Menú

Desafío de la familia del alumno musulmán: "Llegaremos hasta donde haga falta"

La familia del alumno musulmán que ha denunciado a un docente por hablar de jamón no sólo no se echa para atrás sino que asegura que "llegarán hasta donde haga falta para que no le ocurra lo mismo a otro niño". Mientras tanto, el profesor relata los hechos tal cual ocurrieron.

ld / agencias
1

La familia del estudiante musulmán que ha denunciado a un profesor de La Línea de la Concepción por hablar en clase de la curación de los jamones, asegura ahora que el docente invitó al menor a "volver a su país si no le gustaba lo que oía".

Los hechos se produjeron durante una clase en la que un profesor del instituto Menéndez Tolosa de la localidad explicaba las zonas climáticas, y al hablar del frío, puso como ejemplo que éste, en lugares como Trevélez (Granada), ayuda a la curación de los jamones, según ha informado un portavoz de la Delegación de Educación.

La madre del estudiante, Khadija Mrabet, ha explicado que, según la versión que su hijo le dio al llegar al domicilio familiar tras el incidente, el niño pidió al profesor que no hablase "del cerdo". "Nos contó que estaba hablando justo junto a él de cómo se cortaba el cerdo, de cómo se hacía el chorizo y el jamón, y que le pidió por favor que no hablara del tema y que el profesor le contestó que si no le gustaba, que se fuera a su país", ha afirmado Mrabet.

La madre ha añadido que el menor contó lo sucedido al llegar a su casa, donde se encontraba su tía, quien le acompañó hasta el centro escolar. "Fueron a hablar con la jefa de estudios porque mi hermana no se fiaba mucho del niño, porque es un niño, y también le preguntó a un compañero de clase, que le dijo que era verdad", ha afirmado. Ha añadido que llegarán "hasta donde haga falta para que no le ocurra lo mismo a otro niño, sea marroquí o colombiano".

Relato de los hechos

Por su parte, el docente, José Reyes Fernández ha explicado en ABC los hechos tal cual ocurrieron y lo que dijo al alumno en cuestión: "En primer lugar, tú no eres quien para decirme a mí de lo que puedo o no puedo hablar en clase. En segundo lugar, lo que tú comas, o coma este otro, a mí no me importa nada. En tercer lugar, la religión que tú profeses, profese éste o aquel otro, todavía me importa menos. En cuarto lugar, aquí sois 30 alumnos, y tú te debes adecuar a los 29 restantes y no los 29 restantes a ti. Y en quinto lugar, si no estás de acuerdo con las enseñanzas y conocimientos que se imparten en este centro siempre tienes la posibilidad de elegir y marcharte a otro centro". "Nunca le dije, como sostiene la familia, que se fuera a otro país", sentencia el maestro.

Tal y como relata el profesor, dos días después de los hechos la tía se quejó al centro y poco después se encontró "con la desagradable sorpresa de que un agente de la Policía Judicial vino a tomarme declaración al centro por la interposición de una denuncia contra mí por maltrato psicológico, dentro de un contexto de xenofobia y racismo".

Reyes afirma estar pasándolo muy mal y explica que "sólo puse un ejemplo dentro de un contexto que me parecía adecuado; al igual que, si al hablar de Toledo, se me hubiera ocurrido decir que sus mazapanes tienen fama y un alumno me hubiese advertido de que no hablase de eso porque él es diabético".

Tanto la Delegación de Educación de Cádiz como el consejero de Educación, Francisco Álvarez, ha subrayado que la denuncia "no ha lugar" y ha pedido "todo el apoyo de la sociedad".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 146 comentarios guardados

    Servicios