Menú

'El País' le pone una vela a la república y otra al Instituto Nóos

El éxito de la subasta de deuda de este jueves, los cambios en la Policía y, cómo no, la penúltima del caso Urdangarín, en las portadas de la prensa.

0

En El Mundo, con evidente y comprensible entusiasmo, dan a la destitución de Enrique Pamiés, el mando imputado por el Faisán, categoría de noticia del día, a cuatro columnas y con buen cuerpo. Pero lo más llamativo es la gran foto de Griñán descendiendo por la escotilla de un barco, el galeón La Pepa, creado para festejar el bicentenario de la Constitución de Cádiz. Aunque a estas alturas todo lo que toca Griñán queda, perdonen la redundancia, irremediablemente tocado, así que el pie de foto no puede ser más atinado: "Las sentinas de la Junta de Andalucía". Por si alguien no lo recuerda, según la RAE sentina es un lugar "lleno de inmundicias y mal olor" o "donde abundan o de donde se propagan los vicios". Ahí le han dado.

Hablando de inmundicias, el caso Urdangarín tiene nuevo episodio, en el que La Caixa aparece casi como víctima: el juez tuvo que insistir para que la entidad financiera facilitara ciertos documentos, y es que en este país hay cosas que causan un reverencial temor, más que respeto. De los editoriales, el grande se dedica a los ceses de Cosidó y se habla de "cambio en Interior que era necesario" y se recuerda cómo muchos de los cesados "se habían dejado utilizar por Alfredo Pérez Rubalcaba". Es más, insiste en que "nunca en la historia de la democracia las Fuerzas de Seguridad habían sido manipuladas políticamente como en los años en los que ha estado Alfredo Pérez Rubalcaba como ministro de Interior".

En El País dedican la portada a la reunión entre Montoro y las CCAA: "El Gobierno no va a permitir que ninguna autonomía quiebre", titula, aunque la imagen sobre el asalto a los piratas de nuestra Armada podría dar lugar a interpretaciones maliciosas.

Pero en el periódico de Prisa destaca, sobre todo, el ejercicio de equilibrismo editorial que trata de realizar, con desigual fortuna, a cuenta de Urdangarín. La cosa tiene lugar en una doble página en la que, por un lado, destapan como Urdanga seguía moviendo los hilos de su tristemente famoso Instituto Nóos, incluso años después de, en teoría, haberlo abandonado. La información se basa en varios correos, en uno de los cuales se habla de que la infanta Cristina tiene gastos que ni siquiera se pueden cargar a Aizón, y le pide permiso para coger el dinero a las bravas, a lo que éste da su permiso. Y después del demoledor correo, una página completa explicando por qué la Infanta no debe ser imputada, que al parecer sólo pasaba por allí como pasa una maleta por el aeropuerto: sin ver, ni oír ni enterarse de nada. Oiga, pues no eran tan comprensivos con Ana Mato y el Jaguar "gürteliano" de su marido.

ABC nos sorprende hoy con una portada más que impactante: no es que Rajoy haya acabado ya con la crisis con una eficacia brutal en menos de tres semanas, es que los billetes llueven sobre España, literalmente. Ahí está, ocupando casi toda la plana, la imagen que lo prueba con uno de quinientos euros en tremendo primer plano.

En la línea, el primero de sus editoriales pequeños que defiende que "los mercados respaldan a Rajoy". El análisis está más bien forzado ya que se olvida de algunas claves fundamentales, pero eso no hace perder a los de Vocento tan suculenta oportunidad de alabar al poderoso: "Los mercados obedecen a la lógica de la confianza y del trabajo bien hecho". Y lo hacen con rapidez, oiga. "El éxito –continúa– demuestra que los inversores internacionales valoran muy positivamente las medidas adoptadas por Mariano Rajoy para la reducción del déficit público". ¿Demuestra? No vamos a negar que Rajoy ofrece más solvencia que Zapatero, pero ¿no se nos olvida que el BCE está regalando el dinero precisamente para esto? "Éste es el camino para salir del túnel", remata. Esperemos que eso que nos deslumbra sea la luz al final del túnel y no el expreso del paro que vienen en dirección contraria...

Pero si se trata de alabanzas, loas y vítores a Rajoy el mejor lugar para buscarlas es, cómo no, La Razón. Y es que ya desde la portada se cae de hinojos ante el supremo líder que ni en Corea del Norte: "El plan Rajoy funciona". Si les parece tremendo no se vayan todavía, que en el editorial hay más: "Rajoy tenía razón", titula, para prorrumpir en ovaciones búlgaras en el interior: "La respuesta de los mercados cabe interpretarla como un signo de confianza en la política de disciplina presupuestaria del Gobierno y, por consiguiente, como una notoria mejoría en la percepción de la situación de nuestro país con la administración del PP".

Para terminar: una foto del presidente del BCE en la que el pie nos deja con los pelos de punta: "Draghi y los mercados se rinden a Rajoy". Vamos, que están los mercados internacionales como Breda, sólo falta un Velázquez que inmortalice el asunto con la prima de riesgo doblando la testuz ante el barbado líder de los tercios peperianos.

La cosa es tan llamativa que, jamás pensé que escribiría esto: el periódico de papel que mejor análisis hace de la cosa económica es Público. Que sí, que se lo digo de verdad. Bien es cierto que en la portada se les va un poco la mano: "La banca gana", titulan; pero el comentario de Marco Schwartz parece algo más atinado que el de alguno de sus colegas: "Ese éxito en la colocación de deuda (...) se ha visto reforzado aún más por la decisión del Banco Central Europeo, en diciembre pasado, de inyectar casi medio billón de euros al sistema financiero europeo". Dice, recordando un "detallito" de casi 500.000 millones de euros que parece haber olvidado todo el mundo. Pero bueno, como ir a Público a buscar un análisis económico serio es cuanto menos chocante, no dejen de hacer algo de descompresión con el chiste de la última página que nos presenta a Chacón de faralaes y presumiendo de casticismo: "YO soy la que ordenaba capitán mande firmes y gritaba VIVASPAÑA". Ay, lo cañí.

Por último, en La Gaceta llevan a portada un adelanto de la posible reforma laboral por venir: "El Gobierno se plantea un ‘contrato de crisis’, fijo y con una indemnización por debajo de los 20 días". No es mala letra, aunque quede por saber la no menos importante música. En la portada el comentario de Carlos Dávila, que también es de los que se alegra de los ceses y nombramientos de Cosidó, especialmente de lo primero: "En buena parte, esos jefes policiales a los que Cosidó ha enviado a hacer gárgaras han sido cómplices de todas las fechorías que durante casi ocho años ha perpetrado el dúo infame Zapatero-Rubalcaba".

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios