Menú

'Público' le augura a Rajoy un mandato "a garrotazos" y Banderas "se arrima al PP"

La violencia desatada en Reino Unido desplaza por un día a esos términos económicos que últimamente se nos han hecho tan familiares.

MERCEDES R. MARTÍN
0

Las portadas compiten en ver quién ofrece la imagen más impactante de unos disturbios que de momento parecen incontrolables. En los editoriales hay coincidencia en que es un tema "complejo" y relacionado con el multiculturalismo, como dicen ABC y La Razón, y también hay advertencias sobre posibles contagios. El Mundo hace mención al 15-M para salvarle de comparaciones: dice el diario de Pedro J. que, "salvo contadas escaramuzas", está "siendo un ejemplo". Algunos diarios ponen el foco en la respuesta de David Cameron, con el despliegue de 16.000 agentes por las calles de Londres. El País y Público ven la ciudad "tomada" por la Policía, y hay algún artículo que podría desasosegar a Mariano Rajoy en su retiro veraniego. Es el caso del de Carlos Enrique Bayo en el diario de Roures. Al columnista no le gusta nada cómo se está tratando de aplacar la protesta y augura que el líder del PP va a aplaudir al primer ministro porque también cree que esto hay que arreglarlo "a garrotazos". "Rajoy debe estar impaciente por llegar al poder, para poner orden en las calles españolas aplicando las recetas de Cameron", dice el periodista. ¿Le augura una escalada de violencia similar? Marco Schwartz sí: "Hoy es Londres, mañana..."

La animada semana bursátil no escapa, pese a todo, al análisis de la prensa. Hoy todos miran a Merkel por sus consejillos para reflotar España. El Mundo habla directamente de "libertad vigilada" y El País lamenta que planes de austeridad como los que se nos van a imponer van a mantener "el estancamiento hasta mediados de 2013". Ignacio Camacho en ABC sigue hablando de desastre. En esta ocasión, lo que más le molesta es que en España nos ocupemos de la memoria histórica, de la respuesta indignada al Papa y de las matrículas catalanas cuando "el estruendo que resuena es el de un sistema en desplome". "Todo es más prosaico, más vulgar más pedestre. El mundo se hunde y nosotros nos limitamos a hacer el ridículo", lamenta.

Pese a que a Camacho no le guste, el recibimiento que se le prepara a Benedicto XVI sigue siendo motivo de análisis. Alfonso Ussía repite con este tema en La Razón porque sigue sin entender por qué se centran en el Papa cuando hay tantos a los que criticar. El periodista les propone, por ejemplo, que se vayan a las sedes de los sindicatos, aunque "ahora no porque la mayoría de los chulos del sistema están de vacaciones en el Caribe". Para Ussía, con quien hay que enfadarse es con los que "se llevan el dinero para seguir obstruyendo la entrada de España en el siglo XXI".

Llevarse dinero no, pero repartirlo con fines discutibles sí es lo que estaría haciendo Rosa Aguilar según La Gaceta. El diario, que este miércoles también anuncia una nueva querella contra José Bono, dice que la ministra ha repartido 14,5 millones en subvenciones a las feministas y a los cardos rojos. Carlos Dávila está espantado: "Pero hombre de Dios, ¿cuándo vamos a echar a este personal?" Quizás por si las moscas, hay gente del espectáculo que se está atreviendo ya a expresar públicamente su apoyo al PP. A tanto no ha llegado aún Antonio Banderas, pero según cuenta Carmen Rigalt en El Mundo, se ha dejado ver en un acto en el que además de cargos socialistas también estaban Javier Arenas y varios dirigentes populares. "Dicen que Banderas se arrima cada vez más al PP", cuenta la periodista, que especula con el motivo. Tal vez sea, dice, por "la necesidad de salvar su casa" en Marbella, "adquirida durante la era Gil".

Terminamos con otro tema del verano, el rumoreado futuro comunicado de ETA, que en El País esperan como agua de mayo. El diario de Prisa vuelve a insistir este miércoles en que está al llegar basándose esta vez en informes de la Policía y de la Guardia Civil. Fernando Savater, en un artículo, se refiere a algo que aún parece lejano: el día en que él y el resto de constitucionalistas vascos puedan "pasearse a cuerpo" por la calle. Dice el filósofo que lo que hay que aclarar es si ha desaparecido toda forma de violencia y si "pueden moverse los no nacionalistas libremente por cualquier localidad vasca". Él sugiere, para comprobarlo, probar a expresarse ahora "con plena libertad lo que antes se callaba por miedo".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios