office Profesional 2007 costaría unos 699,99 euros aproximadamente, mientras que otro programa de similares características pero libre, como el Red Hat Enterprise Linux Desktop rondaría los 77,76 euros. Adquirir un antivirus propietario, un Software Symantec Norton 360 Versión 3.0, saldría por 90 euros frente a los 39 euros del McAffe VirusScan Plus 2009.

2. Soporte y compatibilidad para el futuro: El sistema de mercado funciona bajo la premisa de que una vez conseguido el máximo de ventas de un producto, el producto en sí ya no interesa. Sale al mercado uno nuevo, que requiere de nuevo software y nuevas tecnologías de soporte.

Aunque el primero cubra a la perfección las necesidades del cliente, las empresas dejan de dar soporte técnico y tratan de volverlo obsoleto para que consuman lo último. Es lo que ha pasado con versiones de Windows o software de grabación, que aunque emplean mecanismos parecidos necesitan de actualizaciones para un correcto funcionamiento.

3. Estandarización y almacenaje de datos: En los años 80 el procesador de texto Wordstar dominaba el mercado, el relevo lo cogió Word Perfect y después le llegó el turno a Microsoft Word. Los antiguos documentos archivados ya no podían leerse. Se perdieron.

Este problema, que sigue dándose, se torna más preocupante si nos referimos a entidades que por obligación tienen que almacenar datos cruciales durante largo tiempo. Con el Software Libre esto no pasa, y por eso importantes compañías y Administraciones Públicas se han pasado a lo libre, como es el caso del formato ODF. Utilizan estándares concretos para que en un futuro siempre haya alguien que pueda acceder al código y recuperar el documento.

4 Libertad de uso, de mejora y redistribución: La contratación de servicios, que no licencias, de software libre le permitirá instalar el software las veces que quiera y en tantas máquinas como desee sin tener que pagar por ello.

Además, al tener acceso al código fuente, algo que no ocurre con el software propietario y que le proporciona total independencia de su proveedor, podrá actualizar, modificar e implementar cualquier solución software que requiera su empresa.

La empresa Secunia, dedicada a la seguridad informática, aseguró en su último informe que sigue resultando más rápido y eficaz solucionar los fallos de seguridad en el software libre que en el propietario, que tarda meses en proporcionar al cliente parches de seguridad para solventar el enredo.

En la administración

Alemania, China, España, Ecuador, Francia, Reino Unido, México... Administraciones Públicas a lo largo y ancho del planeta están haciendo ‘libres’ sus servidores y sistemas de escritorio. Según un informe reciente del Ministerio de Industria, España está “entre los más activos de la UE en materia de adopción de aplicaciones de fuentes abiertas”.

El ahorro de costes y la independencia de proveedores determinados es lo que está haciendo tornar hacia nuevas alternativas. Pese a las ventajas, la falta de informáticos especializados en código abierto y el hecho de que miles de ordenadores dispongan de programas propietarios, dificulta el asunto. 

La fórmula perfecta podría ser la creación de empresas que se dediquen expresamente al mantenimiento y desarrollo de software libre para las administraciones, evitando así la hegemonía de la factoría Microsoft.

En Libre Mercado

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados