Menú

El Rufete y la Bernarda de César Vidal, y Aznar y Montoro, tratados de perros en 'Público'

Hasta La Vanguardia lleva a su portada la victoria copera del Real Madrid, pero la prensa de este Jueves Santo tiene más sorpresas.

0

Empezamos nuestro repaso diario por La Razón y por un divertidísimo artículo de nuestro César Vidal, que se queja de la querella que al parecer le ha puesto un tal Rufete, que ni siquiera es de Lorca el descarado, por su enésimo éxito editorial titulado, como bien saben, Como Rufete en Lorca.

La cosa puede parecer baladí, pero atentos: "(...) lo que más me horripila es que, a partir de ahora, sobre mí –y sobre cuarenta millones de españoles– pueden caer Cagancho (el de Almagro, claro); Abundio a pesar de su proverbial estupidez; Picio que a la fealdad física uniría la moral; Ambrosio armado con su carabina; Panete y la madre que lo parió; María Sarmiento retornada de su viaje eólico; Zafra vuelto de la tumba e incluso Juan Palomo decidido a guisarse y comerse todo de la manera más autónoma posible. Todo ello sin contar a los leperos...".

Panorama preocupante que ha hecho al propio César tomar una clara determinación: "Yo, de momento, he dado orden de que si alguna señora o señorita llamada Bernarda quiere ponerse en contacto conmigo se lo impidan".

Mucho menos divertido es uno de los temas a los que el periódico de Planeta da hoy protagonismo informativo: la politización de los órganos reguladores, en cuyos puestos claves el Gobierno está colocando a miembros del PSOE fuera de toda sospecha... de imparcialidad.

En El Mundo dedican su editorial a uno de los pocos temas a los que el fútbol ha permitido aparecer por las portadas: la fuga del etarra Troitiño. El periódico de Pedro J. apunta directamente, y con no poca razón, contra el presidente de la Sala de lo Penal de la AN, un viejo conocido que responde por Javier Gómez-Bermúdez, que "ha reaccionado tarde y mal en este asunto" ya que su obligación era "haber establecido un criterio uniforme para computar la prisión preventiva antes de la excarcelación de Troitiño y no intentar solucionar el problema una vez consumados los hechos".

Más sorprendente es la columna de Antonio Gala, un asiduo de esta sección, que además de un rollo bastante incomprensible y suponemos que poético sobre la Semana Santa nos cuenta que su casa en Madrid es "protegida" (es de suponer que por sus cualidades históricas o artísticas) pero en la práctica el tema consiste "en que yo la mantenga tal y como está y pague las revisiones que se hagan con frecuencia". En resumen, que "no se trata de una casa protegida sino protejodida".

Así se las gasta el Estado, señor Gala, a ver si nos vamos dando cuenta.

En El País, que a este paso lo van a llamar Herrialdea, el esfuerzo por limpiar las listas de todo aquello que huela o apeste a batasuno es este jueves más intenso que nunca: "Bildu evita en sus listas candidatos vetados por vínculos con Batasuna", vamos, como quién para evitar la tentación... cae en ella.

Y ya puestos a exculpar, salvemos a "Willycaba", ustedes ya me entienden. Esto en el editorial que sobre el tema de Troitiño nos dice que "extender la responsabilidad a las fuerzas de seguridad por no haber ordenado vigilar al expreso desde su puesta en libertad es más que discutible", sin embargo, "es defendible en cambio el criterio de que pudo establecerse algún mecanismo de control desde el momento en que el fiscal anunció recurso y se supo que no se resolvería antes del día 25 (otro error rectificado)". En resumen, que no pero sí, o sí pero no, y que con rectificar los errores parece que ya nunca se hubiesen cometido... aunque "el error" en cuestión esté a estas horas vaya usted a saber en qué paraíso tropical.

En ABC toda la portada es para un monárquico o al menos coperísimo Casillas, que además menudo abrazo se dio con el Rey. En el interior nos ha gustado el reportaje sobre Bélgica, que ya lleva un año sin Gobierno en el sentido literal de la frase. Esos sí que están "a gustito", envidia que nos dan, la verdad.

Público también nos saca a Casillas en portada, pero lo que de verdad saca de las casillas a un servidor es tenerse que leer a Manolo Saco (créanme, esta profesión es más dura de lo que parece).

Y es que este sutil artista de la pluma al que tan poco le gusta la derecha gritona e insultona llama "perros que ladran", literalmente, a Aznar y Montoro: "Perros maleducados, entrenados para ladrar a todo el mundo, en lugar de alertar al amo con discreción de que una sombra de duda sobre la deuda soberana de España se acerca peligrosamente a la finca. No supimos educarlos a tiempo, y ya veis, ahora ladran y mean sin ni siquiera levantar la pata".

Ah, la izquierda intelectual, culta, respetuosa y talantuosa.

Por último La Gaceta, cuyo titular futbolero no sé si es el mejor pero sí es el más hábil a la hora de arrimar el ascua copera a la sardina política: "Cambio de ciclo, el Madrid gana".

Ay, los ciclos y los ciclones...

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios