Menú

El aire de La Restinga desprende un fuerte olor a azufre

La composición del aire, al parecer, no es tóxica pero sí podía ser molesta para los vecinos, quienes prefieren no volver aún a sus casas.

Un equipo, que analizará la calidad del aire en el pueblo pesquero de La Restinga para determinar si sus vecinos pueden volver a sus casas, ha cruzado sobre las 10.15 horas el puesto de control que la Guardia Civil ha instalado en la carretera de acceso a este pueblo pesquero.

El análisis en la composición del aire, que ayer registraba un fuerte olor a azufre, aunque no es tóxico, como ha dicho el director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, Juan Manuel Santana, sí podía ser molesto para la población por los componentes que se desprenden de la erupción volcánica submarina que se encuentra a pocos kilómetros de la costa.

El pueblo de La Restinga seguirá este martes sin sus vecinos, que fueron desalojados el pasado 11 de septiembre cuando se produjo el primer foco de esta erupción submarina, y hoy se reunirán a las 16.00 horas con las autoridades para conocer si es posible regresar a sus domicilios, aunque muchos de ellos ya han expresado que prefieren mantenerse en sus actuales residencias.

Los vecinos pudieron entrar ayer, lunes, a recoger enseres personales y las embarcaciones tanto de pesca como de buceo fueron trasladadas al puerto de La Estaca en Valverde para evitar que sufran daños por los materiales que expulsa este volcán y que hoy está previsto se acerquen hasta la costa transportadas por las mareas.

La zona de La Restinga ha amanecido tranquila y en el mar se observa la gran mancha originada por la erupción submarina pero no se ve rastro de burbujeos como en anteriores días. Una calma que puede alterarse en cualquier momento, ya que la naturaleza no avisa y el movimiento que hay bajo la corteza terrestre puede aflorar de nuevo como han advertido los científicos.

La neblina apenas dejaba ver a primeras horas de hoy el mar pero poco a poco los rayos del sol iluminan la zona. En el lugar en el que se encuentra un dispositivo de la Guardia Civil apenas hay periodistas y son pocos los curiosos que se han acercado esta mañana a observar el fenómeno volcánico.

Mientras, en la otra parte de la isla, la apertura del túnel de Los Roquillos permite conectar en quince minutos los municipios de Valverde y Frontera, si bien no pueden transitar todo tipo de vehículos.

En el Valle del Golfo, en el municipio de Frontera, donde fueron desalojadas once viviendas hace unas semanas debido al peligro de desprendimientos, cuatro de esas casas podrán volver a ser ocupadas desde hoy. Ello se debe a que los movimientos sísmicos que comenzaron a registrarse el 19 de julio han disminuido tanto en intensidad como en número durante los últimos días.

Temas

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso