Menú

Delirante comparación en 'Público', el apocalipsis de Dragó y la venganza de Tertsch

Dos palabras oscilan en la prensa de este martes: "venganza" y "justicia".

MERCEDES R. MARTÍN
0

Por supuesto, los periódicos echan el resto en la cobertura de la noticia de la muerte de Ben Laden. La inmensa mayoría de los diarios celebran la noticia en los editoriales y en sus columnas. Pero, como se imaginarán, no lo hacen todos. Público, de hecho, se pone de luto: sobre un fondo negro sentencia: "La venganza". En el resto hay entusiasmo. La Razón habla de "Justicia para el 11-S" con una imagen de las celebraciones en EEUU. El Mundo ilustra su portada con la residencia de lujo en la que el terrorista más buscado pasó sus últimos meses: "El objetivo era matarle". ABC incluye en su portada, blanca, un dibujo de Ben Laden sobre el título "Jaque mate". El País, escueto, afirma: "EEUU liquida a Bin Laden". Y en La Gaceta le encuentran el vínculo con Zapatero: "El Gobierno pacifista del PSOE aplaude la ejecución de Bin Laden". Y cada uno transcribe el nombre de una forma: Bin o Ben.

Entre los editoriales, varios de ellos con llamadas en portada, continúan las celebraciones: El Mundo habla de "buena noticia para la humanidad", ABC afirma que esto demuestra que "perseverar en la lucha antiterrorista da resultados"... El diario de Prisa no destila tanta alegría como otros en su editorial, en el que sí admite que se trata de "una gran victoria simbólica para Estados Unidos y para el conjunto del mundo civilizado". Otra cosa es lo que dice alguno de sus columnistas. Para Miguel Ángel Aguilar, aquí "lo que estaba en juego era el orgullo herido de EEUU".

Pero el periodista de Prisa se queda corto, y mucho, en sus reproches en comparación con lo que hoy se lee en el diario de Roures. Carlos Enrique Bayo se pregunta si "le hicieron la prueba del ADN para verificar su identidad antes de dispararle". Ernesto Ekaizer dice que su "liquidación" ha tenido "mucho de circo imperial romano". "Ha faltado presentar la cabeza de Bin Laden en bandeja de plata", lamenta. Manuel Saco admite que él si se alegra de su muerte... como se alegró del asesinato de Carrero Blanco: "Gente como Bin Laden, Carrero o Franco han sembrado este mundo de malsana alegría". Y dejamos para el final al director, Jesús Maraña. Lean, lean: "Las imágenes de euforia en EEUU por la muerte de Bin Laden responden a la lógica de un sentimiento colectivo de venganza acumulado desde la barbarie del 11-S (...) Algunas de ellas eran estampas no muy diferentes a las que muestran a grupos fanáticos islamistas festejando un atentando".

Seguramente ya esperaban ustedes lecturas como éstas y lo mismo les pasa a varios columnistas de otros diarios, que se adelantan a las lecturas "progres" de la muerte del terrorista. David Gistau, en El Mundo, se regocija con las dudas existenciales que deben de embargar a los antaño fans de Obama: "Yes, we kill". "Habrían preferido que los SEAL descendieran del helicóptero a entregar a Bin Laden para comparecer ante el juez Garzón y que luego se hubieran ido disculpándose por el ruido", ironiza. Alfonso Ussía, en La Razón, se relame con la reacción que augura en la izquierda y él deja clara su postura por si acaso: "No caben en mi ánimo las dudas ni los problemas de conciencia. (...) El buenismo deplora la muerte violenta de cualquier ser humano. No soy buenista. Me ha aliviado, un subidón de narices". Y concluye: "A los que deploren la muerte del terrorista, yo les envío mi más sentido pésame, con el fin de que no se pongan excesivamente pesados". Pero quien destila más felicidad, con diferencia, es Hermann Tertsch, que ha tenido su particular venganza. El periodista se acuerda de su antiguo enemigo, el Gran Wyoming, y hoy le contesta gracias a Obama: "Hace año y medio dije en El Diario de la Noche que había que estar dispuesto a matar a los terroristas. Me insultaron y una cadena manipuló un vídeo para presentarme como un asesino vocacional. Ahora Obama ha hecho lo que yo defendí. Espero que al santo laico de Washington lo traten mejor que a mí".

El verso 'suelto' es Fernando Sánchez Dragó, que no comulga con la operación estadounidense y vaticina devastadoras consecuencias. El periodista dice que su muerte será una "bomba de explosión retardada", afirma que "el fin no justifica los medios" y augura "atentados en el corazón de Occidente", escasez de petróleo, un Pakistán gobernado por los integristas que desencadenará "una guerra nuclear por el conflicto en Cachemira"... "El cañón de la pistola que mató a Osama se apoyaba en la sien del mundo occidental", advierte.

Rubalcaba aprovechó para citar ayer el 11-M en relación a la muerte del terrorista y hay diarios que relacionan los brutales atentados de Madrid con la noticia. Quien lo hace con más entusiasmo es Público, que atiza a Aguirre por recordar que no se sabe quién planeó el atentado e incluye una entrevista con Pilar Manjón. Dice que le "preferiría vivo, sometido a la Justicia". Apenas hay espacio para más en un despliegue con pocos precedentes. Sí hay miradas al Constitucional por Bildu y al "empate" que habría entre sus miembros. Hay quien recuerda que los magistrados que ahora decidirán aprobaron la lista de Sastre.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 13 comentarios guardados

    Servicios