Menú

"Desnudo integral" de Barreda y preocupación en 'Público' por los gases de camello

La prensa de este martes viene atribulada y "atribunalada": todas las portadas son para el TC y sus dimisionarios, con un hueco para Bildu.

0

La campanada informativa la daban este lunes tres magistrados dimisionarios del Alto Tribunal, que con todo esto hay que reconocer que nunca ha pasado por un momento más bajo.

En El Mundo, por ejemplo, van por la indignación, peligrosa palabra hoy en día, y titulan: "El TC y la banca se indignan por la poca altura de la política". Sin embargo en su portada es más interesante el segundo tema, acompañado por una gran foto, en el que nos cuentan que el esbirro que impedía o facilitaba la entrada de periodistas al pleno del Ayuntamiento de Lizarza era... un etarra condenado. ¿Sorpresa? Poca, la verdad, eso sí que es altura política, aunque sea de precipicio.

Para sorpresas, eso sí, la que nos da Barreda en una entrevista en las páginas interiores en las que presume del "desnudo integral" y a "calzón quitado" de las cuentas de Castilla-La Mancha. Cuidado con los desnudos que los carga el diablo, don José María.

Por otro lado, el sucesor de Bono nos sorprende con una revelación sorprendente, ya que reconoce que la derecha gestiona mejor. ¿No me creen? Pues yo creo que está claro: "Cuando ponemos en duda alguno de los logros históricos de la socialdemocracia, o se da la sensación de que la política pierde su predominio sobre la economía, el ciudadano piensa que, para eso, que gobiernen los conservadores, que lo hacen mejor". Tomamos nota.

En ABC la portada es para una foto de los tres dimisionarios del TC, en una imagen de rostros sonrientes (eran otros tiempos). Eso sí, para fotos, la sorpresa que nos guarda la página 8 con Berlusconi que pasa revista a unos policías de gala, uno de los cuales es el vivo retrato de... José Bono. Esperamos que sea una casualidad y no que el afán de protagonismo del presidente del Congreso esté alcanzando cotas patológicas.

Hay que destacar en el diario de Vocento el lúcido análisis que Tertsch hace de la irrupción municipal y diputacional de Bildu, no por más lúcido menos deprimente:

"ETA puede dar tranquilamente por concluida su primera fase de la guerra revolucionaria para entrar en la segunda, ya con territorios conquistados y bajo su pleno control. Atrás queda la peligrosa campaña de guerrillas. Cincuenta años de sangre, de crímenes y también de sacrificios, de cárcel y de bajas, quedan atrás. Hoy sabemos que, aunque muchas veces pareció absurda y desesperada, ha sido un éxito rotundo".

¿Les dan ganas de llorar? Pues no sigan leyendo:

"Ahora la revolución se hará desde los despachos, con papel timbrado. Los enemigos serán los mismos, todos los que no se plieguen a la voluntad 'normalizadora'. Pero el brazo ejecutor llegará ahora ya hasta al último ciudadano, al último hogar".

En El País hablan de un Constitucional al límite, pero se preocupan cuidadosamente de repartir las culpas. No, no sean ustedes malpensados que no todas las tiene el PP, también debe cargar con parte de la infamia "la derecha mediática más reaccionaria" que "insulta e injuria gravemente" a los seis magistrados que dieron carta blanca a los bildusunos.

Es el periódico de PRISA, por cierto, el único periódico que se fija en las virtudes arquitectónicas de la nueva chabola de diseño de los indignados de Sol: "La estructura principal tiene un diseño ingenioso y forma de armadillo". ¿No será de rata, animal que ya se reveló totémico para los indignasunos?

Las páginas de Madrid nos guardan otra sorpresa: la página que dedican al primer día en el Ayuntamiento de Leganés de Jesús Gómez, cuyos artículos "ultraliberales, algunos muy polémicos, (...) en Libertad Digital" no deja de recordar. Uno parece que siente la ira del periodista al leer la palabra "ultraliberal", pero peor es el desprecio con el que se alude al tiempo que Jesús pasó como fontanero, hasta donde sabemos una profesión tan honesta como la de político... si no más.

Por cierto, del ataque de los indignasunos en su toma de posesión el diario de PRISA no se acuerda, que casualidad.

En La Razón encontramos unas frases que deberían leer y casi tatuarse en un brazo dos de los tres dimisionarios del TC, las pronuncia la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza y nos parecen un excelente resumen: "Han aguantado hasta votar. Tiran la piedra y esconden la mano. Ahora que han hecho la faena, se van".

También alrededor de Bildu, un estremecedor artículo de Martín Prieto nos parece imprescindible, ya desde el clarísimo título: "Vuelve el nazismo". Nos recuerda el columnista los paralelismos entre el totalitarismo de los bildusunos y otros:

"Para Bildu las elecciones son un escalón para acceder a una independencia en régimen de socialismo real. Bildu es nazi, racista, xenófoba, expansionista sobre lo que entienden como Euskalerría y ultranacionalista. Queremos meter en la cárcel a un librero nostálgico por vender 'Mein Kampf' y Zapatero, el Gobierno, el Constitucional y el PNV meten a Bildu en 120 municipios vascos en los que han entrado amenazantes con sus S. A. (ETA ) con la mano en la culata".

Y no se pierdan la advertencia que tiene miga:

"Algún día habrá noches de los cuchillos largos y la sangre que correrá será del PNV, por tibios (...) Ahora no lo vemos, pero el primer problema de España no es el desempleo, sino la llegada tronante del nacional-socialismo al País Vasco".

En La Gaceta pueden presumir del titular más ocurrente del día: bajo un resumen de los males judiciales, económicos y bancarios que nos aquejan frase lapidaria: "Y Zapatero se niega a marcharse".

En la misma portada Carlos Dávila firma otra frase igualmente contundente: "El Constitucional está roto, no está disuelto. Desde luego, con sentencias como las de Bildu estaría mejor en la segunda situación".

Y para cosas contundentes la última de Pedro Castro: en su último día en la alcaldía se dejó 700.000 euros en coches oficiales. Genio y figura...

Para terminar, damos cuenta de las peleas en Público sobre el futuro de IU. De un lado Manolo Saco, que con su habitual finura argumental nos habla de la pinza, una cosa mala malísima porque supone ayudar a la derechona. Y del otro, Juan Carlos Escudier, algo más razonado, que advierte a la coalición izquierdista que "una cosa es ser un muro [para parar a la derecha] y otra una muleta".

Además considera que la contribución de IU a afianzar el bipartidismo es "una manera bastante tonta de suicidarse". Eso sí: "Sólo hay una cosa segura: si IU tiene la oportunidad de pegarse un tiro en el pie jamás la desaprovecha".

Por último, no se pierdan la columna de Luna Miguel, preocupada por las flatulencias de los camellos australianos. Sí, ya sé que no es un gran artículo pero sí es una perfecta muestra de lo que llega a publicarse en ciertos periódicos de hoy en día.

Y luego dicen que decimos.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios