Menú

Si Rubalcaba fuera alto y negro... y la jauría del Wyoming contra Hermann Tertsch

La prensa sigue la semana con más noticias y más interesantes de lo esperable a estas alturas del verano: desde Rubalcaba hasta Noruega.

0

Empezamos nuestro repaso por El Mundo y por su dramática descripción de la casi apocalíptica reunión que el Consejo de Política Fiscal mantuvo a finales del pasado mes de abril. Tal y como nos cuenta Carlos Segovia los consejeros de las comunidades autónomas iban desde la desesperación hasta la amenaza, pero de uno u otro modo lo que mostraban sus palabras era palpable y clara desesperación.

Como desesperado está, si bien por razones más mundanas, uno de los más polémicos columnistas del diario de Pedro J., Salvador Sostres, que está indignadísimo porque restaurantes, bares y comercios cierren por vacaciones. "Uno acaba teniendo la sensación de que algunos cocineros y algunos barman se pasan la mitad del año quejándose de lo mal que les van las cosas y la otra mitad de descanso semanal y de vacaciones", dice alarmado ante esta ausencia de servicios esenciales que le sirve para sacar conclusiones generales: "La crisis es moral. En España ya nadie se responsabiliza de nada y hay muy pocas ganas de trabajar". ¿Conclusión? Pues que somos una "república bananera de jetas y holgazanes".

Hay que ver como se nos ha puesto con los calores.

En El País este martes lo que prolifera es el artículo del PERO, un género periodístico en auge. Si no saben lo que es no se preocupen que yo se lo explico: es aquel texto o parrafada tertuliera en el que se hace una afirmación clara y rotunda... que luego es seguida por un pero que la desmiente del todo.

Por ejemplo: no se pueden criminalizar las ideas del asesino noruego, peeeeerooo (y aquí pongan una parrafada lo más salvaje que se les ocurra contra la derecha, los medios que no comemos del pesebre o lo que se les ocurra).

Destaca al respecto con luz propia una pieza firmada por Jordi Vaquer en la que, con una solidez argumental más que discutible, se engarzan y se hacen eslabones de una misma cadena del ataque a la congresista Giffords, la crisis presupuestaria de EEUU, la matanza noruega y, pásmense, el escándalo de News of the World. Vean a lo que nos referíamos en espléndido ejemplo: "La matanza es un síntoma excepcional, injusto para caracterizar a todo un fenómeno político e ideológico que no es, en esencia, violento. Pero – ahí está la conjunción de marras – no faltan otros indicadores".

Además presta el periódico de Prisa mucha atención a la causa indignada (quizá para intentar limpiarse de las críticas que se le han hecho por no dedicarle honores de portada el lunes) y en especial a la aparición, cual ángel anunciador, del premio Nobel Stiglitz, que al parecer simpatiza con el movimiento y se acercó a soltarles una charla "despacio y vocalizando", tal y como destaca el periodista, quizá poco acostumbrado a tales virtudes si ha tenido que seguir muchas asambleas indignadas.

Más curioso es el ejemplo que se nos pone en las páginas locales de Madrid, en las que se seleccionan una serie de opiniones sobre las movilizaciones entre las que destaca la de Enric Duran, un "activista anticapitalista" en cuya lista de méritos está, según reconoce El País, que "estafó 490.000 euros a 39 entidades financieras para demostrar que concedían créditos sin control". Bonito referente ético de un movimiento, ¿se lo habrán presentado al Nobel?

En ABC hoy es imprescindible leer la columna de Herman Tertsch, que habla del archivo de su querella contra el Wyoming y las amenazas que el periodista recibe de "unos seguidores de los que hasta él [por el presentador televisivo] se avergonzaría".

"Dice la sentencia – sigue Tertsch – que cualquier inteligencia mediana entiende que aquello fue una broma. Yo le pregunto que qué hacemos con los que tengan otro nivel de inteligencia". No es una mala pregunta.

Tampoco se pierdan el breve y divertido artículo de Jaime González sobre las veleidades tuiteras del faisante, perdón, flamante candidato socialista: "Si Rubalcaba fuera alto, negro e inédito, podría ser la versión patria de Obama y gritar ‘yes we can’, pero mide lo justo, es blanco y cuando el presidente de EEUU era alumno de primaria don Alfredo ya corría lo suyo".

Sí, puede que adornado por más altura, más pelo y con una piel más oscura Rubalcaba pudiese ser Obama, pero igual también era Ussain Bolt, que ya saben que lo suyo era la velocidad.

Precisamente La Razón destaca hoy por su noticia de portada sobre el Faisán y las maniobras de Fiscalía y Gobierno. Además el caricaturista Sañudo resume la experiencia tuitera del exvicepresidente con una contundente viñeta en la que es este ave, tan apreciada en la gastronomía, la que pía "tuit, tuit". Y no se pierdan la contundente columna de Ussía, una más, sobre y contra la telebasura y los "vagos profesionales, imbéciles de catre público, chulos y putas confesas que la pueblan.

En La Gaceta parecen querer recordarnos que la generosidad es una virtud, aunque la del Gobierno con sus fundaciones amigas quizá no lo sea tanto. Además, en su editorial hay un ataque contundente y argumentado contra Rubalcaba por su cinismo y sus vídeos electorales: "Rubalcaba no es ningún genio, ni siquiera un gran orador: simplemente es una persona sin escrúpulos a quién no le tiemblan ni la voz ni el pulso cuando está mintiendo de la manera más descarada".

Por último, en Público se trabaja también mucho el artículo del PERO, con detalles como Isaac Rosa (¿dónde se le habrá desteñido el apellido?) que va adelantando los próximos pasos: pedir censura.

Sin embargo lo mejor está en una pieza contra Ryan Air (así separado) que se marca Daniel Vázquez Sallés, quién está muy dolido contra la aerolínea de O’Leary, en la que ha viajado varias veces aunque ello no le haya servido para aprenderse que el nombre se escribe junto: Ryanair y no Ryan Air, como repite hasta tres veces.

Al pobre hombre no le gusta esta empresa que se sirve "de esta crisis y de la desesperación de la gente", porque muchas veces "no tenemos otra opción que volar" con ella. No hombre, siempre tienes otra opción que es no irte de vacaciones. Si no, pregúntale a Sostres.

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios