Menú

Los periódicos y el Gobierno, contra el BCE... y la reina de Inglaterra

Con la prima de riesgo por encima de 500 todo es mohína en la prensa de papel, que empieza a enfurruñarse con un BCE que, vaya, ayuda poco y tarde.

0

La prensa en papel es un reflejo de lo ocurrido unas 24 horas antes, así que la de este jueves no puede ser otra cosa que lo que fue el día de ayer: una jornada de miedo y desánimo, con algunos fogonazos informativos aquí y allá pero poco espacio para la esperanza.

Empezamos nuestro repaso por El Mundo, que da en su titular principal voz a un Gobierno que "critica que el BCE sólo ayude al borde del abismo". La cosa es que la prima de riesgo "tuvo que superar los 500 puntos para que el banco emisor diera a entender que intervendría".

El editorial va en ese sentido y, hasta dónde hemos llegado, pone de ejemplo a Portugal, que parece estar enderezando su rumbo tras el durísimo ajuste que llevó aparejada la intervención, hace justo un año.

Pero por salirnos un poco de estos temas tan agobiantes, echemos un vistazo a la columna de Salvador Sostres, que sigue su peculiar cruzada contra las empleadas varias del hogar, ahora sustituidas por los abuelos y, según el catalán, con singular mejora y aprovechamiento, al menos, según lo que él ve en los parques: "Antes las chachas hablaban entre ellas y los niños correteaban sin orden ni concierto. Mocos secos en la cara, biberones por el suelo con más arena que agua, intolerables bolsas de denigrantes chucherías, dejadez y caos (...) Ahora los abuelos se implican en los juegos de sus nietos y el perfecto aseo de cada de ellos se da absolutamente por descontado". No sabemos qué le han hecho las chachas a este hombre, pero se está tomando cumplida venganza.

Termina el periódico de Pedro J. con un artículo sobre la sorprendente Bárbara Polla, que no es un seudónimo ni un nombre de guerra sino el nombre y el apellido real de una exdiputada suiza definida como "amante de los penes" que ha inaugurado una exposición sobre el órgano sexual masculino en París.

Sí, la realidad supera a la más grotesca ficción.

Pasamos a El País donde su mayor titular de portada nos dice que "la prima de riesgo española entra en zona de peligro de intervención". Hombre, en zona de peligro lo que se dice zona de peligro llevamos unos añitos, como mucho en zona de más peligro.

Los editoriales del periódico de Prisa son una combinación sorprendente. El más extenso de ellos es una disertación sobre lo necesario que es ahora dialogar con la oposición, es decir, con Rubalcaba (es decir, con Prisa), lo que define que "es una de las escasas decisiones que podían restaurar el ánimo ciudadano". Hombre, sobre todo el de algunos ciudadanos, por ejemplo los dueños de Prisa.

El segundo es una durísima diatriba contra Álvarez Cascos y su "aventura contra el PP". El resumen de la lectura de ambos textos es que el PP debe pactar con la izquierda cada día más radical que es el PSOE y nunca con el centro derecha que es Foro. ¿Lógico? Según El País, sí.

ABC nos coloca al mismísimo toro de Osborne en una cuesta arriba de dura pendiente y se diría que corneando la propia cabecera. Es quizá la portada más incomprensible del periódico de Vocento en los últimos años: ¿la cuesta es la prima de riesgo o la situación en general? ¿Está el toro superando la peligrosa pendiente o a punto de despeñarse? ¿Además de apaleados, cornudos?

El editorial se dedica a alentar a la UE y al BCE a "defender el euro y a España", muy en la línea del Gobierno y cediendo también al mito antieconómico de la conspiración especulativa, ya que se pide el manguerazo de la inyección económica o los eurobonos "para atajar esa indigna labor de zapa de los especuladores".

Ignacio Camacho nos habla con su lucidez habitual de "un cuadro depresivo, un trastorno psicopatológico cuyos efectos han comenzado a provocar un bloqueo de la política". La cosa traumática está, sobre todo, instalada en el Gobierno, por ejemplo en su propio presidente: "Rajoy parecía ayer un hombre sobrepasado por la melancolía de un esfuerzo inútil". Pues sí, así estamos de líderes.

La Razón prefiere la cosa regia e internacional para su portada y se nos descuelga con una extrañísima foto de la reina de Inglaterra, o mejor dicho de un extraño retrato de la soberana británica, con los ojos cerrados y con un extraño azulón de tono dominante. El titular, "la pesadilla de Gibraltar", a cuenta del viaje abortado de nuestra reina Sofía.

En el interior el editorial está muy en la línea del Gobierno ya desde el titular: "Ahora le toca al BCE". El texto es una petición, casi súplica, de que el organismo ayude a arreglar la cosa "ya sea emitiendo eurobonos, ya mediante otros instrumentos financieros". Una ayudica, por el amor de Dió, parece que estemos ya pidiendo.

Por último, La Gaceta también dedica protagonismo gráfico a la inquilina de Buckingham Palace, pero en una imagen más convencional en la que está acompañada de doña Sofía.

El titular nos dice que "Rajoy y Montoro se hartan de las presiones externas contra España" y logra echarle algo de culpa a Zapatero en un antetítulo de esos que destilan maldad periodística: "Uno de los más beligerantes, el Nobel Krugman, fue el gurú favorito de Zapatero".

El editorial refleja un esfuerzo de optimismo, a pesar del amontonamiento de días negros: "España no está amenazada de una intervención ni necesita presiones de ningún tipo porque se están haciendo las cosas bien", asegura, no sin reconocer que "tiene muchos problemas heredados del Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, ni este Gobierno tiene nada que ver con su antecesor, ni España es Grecia ni cabe en la cabeza de nadie la posibilidad del corralito".

Que Dios, los mercados y el BCE os oigan, compañeros.

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios