print
"EL NACIONALCATOLICISMO HA ENTRADO EN CAMPAÑA"

Bermejo niega a la Iglesia el derecho a criticar al Gobierno y califica la concentración de "actuación intolerable"

El ministro de Justicia se ha despachado este lunes contra la Iglesia y los miles de personas que acudieron a la plaza de Colón a manifestar su desacuerdo con la política de familia del Gobierno. Mariano Fernández Bermejo, que siendo fiscal advirtió que "soy de izquierdas y como tal actúo", ha negado a la Iglesia el derecho a criticar las leyes del Gobierno por el hecho de haber sido aprobadas en el Parlamento. Dice que la concentración fue una "actuación intolerable" y las críticas "un duro ataque al sistema democrático".

Noticia publicada el 31-12-2007

L D (EFE) "De la mano de su jerarquía eclesiástica y de la derecha más reaccionaria, el nacionalcatolicismo ha entrado en campaña electoral", ha señalado el titular de Justicia, que ha destacado que los obispos aprovecharon un acto litúrgico para lanzar "mensajes coincidentes con conocidas tesis defendidas por el Partido Popular". Según Fernández Bermejo, el acto de ayer "ha sido una actuación intolerable para la gran mayoría de españoles, que creemos firmemente en la democracia y, por tanto, en el máximo respeto que merecen las actuaciones políticas desarrolladas por los representantes legítimamente elegidos por los ciudadanos".

El ministro ha dicho que resulta "altamente significativo" que fueran "los cardenales del ala más conservadora de la Iglesia" quienes, "erigiéndose en representantes de la institución religiosa", emplearan sus intervenciones "para arremeter con duras críticas a la gestión política desarrollada por los dirigentes de un Estado no confesional".

"Las acusaciones de estos cardenales contra leyes aprobadas en sede parlamentaria por los representantes de la ciudadanía suponen un duro ataque al sistema democrático por parte de quienes se arrogan en nombre de todos el monopolio de la verdad, los valores familiares e incluso los derechos humanos", ha añadido Fernández Bermejo.

El titular de Justicia ha recordado a la jerarquía eclesiástica "su obligación de poner orden en su propio seno y rechazar con firmeza declaraciones tan execrables como las realizadas hace pocos días por el obispo de Tenerife respecto a la responsabilidad de los menores sobre abusos sexuales de los que son única, exclusiva y desgraciadamente víctimas".

En sus críticas al Gobierno destacaron ayer el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, que alertó de los ataques a la familia cristiana que no respetan la Constitución y conducen "a la disolución de la democracia" y el de Toledo, Antonio Cañizares, que dijo que las familias están siendo sacudidas en sus cimientos por "graves amenazas" mediante legislaciones "injustas e inicuas".



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados