Menú

'El País' nos cuenta cómo manipuló en las elecciones de 2008 y preocupados por Duran

Sigue la prensa prestando gran atención a lo de ETA, aunque puestos a hablar de gente despreciable también se habla de Gadafi y sus captores.

0

Empezamos nuestro repaso por El Mundo, en el que Sostres dedica hoy una emocionada columna a alguien cuyo nombre no dice y que no sabemos si es una figura genérica o, y casi nos decantamos por esta segunda opción, un panegírico a su director Pedro J. Se titula la columna "Ésta es tu victoria" y dice que lo es "porque has aguantado, porque no te has rendido, porque has continuado poniendo acentos de luz en lo que crees". Toda una lección que contará a su hija "cuando crezca y me pregunte qué es eso del terrorismo", pero si nuestra interpretación es correcta un pelín pelota.

Espada y Gistau reflexionan sobre los espantosos vídeos de la poco lamentable muerte de Gadafi. El primero habla directamente de "populacho", que "muestra las pruebas de sus crímenes como señal de que el poder ha cambiado de manos". El segundo titula muy expresivamente "Un palo por el culo", e incide también en la pulsión por hacer público algo tan poco decoroso: "Les ocurrió lo que a Dominguín después de acostarse con Ava Gardner: el impulso por correr a contarlo". Lo malo es que esas imágenes "arruinan la propaganda ideada por Occidente" y, sobre todo, que le habrán dado un disgusto horroroso a ‘Carma’ y ‘Trini’. Estos libios, que poco caballerosos.

El diario de Unidad Editorial se preocupa, y coincide en tal preocupación con su rival El País, por que el señor Duran Lleida anda últimamente un poco díscolo y bocalán, ya sea contra andaluces, contra los gays o frente a peperos en general en unas "salidas" que son "impropias de su trayectoria".

"¿Qué le pasa a Duran Lleida?" se preguntan en el titular en El Mundo y exactamente la misma frase encontramos en el periódico de Prisa dentro del artículo, y es que se nos está acabando el mito y andamos todos (bueno, no todos) consternados con que un señor tan elegante y de tan brillante calva pueda decir esas cosas. Se ve que llevamos años sin mirar las que hace.

Lo mejor en El País, no obstante, es el artículo del ilustre Jesús Ceberio, que además de congratularse porque "van a ser las primeras elecciones sin pistolas" nos cuenta cómo su periódico manipuló de forma más bien nauseabunda el asesinato de Isaías Carrasco horas antes de las elecciones de 2008. ¿Que no se lo creen? Lean, lean:

"El País abría su primera página con unas emocionadas palabras de Sandra Carrasco, hija del exconcejal asesinado: 'Quien quiera solidarizarse con mi padre que vote'. Al lado, una gran fotografía en la que una decena de políticos socialistas, con Patxi López y Jesús Eguiguren al frente, llevan a hombros el féretro de su compañero".

Difícil ser más obsceno, gracias por recordarlo.

En ABC siguen hablando de ETA y de lo demás algunos de sus columnistas y realmente lo hacen muy bien. Por ejemplo, Tomás Cuesta, que con acierto nos dice que "el ‘relato’ se parece más al de un típico caso de secuestro que al de una victoria del Estado de Derecho sobre el terrorismo con derroche electoral de gases lacrimógenos".

Por ahí va también Ignacio Camacho, que escribe una excelente columna titulada "Trivialización" y cuyo último párrafo es para enmarcar:

"La democracia está a punto de caer en la superficial trampa dialéctica de aceptar que sin violencia todas las ideas son legítimas o defendibles. Y eso, sencillamente, no es así. Ni las ideas de ETA son democráticas ni la violencia es una herramienta instrumental que se pueda dejar de lado sin más, por razones tácticas. Cuando se ha asesinado a 860 personas en nombre de un designio no puede haber reinserción democrática con la simple desaparición de la amenaza. Falta el repudio a los crímenes como exigencia ética, su reparación penal como condición jurídica y la renuncia al proyecto criminal como cláusula política. Hasta que eso no ocurra no podremos hablar de derrota completa del terrorismo... y de su herencia".

Chapó.

En La Razón de este martes destaca e impresiona el amplio despliegue, nada más y nada menos que diez paginazas, dedicado a la visita del presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra. Cuatro planas con decenas de fotos nos dicen que todos estaban allí, pero mucho parece... y sobre todo al precio que está el papel.

En lo que queda de periódico, poco, no deben perderse la columna de Martín Prieto, que ya está cansado de que se celebren "el primer día sin ETA, el primer fin de semana sin ETA, las primeras elecciones sin ETA, las primeras Navidades sin ETA" y nos recuerda (y que haya que recordar esto...) que "ETA está en su teatrillo de siempre con el mismo libreto: presos a la calle, territorialidad (País Vasco, Navarra, Iparralde y Encartaciones de Cantabria), independencia y el abertzalismo radical como partido sovietista único".

Y como curiosidad, no se pierdan la escalofriante imagen de la página 64 con Bill Gates... ¡con una camiseta del Barça! Algo tendrán que hacer en Microsoft o veo a muchos pasarse a Mac hasta para ir al baño. Bromas aparte, tiene excusa: su fundación colabora con el club catalán en algo tan loable como la lucha contra la polio.

En La Gaceta nos han despertado con los apuntes de Otegui en los que habla tan bien de Zapatero, y es que hablando se entiende cierta gente... Pero lo mejor es un día más el genial Trasgo que resume en un titular lo que últimamente se puede ver en periódicos, tertulias y redes sociales: "La izquierda denuncia que la derecha no se alegra lo bastante". Ya cantaban hace no tanto que había que "defender la alegría", no decían que fuese obligatoria pero se intuía.

Terminamos, también como siempre, por Público, que nos sorprende echando de menos a Aznar que, sorprendentemente según ellos, "guarda silencio" sobre lo de ETA. Vamos, que como dice Luis Herrero, "palo si bogas, palo si no bogas", porque no hace falta que les cuente lo que estarían diciendo si al expresidente se le hubiese ocurrido abrir la boca.

Lo mejor, que en el caso del periódico de Roures es siempre lo peor, un infame artículo de Jiménez Villarejo (sí, el fiscal pro-corrupción como le llamaban en sus buenos tiempos) en el que nos defiende sesudamente que hay que soltar a los presos de ETA pero casi ya, empezando por defender que la justicia no puede estar al margen "de la realidad social del tiempo en el que ha de ser aplicada".

Señor fiscal, la realidad social sigue y seguirá siendo que ha habido asesinos y asesinados y, hasta donde uno sabe, matar al prójimo sigue estando mal incluso después de la fantochada con capucha y txapela del pasado jueves.

Por cierto y ya para terminar: si alguien duda del espíritu democrático de Público que vaya a la página 17 y lea el bonito artículo del embajador de Cuba: ¿qué puede haber más demócrata que darle toda una página al representante de una cruel dictadura?

Pues eso.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 9 comentarios guardados

    Servicios