Menú

La izquierda que "viste de Gucci" en ‘El País’ y su frustración por Otegi

El patrimonio y la condena de Otegi y Usabiaga combinan con el partidazo de Navarro el panorama de portadas de este sábado.

0

Pese a que los intereses de Público y El País, difieren en el mismo sentido que lo hacen los amigos de Prisa y "los brujos visitadores", hoy coinciden en su frustración por la condena de Otegi y Usabiaga como dirigentes de ETA. Y eso que sólo han sido 10 años de prisión los dos.

En su edición de este sábado, el diario de Prisa lleva en su portada el siguiente titular: "La condena a Otegi complica el proceso para un futuro sin ETA". Pese a que es la tesis que sostienen Bildu, PNV, PSC y –por el silencio de ayer tras el consejo de ministros- el propio Gobierno, no deja de sorprender que la condena a prisión de dos de los máximos dirigentes de ETA sea interpretado como un atentado contrario al fin de la banda.

Los argumentos que emplea El País en su información de hoy se resumen en que Otegi y Usabiaga quizá no debían haber ido a prisión porque ahora parece que piensan que ETA debe dejar de matar. Vamos, como si un mafioso no debiera ser condenado porque dice ante el juez que se ha arrepentido y que le va a pedir a sus particulares "Lluca Brasis" que dejen de usar las pistolas durante un tiempo.

En Público leemos algo parecido: "Frustración en Euskadi". Dice este diario que "El lehendakari, Patxi López, advierte de que algunos sectores de la sociedad vasca no comprenden la sentencia del caso Beteragune en pleno proceso de paz. La izquierda abertzale insiste en que no cambiará de rumbo". En páginas interiores dedica multitud de parabienes a estos dos etarras -dirigentes, según la sentencia-. Dice de Otegi que "es un líder convencido de alcanzar la paz" y que incluso en este momento, insiste Público, pide a los suyos "que nadie abandone este camino porque vamos a ganar". Todo un ejemplo de civismo. Claro que, teniendo en cuenta que es un "hombre de paz" para Zapatero, qué puede decir Público.

De Díez Usabiaga, más de lo mismo. El etarra condenado y liberado para "cuidar de su madre", es "un sindicalista clave en los procesos de paz" dice Público que se refiere a procesos como el que terminó con la bomba en la T4 de Barajas, o el asesinato del teniente coronel Pedro Antonio Blanco en enero de 2000 y que significó el final de la tregua trampa con la que ETA quiso chantajear al Gobierno de Aznar.

En la información y el editorial ("Votos para Bildu"), Público juega con la ambigüedad de pedir el cumplimiento de la Ley, con la conveniencia de que se cumpla en "un contexto social determinado". En cambio entre las columnas el mensaje es más directo: "Condenar al dirigente de Batasuna convierte al sistema judicial en saboteador del proceso de Euskadi" y añade "Hay que permitir a los independentistas hacer política, pero hay quien teme su poder de convocatoria". Esto lo firma Vicenç Fisas.

Pero volvamos a El País, porque en páginas interiores titulares como: "Bildu habla de una aberración para desestabilizar el nuevo escenario". O "El fallo complica el proceso político de un futuro sin ETA". Por otro lado, el vodevil se completa con "El peso de las inercias", la columna de Luis R. Aizpeolea en la que dice que los tiempos de la justicia "no coinciden con los de la política". Suscribiendo el mensaje de Otegi, Aizpeolea dice que "las inercias impiden a ETA dar el cese definitivo. Y las inercias, en este caso judiciales, han sentenciado a Otegi por el caso Beteragune."

En el otro lado encontramos El Mundo donde leemos en portada "ETA 'simula la vía política' que lideran Otegi y Díez Usabiaga". Además, añade que la audiencia "describe la misma estrategia que se ha repetido en la creación de Bildu". En su editorial, este diario dice que el fallo judicial de ayer "quita la careta a ETA y a Bildu y "frustra las pretensiones de la izquierda abertzale, que hubiera interpretado la absolución de Otegi y Usabiaga como un refrendo a los votos de Bildu y a su proyecto. De ahí su gran enfado y las reacciones tan negativas." Dice El Mundo que "parece que se está poniendo –Patxi López- en el lugar de los cómplices y simpatizantes de ETA, porque todos los demócratas tienen motivos para alegrarse de una sentencia que hace justicia y pone las cosas en su lugar al quitar la careta a la banda".

Y la información termina con la información de Fernando Lázaro sobre el VII Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo que se celebra en París y que organiza el Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo de la Universidad San Pablo CEU. Cuenta Lázaro cómo Esther Sáez, desde la tribuna, proclamaba que "Tenemos un boquete judicial tan grande en el 11-M como los que provocaron las bombas en los trenes". Una frase que acompañó de otra afirmación "aún no sabemos quiénes son los que pusieron las bombas, quién lo pensó, quién tomó la decisión". Una afirmación que recibió el "mayor de los aplausos que se han escuchado en la sede de la Escuela Militar de París", según Lázaro. Parece que la costumbre en nuestro país es que los delitos de terrorismo queden sin castigo.

Muy diferente a Público y El País también va ABC que en su editorial dice que la decisión de ayer de la Audiencia Nacional acerca "la derrota de ETA" y empuja a la banda a "su extinción", "no permitiendo que su final sea una apacible transición de la violencia a las instituciones, sin pasar por el banquillo".

Entre las firmas hoy destacaremos en ABC a Teresa Jiménez Becerril quien nos recuerda precisamente que "ni ETA ni el 11-S son historia". También en La Razón encontramos que "ETA presionará para que el Supremo absuelva a Otegi". En su editorial, titulado "justicia contra ETA", dice que "la condena a Otegi y Díez Usabiaga demuestra la tutela de ETA sobre el mundo batasuno y Bildu".

En cuanto a los asuntos que no tienen que ver con ETA, Batasuna, Bildu o Usabiaga y Otegi, destacamos el llamativo titular que lleva El País sobre la primera mujer que presidirá un gobierno Danés: "La izquierda también viste de Gucci". A juzgar por los atuendos de, por ejemplo la ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, da la sensación de que en Prisa han tardado en darse cuenta de que la alta costura es costumbre precisamente entre mandatarios de izquierdas.

¡Ah! ¡Y cómo no! El caso Gürtel vuelve a la portada del diario de Prisa –si es que alguna vez ha dejado de estar- "Primeras dos condenas en el caso de los trajes de Camps".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios