print
VEA DENTRO LA ENTREVISTA A JIMÉNEZ LOSANTOS EN LDTV

"Barcelona era una ciudad muy alegre, nada que ver con la basura fúnebre en que la han convertido los nacionalistas"

Federico Jiménez Losantos presentó en Libertad Digital Televisión su último libro La ciudad que fue. Barcelona, años 70. En él, a lo largo de casi 600 páginas, profusamente ilustradas con fotografías, recoge las memorias de sus años en Barcelona marcados por la lucha por la libertad, primero contra el franquismo y después contra el nacionalismo. "Una ciudad muy alegre, nada que ver con la basura fúnebre en que la han convertido los nacionalistas", así define una ciudad que ya no existe. Jiménez Losantos señala a la izquierda, el PSUC y el PCE, los medios de comunicación y la Iglesia catalana como los principales responsables de la implantación de la "dictadura nacionalista".




Sale a la venta La ciudad que fue. Barcelona, años 70

Noticia publicada el 05-12-2007

(Libertad Digital) "Empezó siendo la reedición de Lo que queda de España, pero al rehacer el prólogo me salió otro libro", explica Jiménez Losantos. A lo largo de las sucesivas ediciones de Lo que queda de España, el autor ya había recogido las memorias de su juventud en Barcelona. Una serie sobre esta etapa vital que cierra con esta última obra en la que se añade además un importante archivo fotográfico.
 
La ciudad que fue. Barcelona, años 70, editado por Temas de Hoy, se presentará el día 12 de este mes a las 20.00 horas en el Hotel Palace, pero Federico Jiménez Losantos ha querido estar antes en Libertad Digital Televisión. El autor explicó que en la presentación estará acompañado por dos "supervivientes" de aquellos años, Javier Rubio y Amando de Miguel, y dos jóvenes representantes de la nueva generación de catalanes que "están defendiendo lo mismo" que entonces, Daniel Sirera, presidente del PPC y  Maite Nolla, portavoz de Ciudadanos: "Los que estuvimos en la guerra y los del baby boom de después de la guerra".
 
Jiménez Losantos recoge en esta crónica personal los sentimientos vividos en una etapa marcada esencialmente por la lucha por la libertad y las vanguardias, reflejo de una ciudad que ya no existe. Al ser preguntado por la banda sonora de esos años,  recuerda a Sisa y "con mucho cariño" Mi calle de Lone Star. "De Las Grecas,  Te estoy amando locamente, que es el símbolo de una Barcelona un poco caótica, estrepitosa, y muy alegre, nada que ver con la basura fúnebre en que la han convertido los nacionalistas, en la que todo el mundo aplaude al son del funcionario", añade.
 
En La ciudad que fue. Barcelona, años 70, Jiménez Losantos cuenta por primera vez los detalles del atentado que sufrió a manos de los terroristas de Terra Lliure. Rememora la campaña contra él de los medios comunicación catalanes tras la publicación del Manifiesto de los 2.400 en defensa del castellano, que se reproduce íntegro en el libro, como antesala del atentado. En este sentido, Jiménez Losantos reflexiona sobre el trato que recibió de los medios: "Esa mecánica es también la de Lenin con la burguesía y los campesinos, y Hitler con los judíos. Hitler en una película saca a los judíos como ratas, el terrorismo siempre funciona igual: primero no son personas, después hay que destruirlas y el que las destruye es un héroe".
 
Para Jiménez Losantos "los medios de comunicación fueron claves, son claves en la situación dictatorial que padece Cataluña, antes del adoctrinamiento en las aulas". Y aclara que "sobretodo los de la izquierda" ya que "Pujol no fue el único culpable, fueron el PSUC y el PCE", con su actitud contra los inmigrantes de otras regiones de España.
 
Es por esta  experiencia personal por la que valora tanto que haya surgido en Cataluña un movimiento de resistencia frente al nacionalismo. "La noche de los tres diputados de Ciudadanos, fue la mejor noche, mejor que la mayoría absoluta de Aznar", confiesa Jiménez Losantos, que ha dedicado un capítulo de su libro al surgimiento de este grupo. "Como no me ocupe yo de esas cosas que tengo suerte de llegar a un publico amplio...", comenta al tiempo que recuerda que "después del atentado contra mí se fueron 14.000 profesores de Cataluña", hecho que fue silenciado por todos los medios de comunicación. "Ahí queda retratada La Vanguardia y El Periódico de Cataluña, que es un ejemplo de la maldad y la podredumbre informativa", concluye.
 
En el Grupo Trama se reunió un grupo de jóvenes preocupados por la estética y las vanguardias artísticas del que formaba parte Jiménez Losantos. "El grupo nace a partir de largas noches dándole al Torres V, que era el cognac al que llegaban nuestros medios", recuerda y reconoce el papel fundamental que desempeñó Javier Rubio, actual director general de Libertad Digital: "Un pintor extraordinario, un personaje esencial de esos años". Y una amistad que define así: "Desde que lo conocí a los 18 años hasta ahora. Pasamos juntos los años buenos y los años malos".
 
Otro personaje fundamental de esos años es el escritor y antropólogo Alberto Cardín. Para Jiménez Losantos "los dos personajes mas importantes" de la Barcelona de los 70 son "Ocaña en lo popular y en lo intelectual Alberto Cardín". De Cardín dice Jiménez Losantos que aprendió "una serie de aspectos en la filosofía, en la antropología que yo no dominaba" de la misma forma que Cardín profundizó de manos de Jiménez Losantos en la política o el psicoanálisis. "Alberto murió de Sida por dos años", lamenta el autor, ya que en ese tiempo aparecieron nuevos tratamientos para esa enfermedad.
 
Cuando se le pregunta por el papel que desempeñaron los movimientos cristianos en la Barcelona de aquellos años, Jiménez Losantos se muestra muy crítico: "Participaron a favor del nacionalismo, como en todas partes, el nacionalismo se construye a partir de la Iglesia Católica. En Cataluña si es una virtud o si es un pecado hay que achacárselo a los curas". Tras el atentado, recuerda que ningún sacerdote o miembro de la Iglesia le trasladó un solo mensaje de solidaridad. Y al obispo de Barcelona, Luis Martínez Sistach, muy crítico con la COPE y con el propio Jiménez Losantos, le aclara que ha sido esta actitud de la Iglesia catalana a favor de la nacionalismo la que ha vaciado las iglesias.
 
En sentido contrario, un personaje del que guarda un muy buen recuerdo es Josep Tarradellas, con el que mantuvo una relación epistolar que se recoge en el libro. Sin embargo, Jiménez Losantos lamenta "no haberlo tratado más", ya que era "una persona que se conocía perfectamente España y nos habría evitado más de un problema".  Y es que Tarradellas, dice Jiménez Losantos, "reivindicó el catalanismo decente" y "hubiera sido un magnifico presidente del Gobierno de España, el sucesor de Adolfo Suárez tenía que haber sido Tarradellas".  Su frase "ciudadanos de Cataluña, ya estoy aquí", en lugar de decir catalanes, marca la diferencia, en opinión de Jiménez Losantos, con los nacionalistas: "Quién iba a pensar que Tarradellas iba a tener un gesto de tal valor, con su biografía política".
 
Jiménez Losantos rememora uno de los momentos en los que se pudo ver la podredumbre nacionalista. Fue en las Olimpiadas de Barcelona "pagadas por todos los españoles y rentabilizadas por los nacionalistas", con el ejemplo gráfico del "niño de Pujol –en la preparación del desfile inaugural– sacando en un coche aquello de Catalonia is not Spain". Sin embargo, la otra cara se vio en el desfile inaugural con el Príncipe de Asturias de abanderado o en la final del fútbol con todo el Nou Camp gritando ¡España, España! "A la gente cuando se le da libertad en Cataluña defiende España y defiende la libertad", dice Jiménez Losantos que se muestra pesimista de cara al futuro: "Esto en tres o cuatro años, liquidación por derribo, todo lo que sembró Pujol lo han recogido" y lamenta que la derecha española "no ha querido hacer nada".



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados