Menú

La "cal viva" que persigue a Rubalcaba y el "lametón" que tiene fascinado a Dávila

No hay diario que no haga sus quinielas este lunes sobre la crisis de Gobierno o el adelanto electoral. Hay una fecha en el aire: el 27 de noviembre.

MERCEDES R. MARTÍN
0

Además de la victoria de Alonso y del nuevo capítulo de la crisis de deuda, el tema del día es la crisis de gobierno, el que será para muchos el pistoletazo de salida de un más que probable adelanto electoral. ABC dice que el dato clave será el nombre del vicepresidente: si entra alguien de calado, será que Zapatero aspira aún a mantenerse hasta marzo. La Gaceta lleva a su titular principal una fecha que planea por todas las redacciones, la del 27 de noviembre como día de las generales. Pero destaca la seguridad con la que El País vaticina un adelanto, signo evidente de que es lo que más desea el recién ungido candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba. Según el diario de Prisa, son cada vez más los dirigentes del PSOE que lo piden y la idea "tomó fuerza" este fin de semana. La razón, que ocho meses de campaña pueden ser "demasiado" para el candidato, por muy Rubalcaba que sea.

En el diario de Prisa aún están fascinados con el discurso del todavía vicepresidente. Hay quien, del entusiasmo, se refiere al veteranísimo político como un "soplo de aire fresco en el infectado ambiente de la política". Así le califica Joaquín Estefanía, que sólo tiene elogios para su discurso del sábado. Tanta alegría tiene impactado a Carlos Dávila, que exclama en La Gaceta "¡Vaya lametón!" en alusión al recibimiento en Prisa del acto del sábado. "Les ha faltado llamare el mesías prometido", dice.

En Público, aunque más moderados, también ven en sus palabras "hondura política" y Marco Schwartz le resta importancia a su pasado con una siempre recurrente mención al pasado de los fundadores de Alianza Popular. Radicalmente contraria es la opinión de Federico en El Mundo, que le pone a Rubalcaba la ‘r’ de "ridículo, y de Gabriel Albiac en ABC, que le echa en cara al vicepresidente el capítulo más oscuro en su dilatada carrera política: su paso como portavoz del Gobierno de González en pleno escándalo de los GAL. El columnista está horrorizado ante un presidente que, con su pasado, quiere transformarse ahora en "perroflauta". "¿A cuántos asesinó el GAL? Recuerdo las fotos de despojos humanas en las portadas", cuenta el columnista, que se pregunta "cómo es posible tener una cara tan dura". No le vaticina un futuro fácil al candidato si no logra hacerse con todo el poder del partido ante unos enemigos que pueden utilizar su pasado para atacarle: "Si se deja ese control del aparato en manos de sus enemigos, está muerto, durará lo que sus conmilitones tarden en encontrarle un lote de cal viva lo bastante eficiente".

En La Razón, mientras, aclaran que Rubalcaba se va pero se queda: afirman en el editorial que "seguirá en el Gobierno", como una sombra, porque "ni puede ni quiere irse". "Son demasiados años manejando los hilos del poder, demasiados secretos y claves en la gobernación del país". Y en El Mundo se preguntan cómo cuadrará el vicepresidente sus promesas ‘indignadas’ con el programa del Gobierno. Para echarle una mano, le recuerdan al candidato que aunque ahora cargue contra los banqueros él aprobó, en el seno del Consejo de Ministros, el "aguinaldo bancario" para los ejecutivos.

Entre quiniela y quiniela sobre los futuros ministros -Ignacio Camacho, Ramón Jáuregui, y, para algunos, José Blanco como vicepresidente-, hay espacio para otros temas habituales en ciertas cabeceras. Público dedica su portada al PP y a sus "sobresueldos" en un intento de re-indignar a los miembros del 15-M y El País carga contra los obispos en su primera con un titular que nos recuerda a años pasados: "La Iglesia se apropia de miles de templos, casas, parcelas o viñedos". Dicen que "llevan años" poniendo a su nombre "miles de propiedades".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios