Menú

'El Mundo' encuentra la "fórmula adecuada" para pedir el "real perdón"

Una prensa cuenta al Gobierno cómo hacer una cosa y la contraria en Argentina y otros le dan consejos al Rey.

0

El País se pone hecho un fiera con la Kirchner. La expropiación "es un expolio", los "gestos del Gobierno argentino son calculados y hostiles", es una "política populista e intimidatoria contra las inversiones extranjeras". Buenos Aires "con mucho desparpajo y pocos escrúpulos se ha saltado las reglas del juego" y Kirchner "se ha ganado a pulso que su país sea apartado inmediatamente del G-20". Ahora, eso sí, después de calentarnos con tan demoledora crítica, mecachis, a por ellos. Dice que el Gobierno español "debería evitar una política de cruda confrontación nacionalista". Mi gozo en un pozo. "No es fácil la posición del Gobierno español", así que contribuyen a ponerlo un poco más difícil. "La 'intensidad de las medidas' anunciadas "de forma atropellada" por los ministros "no puede ser muy alta", pero "si se quedan cortas provocarán el rechazo de la opinión pública", se frotan las manos. Vamos, que le van a dar caña hagan lo que hagan.

La Gaceta también va de listilla. A ver, "se trata de poner al Gobierno de la señora Kirchner en su sitio", solo faltaría, "pero conjugando la firmeza con la cautela", tirado, vaya. Porque claro, "una potencia agraviada como la nuestra no se hace respetar a golpe de epítetos, sino modulando inteligentemente las respuestas". ¿Y eso cómo se hace?, se preguntarán. Pues no lo especifica, pero lo que hay que dejarles claro como un día de primavera a los argentinos es que "la España de Rajoy nada tiene que ver con la de Zapatero y que nadie puede reírse impunemente de nosotros", qué se han creído, pero eso sí, con mucho cariño y ternura, porque "el margen de maniobra de Madrid para coaccionar a Buenos Aires no es demasiado amplio", que hay muchas empresas españolas por allí y la corbata no les llega al cuello.

La Razón cuenta que Industria tiene "armado el plan" para que Argentina se entere de con quién se juega los cuartos. "El gobierno baraja dejar de importar aceite de soja y bioetanol". Y tampoco quiere guerra. El Gobierno ha sido "prudente" al limitar a las palabras la primera contestación ante el expolio", sin mandar al Ejército ni nada. "La amenaza pende sobre otras empresas españolas en aquel país y aconseja que las represalias se adopten con la mayor reflexión". En cristiano, que a tragar y punto.

El Mundo cuenta que Rajoy tiene un supercabreo con Argentina y que "considera las represalias como una cuestión de principios", que la UE fenomenal y EEUU regulín y que Repsol "va a por todas". John Müller arroja un jarro de agua fría. Por pedir que no quede, pero "Buenos Aires no reconoce los fallos" de los tribunales y no tiene la costumbre de pagar. "Este es el triste destino que aguarda a Repsol".

Sobre cómo va a salir el Rey del lío en el que ha metido, opina Pedro J. que "tiene que reconciliarse" con los ciudadanos y "no estaría de más que la Casa Real buscara la fórmula adecuada para aclarar las circunstancias del viaje e incluso presentar excusas". Pero claro, como dice Ana Romero, Zarzuela "ve difícil gestionar un perdón público del monarca", por eso de la falta de costumbre. "La gestión de un hipotético real perdón se presenta como otro reto más para la Zarzuela". A ver si la "empatía" del Rey con los españoles, que es uno de sus "talentos innatos" le sirve esta vez. Porque claro, "un rey no puede dar una rueda de prensa ni dirigirse a la nación como si de un discurso de Navidad se tratara", no vaya a mancharse o parecer mortal. "Una opción, muy fácil de manejar para don Juan Carlos, dada su expansiva personalidad, sería utilizar algún tipo de acto para expresar sus pensamientos". Algo así como interrumpir un discurso y soltar, "oye, que perdón por lo de los elefantes ¿eh?"; o "jo, tíos se me fue la olla con los elefantes, ¿vale?"; o "perdón, perdón por favor no me echéis, será bueno, lo prometo".

En ABC hoy se dedican a darle empalagosos lametazos a la reina, "la torre más alta (...) la cuadratura perfecta de un círculo", según Jaime González. "Imponente, sobrada de dignidad y talento (...) coraje, inteligencia, sentido del deber", dice Melchor Miralles. Y es que fíjense, si no hay más que verla, hasta "se quedó a almorzar con su marido hospitalizado a quien visitó durante tres horas", qué detallazo, que aprendan las esposas españolas que, es hospitalizar a sus maridos y venga juerga todo el día sin ir a visitarles. Y el atuendo, ni les cuento. "Por la ropa que vestía –pantalón, chaqueta y camisa de tela vaquera, my informal- parecía más bien la de cualquier esposa que visita a su marido". Sin corona ni nada, que se presentó. Todo un ejemplo, sí señor.

En Sociedad

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Bronca monumental en el Parlamento andaluz por el Impuesto de Sucesiones
    2. Marhuenda 'apuñala' a Rajoy
    3. 'Espejo Público' emite un reportaje falso para denunciar acosos inexistentes
    4. El Gobierno aprueba la subida inmediata de las pensiones de viudedad
    5. Alarma entre los contribuyentes de Madrid por la posible subida de Sucesiones: "Es la ruina por decreto"
    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios