Menú

Indignados sin cabeza en ‘La Razón’ y la Prisa de Rubalcaba

Las manifestaciones de indignados copan este lunes de nuevo las portadas de la prensa, en compañía eso sí de la IU extremeña y su ataque de orgullo.

0

Por primera vez desde que un servidor recuerde, el que una manifestación transcurra sin incidentes se ha convertido en una parte sustancial de la noticia, con la de manifestaciones que hemos visto en España que han sido pacíficas y un ejemplo de civismo... además de muchísimo más concurridas.

En El País, por ejemplo, nos habla de "movilización masiva y en paz", un titular que no usaron para las convocadas por Alcaraz, con muchos más asistentes, con banderas de España y con un mensaje mucho más claro y concreto que, por supuesto, no era de extrema izquierda, aunque tampoco de extrema derecha como nos han querido hacer creer.

Habla también el periódico de Prisa de lo que ha decidido IU en Extremadura, en términos poco menos que apocalípticos. Su editorial, por ejemplo, que dice que "el primer error" fue "debatir lo que procedía hacer entre sus bases". Bonito reconocimiento de que las cosas importantes deben decidirse entre las élites. Muy democrático.

El artículo destaca, incluso en el título, la vuelta de la famosa "pinza" de Anguita y el PP, cuyo "resultado fue facilitar la llegada de Aznar al Gobierno". ¡Y yo que pensaba que Aznar había llegado a la Moncloa por el GAL, Roldán, la corrupción y el desastre económico! Se "olvida" El País, eso sí, que la IU de Anguita y la pinza tuvo 21 diputados en el 96, la de Frutos aliado con el PSOE 8 en el 2000 y la de Llamazares y su furor contra la derecha 2 en el 2008.

En El Mundo la lectura de lo extremeño es diferente: "IU se rebela e impide al PSOE perpetuarse en Extremadura", nos dice en portada. El editorial destaca más las contradicciones de los jerarcas de la coalición: "No tiene sentido que Cayo Lara apoye las movilizaciones del 15M tratando de enarbolar la bandera de la regeneración y las demandas de una pretendida democracia real asamblearia, y después intente sepultarla en su propio partido".

Recuerda además lo "comprensivo" que fue Llamazares con las indignidades de la EB de Madrazo, que llegó a suscribir el Pacto de Estella. Y es que, como bien dice el editorialista, "no está escrito en ningún sitio que IU esté obligada a apoyar al PSOE".

Los columnistas del periódico prefieren centrarse en la indignación callejera, así Jiménez Losantos destaca la a su juicio escasa participación "después de una gigantesca campaña publicitaria en los medios progres y no tan progres". Carlos Cuesta compara esa cobertura mediática con la de manifestaciones mucho más numerosas: "En favor de la familia o contra el aborto " o las "convocadas contra la negociación con ETA".

García Abadillo, por su parte, no entiende "el baboseo de algunos opinadotes y políticos" y nos recuerda (hay que poca memoria tenemos a veces) que "el movimiento 15M es político" y "sus propuestas son esencialmente de izquierdas".

En ABC también se editorializa sobre Extremadura, aunque en términos mucho más encomiásticos: "El PSOE ya no tiene a su izquierda a un aliado sumiso con el que puede contar cada vez que lo necesite", nos dice, recalcando además que "ya no hay territorios ‘seguros’ para un socialismo que sufre una profunda crisis de identidad".

Pero en los periódicos conservadores el protagonismo es hoy para La Razón, y no por buenas razones sino por la grosera manipulación que el rotativo dirigido por Francisco Marhuenda ha realizado en portada: la foto de la manifestación ha sido retocada en PhotoShop, al parecer para "limpiar" un poco la escena de manifestantes.

Expertos en el programa informático advierten del uso masivo del "tampón de clonar" y, por si acaso hay dudas, un manifestante sin cabeza deja clara la manipulación. Vean, vean:

Lo peor es que en muchos momentos la Plaza de Neptuno estuvo bastante más vacía de lo que muestra la foto de La Razón después de la "photoshopada".

La Gaceta insiste en lo de los "sediciosos" para referirse a los indignados, pero destaca como noticia principal el publirreportaje que El País dedicó a Txeroki este domingo: "Rubalcaba convierte a Txeroki en protagonista de su negociación con ETA".

Dávila lo deja claro en su brevete de portada: "Un asesino abyecto ha encontrado acomodo en el periódico de la izquierda rubalcabera. Todo para decir que "ya no vale la lucha armada", no que pide perdón; no que no volverá a asesinar como un cafre".

En el editorial relacionan todo esto con la negociación como última baza electoral del PSOE, lo que explicaría que "el Gobierno tiene prisa – por llegar al acuerdo – y Rubalcaba tiene a Prisa para difundir el mensaje de que los más sanguinarios han cambiado la metralleta por la rama de olivo".

Por último, a Público casi le da una alferecía de placer con las manifestaciones de este domingo: "Indignación masiva y pacífica", dicen en portada resaltando lo que ha sido el denominador común del 99% de las manifestaciones celebradas en nuestro país.

Mejor es la "galería de indignados" que nos presentan en las páginas dos y tres, con una varieté de rostros que van desde los 15 años de un "anonymous" hasta los 78 de un jubilado. La profundidad política de unos y otros, cosa de ver: desde la jubilada que "no estaba de acuerdo con el euro y odio a Merkel" (que le habrá hecho la alemana), hasta el parado que está "en contra del bipartidismo y el capitalismo" (muy coherente, los otros sistemas se bastan con un partido), pasando por el jovencito que pide por su boquita enmascarada: "Yo quiero un futuro mejor: quiero becas, un sueldo y una casa".

Yo también machote, por eso trabajo.

ACTUALIZACIÓN: Ante el revuelo generado La Razón ha publicado en su web una explicación técnica en la que achaca a "fallos puramente digitales" la desaparición de la cabeza del manifestante, que se debería a un problema generado al montarse varias imágenes para obtener una panorámica. La Razón se muestra muy indignada con los medios que nos hemos hecho eco del asunto, quizá debería estarlo también con los responsables de que una portada con personas sin cabeza haya llegado a los kioscos.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios