Menú

Los restos calcinados son de Ruth y José

Un informe externo encargado por la familia y confirmado por los peritos ha desvelado lo peor: los restos hallados en la finca no eran de ratones. 

0
Un informe externo encargado por la familia y confirmado por los peritos ha desvelado lo peor: los restos hallados en la finca no eran de ratones. 

Las últimas pruebas de los peritos para confirmar el estudio antropológico de los restos óseos hallados en su momento en una hoguera en Las Quemadillas, en Córdoba, han señalado también que corresponderían a restos de los niños Ruth y José, desaparecidos el 8 de octubre de 2011 y por cuyo caso se encuentra en prisión su padre, José Bretón.

Según han informado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación, el contrainforme realizado en las últimas horas corrobora que los estudios del antropólogo, que han trascendido esta pasada madrugada, son ciertos y que, por tanto, son restos de los menores los que se descartaron hace meses tras la realización de pruebas científicas por corresponder a animales.

Un informe encargado por la familia

La familia de Ruth Ortiz, madre de los menores Ruth y José desaparecidos el pasado 8 de octubre en Córdoba, ha recibido la confirmación de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía de la aparición de restos de los dos niños encontrados en una hoguera en la finca de Las Quemadillas en Córdoba.

La familia materna encargó un informe externo, que determina que se trata de restos humanos y no de roedores, como se apuntó tras localizar una hoguera semiapagada en la finca propiedad de la familia de Bretón, padre de los menores, en los primeros días de investigación tras la desaparición.

La UDEV ha revelado esta noche que un informe externo encargado por la familia de Ruth Ortiz confirma que los restos óseos recogidos en la hoguera "son de Ruth y José". Así, fuentes policiales recogidas por Canal Sur también han indicado haber encontrado ADN de los niños, sin confirmar, aún, el lugar, en la misma finca.

Todo hace indicar que pudo haber un error a la hora de analizar aquellos restos óseos encontrados inicialmente en la hoguera, que pudo alcanzar temperaturas superiores a los 800 grados destruyendo gran parte del material orgánico existente.

Con esta información, se disipa la esperanza, transcurridos casi once meses de búsqueda, de encontrar con vida a los pequeños, a pesar de que se haya llegado a barajar como hipótesis que los pequeños podían seguir vivos y al cuidado de una tercera persona por encargo de José Bretón, hasta ahora único imputado en el caso.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 48 comentarios guardados