Menú

El sudoku infernal de Rajoy y Pedro J. y 'El País' donde todo va a peor

Día de variedad y extraños experimentos en las portadas de la prensa, que este domingo se ha esforzado en sorprendernos.

0

Más convencional lo que nos ofrece El Mundo, pero con mucho interés en su primera plana con noticias como la posibilidad de que los exiliados vascos puedan votar por fin en las elecciones autonómicas y la extraña historia del general Villegas en Venezuela, donde fue amenazado por etarras.

En el interior, como todos los domingos nos detenemos en la carta de Pedro J. Ramírez, que hace un impactante relato del "sodoku samurái" al que se está enfrentando Rajoy. La imagen de Ricardo con el gallego empuñando una katana y con todos los atavíos de los guerreros japoneses es impagable, como lo son algunas partes del texto, especialmente aquellas en las que el de El Mundo nos cuenta la pesadilla que vivió con Rajoy guiándole por un gigantesco sodoku infernal en el que, casilla a casilla, se van encontrando todos los problemas que nos aquejan, como aquella en la que estaba "el melting pot de las cajas fusionadas: todo bullía a borbotones y ya sólo se veían brazos y piernas sueltas en medio de gritos y alaridos".

En El País han elegido para su portada la misma imagen que los colegas de Unidad Editorial: la de la mesa de los hombres más poderosos del mundo. Eso sí, mientras que en la foto de El Mundo el centro de la imagen lo ocupa Obama (lo que nos parece que tiene lógica) en la de Prisa la elección es Hollande, el chico nuevo sentado, eso sí, a la derecha del Padre, es decir, de Obama y perdonen la imagen.

Nos dicen, por cierto, que Obama ha declarado que "si hay problemas en Madrid, los hay en Milwaukee". En ese caso, señores de Milwaukee, estado de Wisconsin, dense ustedes por jodidos.

Pero lo más sorprendente es el titular con el que se vende en portada un gran reportaje en el interior: "El país donde todo va a peor". Por supuesto, un escalofrío de pánico ha recorrido mi espalda: ¿se refieren a España o quizá hablan del propio El País? Tranquilos, se trata de Grecia.

En el interior nos llama la atención, una vez más, cómo cambian los afectos y el hecho de que lo que hoy es una historia de amor mañana puede convertirse en un divorcio amargo. No, no nos referimos a nadie de la Familiar Real, sino a Gallardón y el que era su medio favorito. Era, decimos, porque ahora le dedican una doble pagina con un titular sangriento, "La derecha de Gallardón" y, por si a alguien le quedan dudas, un editorial "Justicia cercenada", que como patada en las partes nobles tampoco está nada mal. ¡Qué tiempos aquellos en los que uno siempre podía recurrir a El País para que un "esclavo moral" injuriase a Esperanza Aguirre!

ABC nos encañona desde su portada con una pistola hecha de papel de periódico. "La prensa anglosajona carga contra España" dice el titular, mientras que en el subtítulo se nos descubre que "crece el malestar por la inquina con que los medios británicos abordan la crisis". ¿Inquina? No, si al final la culpa de lo nuestro la va a tener la Pérfida Albión.

El editorial es menos combativo y nos urge a "superar la desesperanza". La idea es algo así como que todos podemos si lo hacemos juntos y tal: "Se trata, en definitiva, de recuperar el aliento que a veces parece faltar por culpa de un derrotismo que no se corresponde con la realidad objetiva". ¡Juntemos las manos y cantemos todos al unísono!

Y si la pistola de ABC les llama la atención no se pierdan el paraguas de La Razón: el mango es un euro y la cubierta una bandera de España. El objeto lo sujeta un dibujo de una joven que mira al lector mientras, suponemos, éste se pregunta qué demonios es eso.

Y eso es una parte de las alegrías que pretende darnos el periódico de Planeta sobre los problemas de lo nacional. "España vale más" titulan una pieza en la que e incluyen opiniones de algunos de los más importantes empresarios de España: Alierta, Fainé, Brufau, Prado...

El editorial habla de "solvencia empresarial" y se dedica a patear el hígado a las agencias de calificación, que examinan "con rigor inusitado" a las empresas españolas, como si con ello "quisieran purgar con esta sobreactuación su negligencia e incompetencia para predecir la crisis". Habla también de "veredictos extremados" pese a los cuales "ni nuestra economía está al borde de la insolvencia ni las grandes empresas españolas han perdido competitividad". Pues qué queréis que os diga, colegas de La Razón, sí y no o, en este caso, no y sí.

Por último, en La Gaceta muestran una felicidad enorme por las últimas declaraciones de Torres-Dulce: "El fiscal general del Estado investiga ya los delitos cometidos en las Cajas de Ahorros".

La imagen es también de la cumbre del G-8, pero distinta a las que hemos visto con los líderes mundiales subiendo a una especia de podio liderados por Merkel y Obama. "El crecimiento gana a la austeridad en el G-8", nos dicen.

El editorial vuelve al tema de Torres-Dulce y llama la atención sobre algunos puntos interesantes, como la "sobreprotección de los gestores públicos", que es "incompatible con una democracia seria". Dice también que "no se puede proteger la conducta criminal de unos pocos con la excusa de que se pondría en riesgo el prestigio de las instituciones".

Estamos de acuerdo pero, la verdad, no somos tan optimistas.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios