Menú

La trayectoria de los pepinos contaminados

Con la amenaza de grandes pérdidas económicas y de imagen para el sector, es vital depurar responsabilidades con exactitud.

0

La guerra comercial que ha enfrentado a España con la UE debido a la partida de pepinos contaminados ha llevado a trazar un itinerario completo de los productos sospechosos, que ya han causado una decena de víctimas y multitud de contagios.

El objetivo es, tal y como publica El Mundo en su edición digital, aclarar dónde se ha cultivado o criado y su trayecto hasta cualquier supermercado o tienda donde se haya podido vender. Existen diversos procesos para conocer paso por paso el itinerario y las manos por las que pasaron.

Para el conjunto del sector español es de extrema importancia que se depuren responsabilidades con exactitud. Podrían generarse enormes pérdidas para un sector que supone el 38,3 % de la producción agraria en 2010.

Los agricultores: se pueden identificar los orígenes de los pepinos, y por eso ya se han suspendido futuros envíos. No sólo está localizado el productor almeriense bajo sospecha, sino que también se está analizando la tierra y el agua de riego.

La cooperativa: cintas de manipulado, cámaras sospechosas... El almacén, los palés, pueden ser analizados, incluyendo el personal. El gerente advierte que si no son los culpables entablarán acciones, puesto que se ha "echado por tierra el trabajo de quince años", en los que se habían convertido en referentes del sector.

El transporte: la carga se movió en un camión y allí pudo contaminarse. Pudo ocurrir también en el transporte dentro de las mismas fronteras alemanas. La partida de Málaga salió el día 12 y llegó allí el 15. El primer caso data del 14 de mayo. El lote de pepinos no llegó al cliente en el mismo camión que salió de la cooperativa, sino que se produjo un trasvase de la mercancía a un vehículo alemán. Fue entonces o después cuando los pepinos pudieron caerse.

El mercado mayorista. Los pepinos que salieron de Almería llegaron finalmente al mercado central de Hamburgo, su punto de destino. Pero ese mismo día no fue recepcionada por el supermercado alemán como estaba previsto por quejas de que algunos pepinos estaban desperdigados por el suelo del camión.

El supermercado o la frutería. Un posible foco de infección pueden ser los estantes o recipientes donde se coloca. Esta posibilidad está casi descartada por haberse encontrado infecciones en Dinamarca y Suecia.

El propio consumidor.

En Tecnociencia

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD