Menú

El director de la SER llama "pajilleros, reprimidos, grasientos y puteros" a quienes critican a las ministras

Daniel Anido, director de la Cadena SER, evacua en la web de la emisora un escrito cargado de insultos y odio contra quienes han criticado el nombramiento de Chacón y otras ministras. Se refiere a los "ilustres burgos, ansones, losantos, pejotas, usias" que "segregan ese líquido viscoso y corrompido". Algo falla en la comunicación de PRISA, para que Anido no haya leído la carta que el comité de redacción de El País ha enviado a ABC por un artículo de Hermann Tertsch –que no contiene insulto alguno– en la que dicen: "No deberíamos propiciar ni alentar insultos y descalificaciones entre profesionales. No es nuestro estilo".

0
Daniel Anido, director de la Cadena SER, evacua en la web de la emisora un escrito cargado de insultos y odio contra quienes han criticado el nombramiento de Chacón y otras ministras. Se refiere a los "ilustres burgos, ansones, losantos, pejotas, usias" que "segregan ese líquido viscoso y corrompido". Algo falla en la comunicación de PRISA, para que Anido no haya leído la carta que el comité de redacción de El País ha enviado a ABC por un artículo de Hermann Tertsch –que no contiene insulto alguno– en la que dicen: "No deberíamos propiciar ni alentar insultos y descalificaciones entre profesionales. No es nuestro estilo".
"
(Libertad Digital) "La baba en la pluma", así titula el director de la Cadena SER, Daniel Anido, toda una ristra de insultos contra los periodistas que no ven impedimento en que una ministra sea mujer para criticarla.
 
El escrito está dedicado a "ellas, que sufren estos días el maltrato de quienes quieren robarnos el oficio: disculpas". Y es que desde el machismo, este sí, más casposo, Anido irrumpe en plan machito en defensa de las pobres ministras, que, al parecer, por el hecho de ser mujeres deberían de estar al margen de la crítica, a veces mordaz, que conlleva la vida política.
 
"Pajilleros, reprimidos, grasientos, puteros, siniestros, mirones clandestinos, fetichistas de la mugre, cobardes y acomplejados " son sólo algunos de los insultos que contiene el texto, que lleva destinatarios "con nombres y apellidos". Para más señas dice que "son de ilustres burgos, ansones, losantos, pejotas, usias y alguna que otra schlichting, pero segregan ese líquido viscoso y corrompido por la comisura de sus parpados, acentuando el asco que desprende su mirada".
 
El autoproclamado defensor de las desvalidas ministras hace un llamamiento a "plantar cara" a quienes osen criticar a una mujer ministra "mirando fijamente sus despojos orgánicos, señalando con el dedo su minusvalía" para que vayan "corriendo a esconder sus complejos y sus colgajos en el fango".
 
El director de la cadena que propagó la falsedad de los terroristas suicidas en el 11-M, dice que "cuando el periodismo se acojona delante de estos mediocres, que confunden la baba con el intelecto, nuestra profesión pierde el futuro; los ciudadanos, su libertad, y la democracia, el sentido".
 
Dice Anido que en la "cloaca" –es así cómo se refiere a los medios críticos con el mundo feliz zapateril– "prevalece y se premia la discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, como pueden ser la orientación sexual, la fe o falta de ella, la ideología, la gestación, la edad, el nombre o el apellido".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios