Menú

Gala pide milagros al Papa, Fraga combate los rumores y Moratinos llora por Zapatero

El miedo a la apertura de la Bolsa recorre la prensa, que nos previene de otra semana agónica para las finanzas españolas.

MERCEDES R. MARTÍN
0

Un político tan poco atractivo como Trichet vuelve a ser la estrella de todos los diarios, que cruzan los dedos para que su decisión de comprar deuda, tras el patinazo de la semana pasada, sirva para conjurar el pánico en los mercados. En ABC y La Razón no la tienen todas consigo a la luz de las encuestas que publican este lunes. Según ambos sondeos, los españoles ven más cerca que nunca un rescate impensable hace sólo unos meses. El Mundo, eufórico, celebra que "por fin la caballería" de la UE "entre en acción" y en El País ensalzan las últimas medidas que a toda prisa esbozó este domingo Elena Salgado. En Público también están nerviosos ante la apertura de los mercados y hablan de "caos" y miedo al "colapso". El culpable de lo que está pasando lo tienen, como en los últimos días, muy claro: "tres décadas de hegemonía ideológica neoliberal", según Marco Schwartz.

Entre tanta economía y tanto mal augurio se cuela lo último de los indignados. Según La Gaceta, entre sus próximas iniciativas estará una acampada frente a la Bolsa en septiembre. De momento, lo que más preocupa a algunos columnistas es el recibimiento que piensan prepararle al Papa. Juan Manuel de Prada se espera lo peor en ABC: dice que todo responde a ese "odio a la Iglesia" que comenzó "en el Palacio de Herodes" y lamenta que se haga cada vez más explícito. Es síntoma, alerta, del "cercano advenimiento de una nueva era, que los signos de descomposición política e institucional y la quiebra económica pregonan", y que hace que el rechazo al sumo pontífice sea "más furibundo y desgañitado". "Llegará el día en que el Papa no podrá salir del Vaticano" y el día en que ni eso le servirá "como refugio", afirma.

Hasta que ese final de los tiempos llegue, hay quien sí le da la bienvenida a Benedicto XVI con fervor. Es el caso de Antonio Gala, que aprovecha incluso en El Mundo para pedirle que, de paso que viene a España, haga "algún milagro que otro". Entre ellos, que "Bildu se olvide de las armas" y que el PP también se olvide, dice, del "doble juego de ir contra Zapatero mientras en privado lo apoya". Él no le pide ningún milagrillo para él: "Bastante tengo con mis médicos, que son santos".

Mientras Gala le reza al Papa por la metamorfosis de Bildu, en El País filtran conversaciones entre presos que apuntan, dicen, a que la decisión de dejar las armas "está tomada". Tan tomada que, según El Mundo, en el Gobierno están preparando ya el traslado de presos etarras al País Vasco. Todo lo contrario advierte La Razón citando documentos de Batasuna que alertan de que el final de ETA "está muy lejos". La Gaceta, mientras, lleva a portada un tema totalmente distinto, los cambios en la Casa del Rey con el nombramiento de Spottorno. Para el diario no hay duda: su misión es "conducir la transición de la monarquía", algo que, según Carlos Dávila, implica el paso "de una institución indiscutible a otra discutida".

El veteranísimo Manuel Fraga, y no el nuevo jefe de la Casa del Rey, es el hombre del día en la portada de El Mundo. El político aparece en silla de ruedas, con sombrero, acompañado de su hija de camino a misa. La razón de la foto son los rumores que recorrieron Twitter y Facebook durante el fin de semana y que apuntaban a un agravamiento de su estado de salud que le habría llevado al coma.

Para el final dejamos las últimas lágrimas de Miguel Ángel Moratinos, que ya lloró cuando se enteró de que abandonaba el cargo. El ex ministro demuestra con creces en El País que no le guarda rencor a Zapatero: revela que cuando se enteró de que el presidente no volvería a presentarse, le envió una carta manuscrita "muy sentida, con las lágrimas casi al borde de mis ojos". Dice el ex titular de Exteriores, esperanzado, que cuando se mire al pasado, "la gente analizará con frialdad los muchos logros conseguidos por el Gobierno". Él, de momento, nos cuenta que el todavía presidente, aún en momentos como éste, "siempre está de buen humor" y nunca le ha visto enfadado.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 8 comentarios guardados

    Servicios