Menú

Las teorías de 'La Gaceta' sobre los rellenos en TVE y los fachas que defiende Tertsch

El país sigue yéndose "al carajo", como dice algún columnista, pero otros temas van ganando espacio en las portadas: Londres, Poyales, el Papa...

MERCEDES R. MARTÍN
0

Lo que sigue cociéndose en los mercados mundiales tras el poco exitoso discurso de Obama es, de todas formas, de lo que más se habla en portadas y editoriales. Ahora la palabra más repetida es "miedo": miedo a una nueva recesión, miedo que, como dice El País, "arrasa las bolsas mundiales"... Hay satisfacción a medias por la contención de la prima de riesgo. Como dice El Mundo, la salvación del BCE significa también que se ha cruzado "una línea roja". "Estamos ante una forma de rescate", alerta, aunque "sin la humillación de ser oficialmente intervenidos". En ABC reclaman con urgencia a líderes políticos capaces de dar la vuelta a la situación y lo mismo dice en esas páginas Ignacio Camacho, que advierte de esa "pasividad cautelosa" que puede terminar de llevarse por delante la economía: "Si un país se puede ir al carajo, se irá". En Público andan encandilados todavía con Trichet. Ernesto Ekaizer celebra que haya sido el "acojonamiento" del presidente del Banco Central ante la debacle bursátil el que haya salvado, de momento, a España. Pero no es muy optimista: el capitalismo, dice, sigue teniendo "una fiebre de cuarenta grados". Y a Daniel Vázquez Sellés, que se centra en Estados Unidos, el sistema le huele "a gangrena" Augura que "la segunda caída del Imperio Romano esté cerca".

Catastrofismos aparte, de lo que más se opina, para bien o para mal, es de la inminente visita del Papa. En La Gaceta destacan la doble huelga montada por los sindicatos y en Público parecen pedir más. Luna Miguel quiere más movida ‘indignada’ para recibirle porque le parece el colmo que la crisis no sea crisis "cuando hablemos de papas". Nuestros políticos, lamenta, "velan más por la juventud del Papa que por la juventud que desde el 15-M se manifiesta en su ciudad. (...) Qué ridícula estás siendo, Madrid. Esto apesta".

Hermann Tertsch ve en todo esto una consecuencia más de ese "accidente histórico" que para él ha sido Zapatero. Tacha lo que está ocurriendo de "mala fe" y acusa al presidente de haber despertado en los españoles la voluntad "de hacer daño a otros". Dice que los socialistas se creyeron que podrían instaurar ciudadanos de primera y de segunda, con una izquierda "renacida", unida en "el progresismo republicano", para "hacer morder el polvo a la derecha casposa, a los fachas de mierda que habían creído que saldrían impunes gracias a la trampa de la transición" y también, y aquí enlaza con la visita de Benedicto XVI, "a los meapilas del nacionalcatolicismo".

Cierto o no el pronóstico de Tertsch, la buena fe no parece abundar en el pequeño municipio de Poyales. La situación, tras la tensión del domingo por la exhumación de víctimas de la Guerra Civil, sigue lejos de calmarse y así lo explica uno de sus vecinos en ABC. Está corriendo por las redes sociales una convocatoria para, cuentan, "joder las fiestas" del pueblo asistiendo "de riguroso luto y con pancartas" y sin consumir, claro, en la feria.

De ETA sigue hablándose con la imagen de una parte, sólo una, de Bildu en el homenaje a una víctima del terrorismo. En La Razón, afirman que Batasuna le está dictando a la coalición las líneas de los Presupuestos municipales con consignas como esta: "Vamos a revolucionar la práctica política en las instituciones". En La Gaceta hay malestar con El Mundo por haber publicado en exclusiva la noticia de la prisión de Nanclares de Oca cuando ellos, denuncian, ya lo publicaron hace ocho meses. También hay irritación con TVE por los parches con los que están completando la maltrecha parrilla veraniega. Cuenta el diario que en uno de los informativos, se emitió un especial de 15 minutos sobre la dimisión de Adolfo Suárez. A Manuel Esteve, el primer presidente rotativo del ente, le extrañó y pidió explicaciones. La respuesta fue que se metió "como relleno". Pero hay quien piensa, cuenta el diario, que lo que querían era equiparar a Zapatero con el ex presidente ahora que está en horas bajas. Otros, más pérfidos, apuntan a una "maniobra de Rubalcaba" para pedir la salida de Zapatero "de manera sibilina". El asunto llegará al Consejo de RTVE.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios