Menú

El escándalo de Urdangarín fractura a la Familia Real

El escándalo de Urdangarín y su más que probable divorcio de la Familia Real marca la Navidad en Zarzuela.

0

El caso Urdangarín no sólo refleja sospechas más que fundadas de corrupción en un miembro de la Familia Real, sino que deja ver una profunda fractura en el seno de la Casa Real.

El pasado fin de semana, la Casa del Rey trató de dejar claro mediante comunicados a EFE y a los periódicos de mayor tirada nacional que fue Zarzuela quien cortó las actividades de Iñaki Urdangarín en el Instituto Noos. Unas actividades que tacha de "lucrativas" pese a la naturaleza "sin ánimo de lucro" del propio instituto que presidió el Duque de Palma.

La Corona dijo que fue en 2006 cuando el Parlamento Balear empezó a preguntar por los contratos que obtenía el Duque de Palma. Entonces, dice Zarzuela que incluso recomendó a Urdangarín que se buscase un trabajo fuera de España y abandonase el país.

Según estas informaciones, fue el propio Príncipe de Asturias quien tomó la iniciativa y junto a su padre pidieron a Urdangarín que marchara al extranjero. Desde 2009 los Duques de Palma y sus cuatro hijos viven en Washington DC. Dejó el Instituto Noos y pasó a trabajar en Telefónica Internacional.

El diario El Mundo publicaba que fue precisamente Don Felipe quien tomó las riendas del escándalo al considerarse principal damnificado y víctima colateral del caso del Duque de Palma.

Completamente sorprendido por el escándalo, el Príncipe de Asturias no dejó de preguntar: "¿Pero esto es verdad?". Estaba anonadado al conocer que el marido de su hermana había cobrado 300.000 euros por "mejorar" la imagen de la Sociedad General de Autores (SGAE). Tal y como recuerda el diario, la cifra final fue muy superior: 750.000 euros.

El pasado 8 de noviembre, cuando se conoció la tesis del juez sobre el apoderamiento de fondos públicos mediante facturas falsas, fue cuando Don Felipe decidió capitanear la operación de desmarque de la Casa Real.

El Rey es consciente de ello y deja hacer a Don Felipe, pese a que aquel sigue teniendo la última palabra. Pero ambos convienen en que la trayectoria ética y legal de ambos no puede quedar manchada por un personaje que, en palabras de un significativo personaje de la Casa Real, "jamás tuvo clara la misión histórica y menos aún el sentido institucional de la Corona, en definitiva, de qué va esto". "Nunca se integró, siempre iba a lo suyo, además de ser un pelín estirado", asegura esa misma fuente.

La Familia Real da así un paso más en su distanciamiento del esposo de la Infanta Cristina, después de que el lunes el nuevo jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, comunicase a los medios que Inaki Urdangarín era apartado de la agenda oficial de Zarzuela.

Doña Sofía, con su yerno en Washington

Pero la grieta que fractura Zarzuela no sólo separa al Príncipe y al Rey del Duque de Palma, sino que deja ver un desconchón entre padre e hijo y la Reina Sofía. Si no, no se entiende que después de que Don Felipe urdiera con la sintonía de Don Juan Carlos la salida del Duque de Noos y de España, Doña Sofía se deje fotografiar con el Duque de Palma en Washington.

Un año complicado en Zarzuela

En cualquier caso, termina uno de los años más complicados para la Casa del Rey. Cabe recordar que las sospechas que pesan sobre la actividad del Duque de Palma llegaron a forzar comunicados y contra-comunicados emitidos ambos desde el propio Palacio de la Zarzuela.

El pasado 7 de diciembre, la propia Casa Real emitía un comunicado en el que se decía que Su Majestad el Rey estudiaba "desde hacía tiempo" limitar los miembros de la Familia Real a los Reyes, las dos infantas (Cristina y Elena) y los Príncipes de Asturias, Don Felipe y Doña Letizia. Esto suponía, de facto, sacar a Urdangarín de la foto oficial de la Familia Real, siguiendo los pasos de Jaime de Marichalar, que fue eliminado de la foto después de separarse de Doña Elena.

Ocupó todas las portadas del día 8 de diciembre y fue noticia de alcance internacional. Tal fue el revuelo mediático que se destapó que el mismo servicio de prensa de Zarzuela rectificó ese mismo día y respaldó al yerno bajo sospecha.

Igual que pasó con Marichalar, Iñaki Urdangarín ha sufrido lo que ya se conoce como condena de cera; es decir, su réplica de cera en el museo madrileño salió de la sección de Casa Real, le apartaron de las estatuas de los reyes, infantas y príncipes, le quitaron el chaqué y le colocaron ropa de calle para ponerle en la sección de Deportes. De momento, se puede decir que al Duque de Lugo le fue peor, ya que a éste directamente le sacaron del museo con gran seguimiento mediático.

Y es que el avance en las investigaciones sobre los negocios del Urdangarín han obligado a la Casa del Rey a posicionarse. El pasado día 12, Rafael Spottorno anunciaba que el yerno del Rey dejaría de asistir a los actos oficiales, según dijo, de "mutuo acuerdo" entre Su Majestad y el esposo de la Infanta Cristina. Pero dado el cariz que están tomando los acontecimientos, todo hace presagiar que esta medida sólo servirá de cortafuegos temporal y Zarzuela estará obligada a ir más allá. El divorcio Suegro-Yerno parece más que certificado.

El divorcio

En caso de que definitivamente Don Juan Carlos decida expulsarle definitivamente del seno de la Familia Real –harto probable si finalmente le imputan y procesan por tráfico de influencias, desviación de fondos públicos o evasión fiscal–, Iñaki Urdangarín seguiría ostentando el título de Duque de Palma y para perderlo tendría que divorciarse.

Por otro lado, es de suponer que Urdangarín pierda toda clase de privilegios, como los palcos en los estadios de fútbol, los vuelos VIP en Iberia siempre que quisiera... y su ya maltrecho estatus social. También perdería los puestos que ocupa en importantes consejos de administración.

El escándalo

Desde el punto de vista jurídico, actualmente sólo puede afirmarse que el Duque de Palma se encuentra presuntamente implicado en la trama de corrupción que rodea al Instituo Noos, pero que alcanza el caso de corrupción en Baleares conocido como Palma Arena. También, tal y como publicó en exclusiva Libertad Digital, el expediente militar del Duque de Palma permite afirmar que se libró de hacer el servicio militar obligatorio en Ceuta alegando "sordera permanente" mientras ganaba títulos con el equipo de balonmano del Fútbol Club Barcelona y con la selección española.

De las revelaciones periodísticas publicadas, se desprende que podría enfrentarse en lo sucesivo a los delitos de prevaricación, malversación de fondos públicos, fraude a la administración, falsedad documental y evasión fiscal. Lo cierto es que, de momento, Iñaki Urdangarín no se encuentra imputado en la pieza separada del caso Palma Arena, donde se analizan las gestiones llevadas a cabo a través de Noos.

Del sumario que instruye el juez de Palma, José Castro, se desprende que el modus operandi utilizado por Urdangarín pasaba por la utilización de esta entidad sin ánimo de lucro, de la que él fue presidente entre 2004 y 2006, y de la promotora Aizoon SL, empresa de su propiedad junto a la Infanta Cristina y gracias a las cuales pudo hacerse con varios millones de euros.

Hasta ahora la fiscalía ha desmentido que haya pedido la imputación formal del Duque de Palma alegando en distintas ocasiones que la investigación se encuentra en un estado muy inicial y que la documentación incautada debe seguir examinándose.

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 14 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot