Menú

Casi uno de cada cuatro alumnos nacidos fuera de Cataluña que estudian en la región sufre "acciones negativas"

Un 23,4 por ciento de los alumnos de educación primaria y secundaria nacidos fuera de Cataluña son objeto de "acciones negativas" una vez a la semana, o más, en sus centros escolares, porcentaje que es del 18,8 por ciento entre los nacidos en la comunidad. El estudio, elaborado por los departamentos de Interior y Educación a propuesta del Parlamento catalán y basado en datos del curso pasado, considera "acciones negativas" desde las burlas y los insultos hasta los golpes y las patadas, así como las coacciones y las amenazas, y el hecho de ser ignorado o excluido.

0
Un 23,4 por ciento de los alumnos de educación primaria y secundaria nacidos fuera de Cataluña son objeto de "acciones negativas" una vez a la semana, o más, en sus centros escolares, porcentaje que es del 18,8 por ciento entre los nacidos en la comunidad. El estudio, elaborado por los departamentos de Interior y Educación a propuesta del Parlamento catalán y basado en datos del curso pasado, considera "acciones negativas" desde las burlas y los insultos hasta los golpes y las patadas, así como las coacciones y las amenazas, y el hecho de ser ignorado o excluido.
"

L D (EFE) Más de 7.000 niños forman parte de un grupo que reconocen ser autores de acciones negativas habituales, lo que representa un 1,2 por ciento del total del alumnado y concentra los comportamientos que el estudio califica como "más preocupantes".

La mayor concentración de problemas de convivencia en el alumnado nacido fuera de Cataluña se produce en la Primaria, lo que sugiere a los autores del informe que están asociados a las mayores dificultades que tienen para comunicarse, dado que los menores no dominan todavía el catalán o el castellano.

Además, los problemas son mayores cuanto más alejado es el lugar de nacimiento del menor, es decir, que los niños originarios de algún país africano o del este de Europa tiene más dificultades de convivencia que los que proceden de Latinoamérica u otras comunidades españolas.

Todos sufren

Pese a la mayor prevalencia de las acciones negativas sobre los escolares que proceden de fuera de Cataluña, casi el 20 por ciento de todos los alumnos encuestados, de 8 a 18 años de centros públicos y concertados, asegura haber experimentado alguna de estas situaciones negativas una o más veces a la semana. En concreto, un 14,9 por ciento del cómputo total de los encuestados lo fueron "dos o más veces" a la semana, y un 4,6 por ciento, una vez.

Las situaciones de acoso son más habituales en Primaria, donde hasta el 33,7 por ciento de los alumnos afirma haber sido objeto de alguna actitud de este tipo una o más veces a la semana. Sólo del 17,4 por ciento de Primaria sostiene que nunca se ha visto en una situación similar.

En Secundaria, sólo el 10,3 por ciento asegura padecer estas actitudes una o más veces a la semana, y el 55,2 por ciento no las ha sufrido nunca. El estudio subraya que los problemas de convivencia disminuyen con la edad en todos los supuestos porque, pese a todo, "la socialización progresa generalmente con éxito".

Reconocen los malos tratos

Los autores del informe han detectado la existencia de grupos de chicos y chicas especialmente afectados al ser objeto de más de un tipo de acción negativa de manera continuada, y que supondrían un 1,5 por ciento (los que sufren hasta tres modalidades) o un 1,2 por ciento (hasta cuatro o cinco formas de acoso).

El estudio revela además una percepción alta de la existencia de malos tratos entre alumnos en la clase ya que casi la mitad de Primaria (49,3 por ciento) cree que, efectivamente, hay niños o niñas maltratados en su grupo, cifra que se reduce al 30 por ciento en Secundaria.

Aunque el 54,4 por ciento asegura no tener "nada de miedo" a ser objeto de acoso en la escuela, un 16 por ciento del alumnado siente "mucho o bastante miedo", sentimiento que tiende a reducirse con la edad.

Menos edad, más miedo

Las chicas y los niños de menor edad son los que tienen más miedo, seguramente porque se sienten más débiles, según apunta el estudio, que destaca que el miedo es más perceptible al final de la educación primaria y el inicio de la secundaria.

Por otra parte, un 8,2 por ciento de los alumnos reconoce haber realizado alguna vez acciones negativas contra sus compañeros una vez a la semana o mas, aunque un 38,3 por ciento admite haberse metido con otros niños para molestarlos una o dos veces al trimestre.

El informe también revela que la impunidad de los agresores se acerca al 50 por ciento, cuyos malos tratos no han merecido ni un castigo ni una riña por parte del profesorado por este motivo.

El estudio, basado en entrevistas realizadas a un total de 10.414 estudiantes, ha sido elaborado conjuntamente por los departamentos de Educación e Interior, a petición del Parlament, con el objetivo de conocer la situación de la convivencia escolar.

Temas

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios