Menú

'Público' separa la política de la moral justo el día en el que Gala y 'Janli' ven la luz

En un día marcado por la tragedia greco–europea la prensa nos regala detalles para la sorpresa y el pasmo. Ríase antes de morir, podría ser el lema.

0

Empezamos nuestra revista por El Mundo, en el que destaca una vez más ese misterio irresoluble que es que Antonio Gala mantenga una columna diaria en un periódico cuyos lectores no deben mostrarle mucho apego y cuya línea editorial, por lo general, se la refanfinfla al otrora exitoso escritor.

Pero por una vez no vamos a criticar al tocayo bastonil de House, ya que parece que ha visto la luz y se ha dado cuenta de que "son los políticos los que entorpecen la rehabilitación [de la crisis] y no los financieros". ¡Aleluya! Festejemos la vuelta (o la llegada) a la razonabilidad de éste tan descarriado hijo pródigo y hagámoslo con una frase todavía más contundente: "Los políticos malos (...) tienen la culpa de lo que está pasando. Son ellos los que exprimen a los bancos, desahucian a los financieros y evaporan al dinero". ¡Vamos, que a este paso don Antonio se nos mete en el Juan de Mariana!

Pero si lo de Gala es para congratularse, vayamos a la página 7 a que se nos pase el buen humor y afrontemos con pesar una foto que resume lo que es el PSOE hoy en día: Rubalcaba con un parecido cada vez más acusado al señor Burns de Los Simpson rodeado de una guarda pretoriana que ríanse ustedes del actor secundario Bob: Elena Valenciano, Cristina Narbona, Tomás ‘ynodigomás’ Gómez y, por detrás, Valeriano Gómez y Rafael Simancas. Luego nos extrañaremos de que la campaña le vaya mal...

En El País nos saludan con el primer artículo de una serie de artículos de grandes empresarios sobre la crisis y lo que nos queda. Inaugura el presidente del BBVA, Francisco González, con un par de buenos consejos que esperemos que escuche Rajoy: el primero que tome las medidas necesarias, urgentes y dolorosas "en las primeras semanas del nuevo Gobierno". El segundo, que "es fundamental implantar una cultura del mérito y el esfuerzo, que arranca desde el proceso educativo".

También escribe este miércoles el mismísimo Juan Luis Cebrián, ‘Janli’ en carne mortal que, como Gala, se ha dado cuenta por fin de algunas cosas. Así, a través de la neblina espesa de su prosa (no está pagado esto de tener que leer a Cebrián, de hecho no hay dinero para pagar eso), descubrimos la luz de alguna verdad, como que para salir de la crisis es necesario "trabajar más, pagar más impuestos, reducir gastos públicos corrientes, moderar salarios y precios y –atención– regular el ejercicio de derechos sociales que no podemos financiar".

Una nota más para reseñar que, pese a que el periódico de PRISA no encontró espacio para las víctimas de ETA el domingo, y eso que se habían reunido por decenas de miles en Madrid, pero sí lo tiene para las víctimas del franquismo, incluso admitiendo que fueron "cientos". Ay, la máquina de contar... cómo se escacharra cuando interesa.

En ABC, y volviendo al espectacular presente y futuro del PSOE, nos sacan a Tomás ‘ynodigomás’ Gómez en el baño, así sin censura y arreglándose la corbata, justo antes de llamar a la rebelión contra los mercados, a un gobierno socialista, a Rubalcaba y a no sé cuántas cosas más pero que, a juicio del entusiasmo con el que lo contaba en un mitin, parecía que todas estuviesen comunicando.

En la siempre interesante sección de opinión del diario de Vocento este miércoles destaca el artículo de Antonio Burgos, con una de sus cosas sobre móviles y sus tonos, concretamente ese tono de teléfono viejo que es "de hijo de la Pantoja: Paqui-Riiiing".

También hay que leer a Camacho y Albiac sobre la responsabilidad de Zapatero en el paro, que el propio presidente asumió de boquilla en un mitin más bien tristón: "La noche de difuntos se apareció en Lugo como un ánima en pena y con esa suerte de confesión expiatoria se cargó a la espalda la losa de un fracaso", dice el primero.

El bueno de Albiac, por su parte, nos asegura que "puede ser que haya habido políticos más criminales en España. Seguro. Ninguno tan funesto". Pues queda todo dicho.

Por último, Público viene este miércoles inmenso, ya desde la portada sobre Grecia, "Consultar al pueblo desquicia a los mercados" y más todavía en su sección de exabrupto, digo opinión. Allí encontramos por ejemplo un largo artículo del autor de Más democracia, menos liberalismo (ya se ve lo orientado que anda el hombre) en el que critica que en el tema de ETA intervenga la moral. Sí, como lo oyen.

Yo diría que quiere decir "ética", pero esa palabra es más difícil de denostar que "moral", que ya sabemos que es cosa de curas. El caso es que la moral con lo de ETA ha dado lugar a "actitudes cerriles" que se empeñan en pedirles cosas a los etarras, pobrecitos.

No sólo eso, hasta tal punto llega el cerrilismo que "impide a muchos reconocer el mérito de gente como Jesús Eguiguren y Arnaldo Otegui en la consecución de la paz". Toma ya, lo peor de todo es lo del presidente del PSE, al que no le perdonan que "su enfoque fuera político y no moral". Que quisquillosa es la gente, joder, ¡mira que meter la moral en un asunto con casi mil asesinatos! Menos mal que tenemos a Público para abrirnos los ojos... y las carnes.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios