Menú

Albiac vuelve a ABC: "El socialismo es una forma terrible de capitalismo de Estado"

Aunque sus columnas no comenzarán a publicarse hasta el lunes, este sábado ABC publica una entrevista con Gabriel Albiac como adelanto de la colaboración entre el filósofo y el diario de Vocento.

0
Aunque sus columnas no comenzarán a publicarse hasta el lunes, este sábado ABC publica una entrevista con Gabriel Albiac como adelanto de la colaboración entre el filósofo y el diario de Vocento.
Gabriel Albiac. Archivo.

(Libertad Digital) Como ya adelantó en La Tertulia de los Catedráticos, con Dieter Brandau en LDTV, para Gabriel Albiac "es una gran ilusión formar parte de ABC". El filósofo, que hasta ahora publicaba sus artículos en La Razón, apunta que está "muy agradecido" con la oportunidad de colaborar ahora con el diario de Vocento.

En la entrevista, el también colaborador de LD recuerda, entre otras cosas, cómo su nacimiento fue "fruto de la incompetencia franquista" – su padre, militar, no fue fusilado pese a que había sido condenado a muerte al principio de la Guerra Civil– y habla de sus inicios en la Filosofía. Para Albiac, "leer a Platón ha sido el acontecimiento más grande de mi vida". Spinoza, mientras, le marcó en la edad madura "de un modo irreversible".

El ensayista habla también de los problemas que considera más importantes en la sociedad actual. Alerta de que en el siglo XX se vivió una experiencia, con la Gran Guerra, que "jamás se había producido en la Historia", la de que "se puede matar ilimitadamente". Un "deseo de matar", dice citando a Freud, que es "el gran fantasma" del pasado siglo.

Albiac también alude al socialismo y lo que implica. En su opinión, se trata de "una forma particularmente brutal y terrible de capitalismo de Estado". "Terrible porque trata de poner, allí donde el capitalismo clásico tradicional, una voluntad todopoderosa que sea una especie de depurador policial", apunta Albiac, que recuerda que en esos sistemas "si las cosas no salen bien es porque algo" lo boicotea.

También habla de la esperanza y de la crisis. En su opinión, "los totalitarismos han funcionado sobre una gran esperanza a punto de llegar", por lo que situarse fuera de ella "es la condición pequeñita de poder construir pequeños ámbitos de libertad". Ante la situación económica, que define con "la primera gran depresión desde 1929", dice que "para evitar la desesperación hay que entender que es una depresión de verdad".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios