Menú

Bofetón de Leguina a Almudena Grandes en 'La Gaceta' y la treta de Pedro J.

A Rubalcaba no le ha gustado el informe sobre el chivatazo que le ha dado la poli al juez así que le ha mandado otro corregido y aumentado.

0

A El Mundo no le ha caído bien el informe que Rubalcaba mandó ayer al juez Ruz "por su cuenta". "Guerra sucia en Interior contra el informe del Faisán", dice Pedro J. "El contrainforme" es "una de esas falaces notas de prensa que tanto le gusta emitir al ministro (...) No estamos ante una treta aislada, en los próximos días veremos a Rubalcaba mover sus tentáculos". Y el director de El Mundo ha tenido un sueño. "No es descabellado pensar que pudiera acabar como otros colegas suyos del pasado: en el banquillo".

También habla del lío del PP con el terrorismo. "El PP apoya la decisión del Gobierno de no actuar contra Bildu". Con esta posición "quedó bien marcada la línea que separa al actual equipo de Rajoy del anterior". Jiménez Losantos critica esta nueva estrategia del PP, o lo que sea. "Trillo, uno de los chambelanes de Rubalcaba, dice que el gobierno no hace nada mal en la lucha contra ETA. Es lógico que mucha gente esté empezando a creer que el PP se ha unido a la negociación PSOE-ETA".

El País lo cuenta muy festivo. "El PP se ha instalado en el asunto de la lucha antiterrorista en una especio de permanente baile de la Yenka", dice. "Un dirigente critica al Gobierno, el otro lo defiende. Uno dice que el Ejcutivo está negociando con ETA, otro que no. Uno que no se fía, otro que sí. Uno que hay traición, otro que el Ejecutivo hace lo que debe hacer". Pues sí que se parece a la Yenka. Incluso al de San Vito.

También han leído el informe Rubalcaba, pero de otra manera. "Mandos y agentes polemizan sobre el informe del Faisán". Dice Francisco Mercado que es un "inusual rapapolvo oficial adjunto al informe" y que ahora "el juez tiene un dilema: creer al equipo o a su jefe". ¿Alguna sugerencia para ayudar al juez?

El otro día Zapatero nos contó que los chinos nos habían regalado un montón de pasta por la cara. Cuando se enteraron los "pobres chinos por la Prensa española de lo generosos que habían sido", como dice Hermann Tertsch, dijeron que nanay, que naranjas de la china, que eso es un cuento chino. Que no, vamos, que para nada. Así que ABC tiene un nuevo motivo para atizar a Zapatero. "Chapuza lamentable", "trastazo lamentable", "patinazo", son algunas de sus definiciones del asunto. Y encima cuenta que el presidente dijo ayer que España es un "poderoso trasatlántico, (...) simil desafortunado porque coincide con el 99 aniversario del hundimiento del Titanic". Tengo la mosca detrás de la oreja. ¿Se está cachondeando de nosotros Zapatero?

Pensarán que una metedura de pata tan estrepitosa no tiene defensa ni en Público. Pues se equivocan. "El presidente de China califica la visita como 'todo un éxito'", titula el diario de Roures. ¿A que son enternecedores? En un rinconcito cuentan que "la posible inversión" de 9.300 millones "se atribuyó" a la Corporación de Inversión de China. ¿Se atribuyó ella sola? Juan Carlos Escudier resuelve el misterio. " Por muchos esfuerzos que se hagan resulta casi imposible entender el despropósito, atribuible en exclusiva al séquito de Zapatero". Ah, que fue el séquito. Estos séquitos, tan pelotas con Zapatero que a veces se pasan.

En La Gaceta, Joaquín Leguina le arrea varios bofetones a la "ínclita, ubérrima e impagable" Almudena Grandes por un artículo en El País en defensa de la II República. "La señora Grandes nos da, como acostumbra, una visión idílica de lo que fueron aquellos años previos a la matanza (...) Se sabe –porque ella lo confiesa- que la señora Grandes apenas lee y la verdad es que se nota". Ahora me explico porque escribe esos tochos. Como ella no los lee.

Y Ussía cuenta en La Razón la anécdota del día sucedida hace unas décadas, cuando Jordi Pujol era presidente catalán y él trabajaba en ABC. Resulta que le invitó a comer junto a unos compañeros en el Palau. "Llegamos al palacio de la Generalidad con un agujero en el estómago, y en pleno aperitivo, con gran ilusión, advertimos la aparición de un solemne camarero que portaba una bandeja jamonera. La depositó en el lugar de la mesa más próximo al Presidente Pujol, y éste se comió todo el jamón". Y allí se quedaron Ussía y sus amigos, tan tranquilos, sin decir esta boca es mía. Hijo Ussía, qué poca sangre.

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD