Menú

El juez y la Fiscalía se acusan mutuamente de que el racista que agredió a una ecuatoriana quedara en libertad

Por si fuera poco el escándalo tras quedar en libertad el racista que vejó y golpeó salvajemente a una menor ecuatoriana en un tren de Barcelona, Fiscalía y Juzgado están protagonizando un bochornoso espectáculo. El juez dice que la Fiscalía no asistió a la declaración del agresor pese a tener conocimiento del caso por lo que no pudo pedir medidas cautelares y acordó la puesta en libertad con cargos del imputado. La Fiscalía culpa al juez porque el juzgado no le informó de que se trataba de un caso grave o dramático. Mientras, el agresor aprovecha su libertad para hablar con los medios y justificar su actitud.

0
Por si fuera poco el escándalo tras quedar en libertad el racista que vejó y golpeó salvajemente a una menor ecuatoriana en un tren de Barcelona, Fiscalía y Juzgado están protagonizando un bochornoso espectáculo. El juez dice que la Fiscalía no asistió a la declaración del agresor pese a tener conocimiento del caso por lo que no pudo pedir medidas cautelares y acordó la puesta en libertad con cargos del imputado. La Fiscalía culpa al juez porque el juzgado no le informó de que se trataba de un caso grave o dramático. Mientras, el agresor aprovecha su libertad para hablar con los medios y justificar su actitud.
"

L D (Agencias) Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), la fiscal de guardia no asistió a la declaración de Sergi Xavier M.M., de 21 años y vecino de Santa Coloma de Cervelló (Barcelona), y la menor renunció a ser representada por un abogado, por lo que durante la comparecencia ninguna acusación pudo pedir medidas cautelares, como el ingreso en prisión provisional.

El juez de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), en funciones de guardia, decretó entonces la puesta en libertad con cargos del imputado por un presunto delito de lesiones con la agravante de motivación racista. La decisión, usual en estos casos, podría haberse adoptado igualmente aunque alguna acusación hubiera solicitado prisión provisional para el joven.
 
Pese a quedar en libertad, Sergi Xavier M.M. --quien declaró que no recuerda nada de lo ocurrido porque estaba ebrio-- debe comparecer cada 15 días en el juzgado que instruirá la causa por reparto, el de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Sant Boi. El joven no tiene antecedentes penales por otras agresiones, pero sí por robo con violencia. Tras conocerse el caso y hacerse públicas las imágenes de la agresión registradas por la cámara de seguridad del tren, que cubría el trayecto entre plaza España y Martorell, el TSJC recuerda que la víctima es una menor y que está considerada testigo protegido "en toda la causa judicial".
 
El juez de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Sant Boi recibió el viernes por fax el atestado de la Guardia Civil sobre la detención de Sergi Xavier M.M. y, ese mismo día, abrió diligencias y citó para el sábado a la víctima, de 16 años, y a su madre para tomar declaración a la menor y realizarle una exploración forense. Según informaron fuentes judiciales, la menor, sin embargo, no se personó en el juzgado, por lo que no pudo someterse al reconocimiento médico ni prestar declaración. El juzgado encargado del caso deberá ahora volver a citarla para que ratifique su denuncia y puede que la menor haya decidido ejercer la acusación particular, ya que un abogado ha comparecido en el juzgado en su nombre.
 
Sergi Xavier M.M., por su parte, pasó a disposición judicial el sábado, 20 de octubre, y declaró que no recordaba la agresión porque había bebido. El juez, sin embargo, cuenta con las imágenes del convoy, en las que se puede observar al joven dando patadas y puñetazos a la víctima e insultándola.
 
Según la versión de la víctima, antes de golpearla, Sergi Xavier M.M. estaba hablando por teléfono móvil, diciendo palabras como "moro", "disparo" o "matar". En algún momento, la joven miró al chico y éste, al percatarse, se acercó a ella y la insultó con palabras como "zorra" o "inmigrante de mierda", además de decirle que volviera a su país.

Las vejaciones y los golpes se alargaron hasta que el joven bajó poco después en la estación de la Colònia Güell. Muy cerca de la menor, que viajaba sola, había otro joven de origen suramericano que, según las imágenes, no hizo ningún intento por parar la agresión, aunque posiblemente no actuara por miedo a recibir algún golpe. Tras la agresión, la menor llamó al teléfono de emergencias 112 y, ya en la estación de Sant Vicenç dels Horts, fue atendida por agentes de la Guardia Civil, que la encontraron en estado de 'shock' y muy asustada. En un primer momento, la menor se negó a denunciar la agresión y acudir al médico, aunque las lesiones no eran graves.

La Fiscalía ha justificado que no asistiera a la declaración del joven que vejó y golpeó a una chica ecuatoriana porque desconocía los detalles de la agresión, ya que el juzgado no le informó de que se trataba de un caso grave o dramático y hasta ayer no dispuso del vídeo y el atestado policial. Según este portavoz, la fiscal del juzgado de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) al que correspondió el caso trabaja para distintos partidos judiciales y el día en que declaró el imputado se encontraba atendiendo otro asunto en los juzgados de Cornellà (Barcelona).

El portavoz de la Fiscalía ha recordado que, ante un asunto grave, si el juez lo cree necesario puede convocar al ministerio público a una vistilla en el juzgado para fijar al detenido las medidas cautelares oportunas, pero eso tampoco se hizo en este caso. Tras recordar que se está en una fase muy temprana del procedimiento penal, el ministerio público ha asegurado que esta agresión presuntamente racista se estudiará "con mucho detalle", por lo que pedirá informes forenses sobre las secuelas psicológicas que pueda arrastrar la menor, dado que parece que no existen daños físicos.

En su caso, podría imputar algún otro delito al detenido -contra la integridad moral, entre otros- y, si lo cree necesario, solicitará la revisión de la situación del imputado o cualquier otra medida cautelar que crea conveniente.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios