Menú

El Gobierno peruano redobla la seguridad para frenar los saqueos y robos

Tras el inicio el viernes de la ayuda humanitaria internacional a las ciudades más afectadas por el sismo –Pisco y Chincha–, el Gobierno peruano ha decidido redoblar la seguridad en la costa central del país con el despliegue de unos 1.000 soldados y 2.000 policías, después de saberse que los alimentos donados son saqueados por carretera. Mientras, los muertos por el violento terremoto son, hasta el momento, 492, según cifras oficiales del Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI). Otras cifras hablan de 540. VEA DENTRO DÓNDE Y CÓMO AYUDAR.





Un bebé sobrevivió siete horas entre los escombros
0
Tras el inicio el viernes de la ayuda humanitaria internacional a las ciudades más afectadas por el sismo –Pisco y Chincha–, el Gobierno peruano ha decidido redoblar la seguridad en la costa central del país con el despliegue de unos 1.000 soldados y 2.000 policías, después de saberse que los alimentos donados son saqueados por carretera. Mientras, los muertos por el violento terremoto son, hasta el momento, 492, según cifras oficiales del Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI). Otras cifras hablan de 540. VEA DENTRO DÓNDE Y CÓMO AYUDAR.
"
L D (Agencias) La ayuda y la solidaridad españolas, junto a las de otros países, empezó a llegar a la costa central de Perú durante la jornada del viernes; en concreto, llegaron cinco especialistas españoles en desastres y tres plantas potabilizadoras de agua enviadas por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), que podrán servir para el suministro de 7.500 personas. El agua es el producto más requerido por la población de la zona, que, desde el miércoles, cuando se produjo el terremoto, se encuentra sin servicios básicos y tampoco dispone de electricidad ni teléfonos fijos, aunque los móviles funcionan con algunas dificultades.
 
Durante la jornada del sábado, llegó un grupo de catorce Bomberos Unidos Sin Fronteras, con cuatro perros entrenados para la localización de personas entre los escombros. El embajador de España en Lima, Julio Albi de la Cuesta, llegó también durante la jornada del sábado con algunos expertos españoles en desastres, así como un avión español con 100 toneladas de ayuda humanitaria y 11 técnicos en desastres, que no será el último de los que la AECI piensa enviar a Perú. La ayuda está compuesta esencialmente por alimentos, medicinas, mantas y tiendas de campaña, que la Defensa Civil de Perú ha solicitado para poder atender las necesidades primarias de los afectados.
 
Las autoridades españolas también están coordinando el envío de dinero y otras ayudas ofrecidas por organizaciones no gubernamentales españolas, entre ellas Cáritas e Intermon. Además de España, la ayuda internacional ha empezado a llegar a Pisco por vía aérea desde países como Colombia, Estados Unidos, Bolivia y Chile.
 
El mayor cargamento hasta ahora ha sido el enviado por Colombia, 35 toneladas de ayuda, en la víspera de una anunciada visita de solidaridad a Perú de su presidente, Álvaro Uribe. También equipos de la Defensa Civil colombiana se encuentran en la zona y ya han acudido a evaluar las necesidades médicas del área de Paracas, donde aún se desconoce el alcance real de la destrucción.
 
Equipos de rescate militares de Estados Unidos y Bolivia también han iniciado trabajos de auxilio en el área y Chile ha enviado un cargamento de ayuda humanitaria en un avión Hércules C-130. Otros países europeos y americanos han anunciado el envío de grupos de socorro y de más ayuda, que de momento se ha empezado a repartir con dificultades a los afectados. Los suministros, en cualquier caso, se requieren con urgencia en toda la zona de Pisco, Ica, Chincha y Cañete, donde la falta de agua y alimentos ha empezado ya a provocar protestas. La escasez de estos productos básicos empiezan a provocar conflictos y saqueos debido a la desesperación de la gente. Por este motivo, el Gobierno peruano ha redoblado este domingo la presencia militar en la costa peruana, para frenar la violencia y los saqueos.
 
Mil soldados para frenar la escalada de violencia
 
Según los testigos y los medios peruanos, los saqueos ya ha comenzado en las zonas devastadas por el sismo. Tres días después del siniestro, las autoridades intentan poner orden ante las dificultades para distribuir la ayuda y este domingo el Gobierno anunció que mil soldados se desplazarán a la zona. "Estamos duplicando el número de las Fuerzas Armadas, esperamos llegar al final de la tarde al número de mil efectivos", dijo desde Pisco, la ciudad más devastada, el ministro de Defensa, Allan Wagner.

Actualmente hay unos 400 soldados en la zona que junto a otros 600 policías intentan frenar los saqueos, principalmente nocturnos. También el presidente peruano, Alan García, se ha pronunciado sobre la eventual ola de saqueos y ha anunciado que se establecerá el orden de manera energética, al tiempo que ha advertido que no se permitirá la acción de los delincuentes. Sin embargo, ha descartado establecer un "toque de queda" porque –ha agregado– "la población colabora" con las autoridades en su intento de paliar la situación de los damnificados. "Vamos a establecer hoy (domingo) el orden de manera enérgica, de la manera enérgica en que la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas pueden hacerlo", declaró García desde Pisco, antes de partir a la vecina Chincha, la segunda urbe más afectada.
 
Según la ministra de Comercio Exterior, Mercedes Araoz, las autoridades están "intentando hacer algo" para evitar "los robos en las carreteras", por lo que "el Ejército se está dirigiendo" a las zonas en las que existe este problema para "controlar" la situación. En este sentido, el presidente peruano, ha prometido el reestablecimiento del orden "cueste lo que cueste". "Cualquiera que intente causar disturbios va a tener que afrontar las consecuencias", añadió.
 
Uno de los mayores problemas, según la Policía, es que los alimentos son saqueados en la carretera antes de poder llegar a Pisco. Dominic Nutt, que trabaja en Perú para ayudar a la población afectada a través de la ONG Save the Children, aseguró que un 80 por ciento de los damnificados en las zonas urbanas no tienen acceso a agua potable y que muchas zonas rurales aún no han podido ser atendidas, por lo que "la situación probablemente es peor que lo que se creía en un principio".
 
Fuga de reclusos frente a solidaridad penitenciaria
 
El caos y el pillaje responden al lógico caos provocado por la devastación que ha causado este terremoto, pero también se han alimentado por el hecho de que dos centros penitenciarios se derrumbaron con la consiguiente fuga de sus reclusos. Sólo de la prisión de Chincha se escaparon unos 600 presos, aunque el Gobierno asegura que la gran mayoría ha sido capturada.

Precisamente en esta ciudad una persona resultó herida de bala, después de que un grupo de pandilleros irrumpiera durante la noche del sábado en uno de sus hospitales, aprovechando la oscuridad y la escasa presencia policial, según ha informado la portavoz del Ministerio de Salud, Lorena Trelles, a Radio Programas del Perú (RPP). Por su parte, el español José Luis Pérez, originario de la ciudad de Zaragoza y quien vivió en la ciudad de Ica el gran sismo, ha insistido en una entrevista con Efe en la falta de seguridad: "Todo está muy mal, no están llegando las ayudas que han prometido, nos hemos quedado sin agua, sin víveres, los vecinos tienen que estar haciendo grupos de vigilancia para que no saqueen ni roben".
 
No obstante, las muestras de solidaridad no sólo llegan de Gobiernos occidentales. Los internos de un penal de Perú han donado sus raciones de alimentos correspondientes a dos días a favor de los damnificados por el terremoto que asoló al país el miércoles pasado, según ha informado este domingo la ministra de Justicia, María Zavala. "Es sorprendente y resaltante el desprendimiento de los internos del penal del Callao que hacen esta importante donación", ha dicho la ministra en declaraciones citadas por la agencia oficial Andina.
 
El baile de muertos no cesa, ya sobrepasa el medio millar
 
Los muertos por el violento terremoto que asoló el miércoles la costa de Perú son, hasta el momento, 492 y los heridos 1.042, según cifras oficiales del Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI). El organismo ha detallado en un comunicado que los datos se actualizan con los reportes que envían los comités de la Defensa Civil en las zonas afectadas por el sismo.

El Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) ha precisado que las familias damnificadas y viviendas destruidas se han incrementado a 33.191 y 33.192, respectivamente. Se han registrado 4 establecimientos de salud, 7 edificios, 6 iglesias y 1 hotel destruidos, así como 14 carreteras, 2 puentes y 8 establecimientos de salud afectados. Además, 664 familias y 37 colegios afectados.

El INDECI ha puntualizado que los datos corresponden a las consecuencias del sismo de grado 8 en la escala de Richter en las regiones de Ica, Lima, Callao, Junín, Ayacucho, Huancavelica y La Libertad. Las anteriores cifras oficiales, ofrecidas por la Defensa Civil, establecían los fallecidos en 445, aunque datos extraoficiales de los bomberos señalan que son 510 los fallecidos, 1.500 heridos y unos 80.000 damnificados.
 
Otras cifras hablan de 540. según Europa Press, que cita al ministro de Defensa, la cifra de muertos ha aumentado a 540. El ministro de Defensa , según esta agencia, ha indicado que la cifra de muertos es ahora de 540, aumentando así en 10 personas respecto al número de fallecidos que dieron a conocer previamente los bomberos.
 
Dónde ayudar
 
BANESTO: 0030-1550-33-0000374271
 
BBVA: 0182-5906-80-0202012018
 
LA CAIXA: 2100-2208-36-0200206652
 
CAJA MADRID: 2038-1028-18-6000940788
 
POPULAR: 0075-0001-81-0606722239
 
SANTANDER: 0049-1892-65-2010212035
 
En el teléfono 902 33 99 99
 
Y en las Cáritas Diocesanas www.caritas.es
 
Varias réplicas vuelven a sembrar el caos en las zonas más devastadas
 
En menos de 48 horas se han presentado al menos 368 réplicas del gran terremoto del miércoles, la más reciente un sismo de 5,5 grados de magnitud en la escala de Richter tuvo lugar durante la noche del sábado en los departamentos de Lima e Ica, afectados el pasado miércoles por un violento terremoto. El movimiento telúrico se inició a las 20:22 horas (02:22 GMT) y tuvo su epicentro a 65 kilómetros al oeste de Pisco, la ciudad más afectada por el terremoto.
 
Las regiones selváticas de Amazonas y San Martín también han sido afectadas por un sismo de 4,6 grados, sin que se confirme si este tuvo relación con el gran movimiento telúrico del miércoles. El Instituto Geofísico ha señalado que, hasta el momento, se han producido unas 400 réplicas, aunque descartó algunos rumores que circulan en Lima sobre la posibilidad de que se pueda producir otro sismo de gran impacto en los próximos días. El director de Sismología, Hernando Tavera, ha enfatizado que "nadie en el mundo puede predecir un evento de esta naturaleza".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios