Menú

Rubalcaba se cabrea haciendo recular a 'El País' y, mientras, se decreta la felicidad mundial

El cabreo de Rubalcaba con ‘su’ periódico, carta mediante, nos sorprende este martes. Y es que con sólo 110 diputados nada es lo que era.

0

Y pensarán ustedes que se ha enfadado el candidato socialista por el relato en tándem de Eguiguren y Aizpiolea sobre las canalladas y los trapicheos que el PSOE ha compartido con los asesinos etarras y que dejan a todo el partido (y especialmente al que fuera superministro de Interior) al los pies de los caballos y de las mentiras que él mismo ha soltado tantas veces.

Pues no, Rubalcaba se ha cabreado por un artículo de José María Ridao que ya glosábamos ayer por aquí y que ponía en duda su capacidad para liderar el partido tras el histórico varapalo. Y es que en dicho artículo osaban asegurar que la ambición del ministro del Faisán es desmedida... ¡será posible!

Así que ahí ha ido el socialista con una carta como muy indignada porque "cuando esos ataques aparecen publicados en un diario que siempre he tenido como referencia del buen periodismo se me hacen simplemente inadmisibles". Si es que hay que elegir mejor las referencias que uno tiene, Alfredo, que luego te dan unos disgustos...

El caso es que la carta ha surtido efecto y al tercer día de revelaciones eguigúricas resucitamos en portada al pobre ministro, que no quería, él no quería: "El PSE negoció con Batasuna contra el criterio de Rubalcaba". Vamos, que es como lo de Franco y los que lo rodeaban, que el Caudillo era bueno pero, ay los demás.

Hablando de disgustos, y sobre todo de mal gusto, Forges se abona a la teoría de la "violación de los mercados" que ya apuntábamos que había alumbrado una columnista de Público. Hoy es la Constitución la que va hacia el altar con un montón de malvados empresarios y nos dice que la quieren casar con sus violadores.

Además del mal gusto inherente al tema, se podría haber preocupado Forges por el trato que han dado a la Constitución los que han impedido que se estudie en el idioma que Ella dice que tenemos el derecho y el deber de dominar; los que le han dado la vuelta al sistema judicial como un calcetín "matando a Montesquieu; los que aprobaron el Estatuto de Cataluña... claro, que meterse con esos queda menos guay que darle cera al malvado empresario.

En El Mundo, por su parte, lo más destacado es el análisis que sobre la ministra llorona hacen Espada y Gistau, que dan en el clavo, es decir, en la lágrima. El primero especula con que la mujer esté atareada en exceso y muy fatigada y ya se sabe que "el cansancio afloja los esfínteres sentimentales". Eso sí, la cosa tiene un lado bueno, por así decirlo: las lágrimas de la ministra sólo pueden significar que "en nuestro mundo, pueril y malcriado, se ha decretado la felicidad".

El ABC tiene en su potente sección de opinión lo mejor, como tantos días. Nos gusta mucho el artículo de Hermann Tertsch sobre Eguiguren y su serie en el periódico de Prisa: "Y Txusito se puso a largar", en el que comenta cómo al presidente de los socialistas vascos le han perdonado todo, incluso "una condena firme por maltrato a su mujer. Ellos y sus aguerridas feministas que se declaran en guerra ante cualquier ridículo comentario machista".

Y sobre el interfecto comenta Tertsch que "ha interiorizado tanto el discurso de ETA que lo ha hecho propio" y "ya sólo considera enemigos quienes no están dispuestos a ese abrazo fraternal con los asesinos que él practica con entusiasmo desde hace diez años".

Más místico, por así decirlo, Tomás Cuesta hablando de Rajoy, al que compara con un silencioso guerrero japonés, a pesar de que "nada, en la figura plácida de Mariano Rajoy parapetado tras su habano, evoca metáforas samurai", pese a que "todo en lo que sabe y sabemos y que va a venir, las exige". Y es que "la guerra comienza ahora. La de verdad. Ésta, acerca de cuyo desenlace no hay certeza".

En Público tienen también columnistas y pensadores (dicho sea sin ánimo de ofender) como Javier Vizcaíno, cuya terrible labor es pasearse por los medios de la caverna derechosa y destapar sus presuntas vergüenzas. Lo que es una lástima es que no aproveche sus lecturas pese a ser el mejor informado de su redacción diga cosas como "paginazas llenas de kangoos, tytadine, mochilas y demás cacharrería conspiranoica". Pruebas Javier, a eso se le llama pruebas, verdaderas o falsas pero pruebas inequívocas de la versión oficial... o de algunos de sus múltiples contrarios.

De La Razón no tenemos mucho que contar mucho hoy, bastante susto nos ha producido comprobar que la foto de la portada no es para Rajoy o Cospedal, que se van a quedar los lectores desorientados sin saber si están comprando su periódico u otro cualquiera.

Mientras, en La Gaceta nos encontramos con estrellas del deporte español, y lo de español es aquí de verdad de la buena, firmando el periódico. Son Nadal y Marta Domínguez y la verdad es que es para presumir.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios