Menú

El obispo Gea Escolano cree que con el matrimonio gay vamos "hacia la demolición de la familia"

El obispo de Mondoñedo-Ferrol, José Gea Escolano, ha publicado una carta pastoral en la que opina que con la equiparación al matrimonio de la unión de los homosexuales vamos "hacia la demolición de la familia". En su mensaje escrito por su "deber de dirigir una palabra, especialmente a los gobernantes católicos", el prelado anuncia que en los próximos días completará su nota "con otras sobre la adopción de niños por homosexuales y sobre el divorcio".

0
El obispo de Mondoñedo-Ferrol, José Gea Escolano, ha publicado una carta pastoral en la que opina que con la equiparación al matrimonio de la unión de los homosexuales vamos "hacia la demolición de la familia". En su mensaje escrito por su "deber de dirigir una palabra, especialmente a los gobernantes católicos", el prelado anuncia que en los próximos días completará su nota "con otras sobre la adopción de niños por homosexuales y sobre el divorcio".
El obispo de Mondoñedo-Ferrol, José Gea Escolano.
L D (EFE) El prelado, que se siente "en el deber de dirigir una palabra especialmente a los gobernantes católicos", afirma que no ve inconstitucionalidad "por ninguna parte" en la prohibición del matrimonio a los homosexuales, "como no lo sería prohibir ejercer la medicina o la docencia a quien no está capacitado para ello".
 
Gea Escolano se pregunta que, una vez aprobado el matrimonio de homosexuales, cómo se podría negar a grupos que quieran ser reconocidos como unidad familiar, por qué las uniones no pueden ser de más de dos o si sería correcto formar una pareja o comuna entre hermanos o con sus propios padres. "¿Estamos ante el todo vale o se está tratando de legislar buscando el bien de la sociedad?", insiste.
 
El religioso recuerda el documento de la Congregación de la Doctrina de la Fe sobre el reconocimiento de las uniones entre personas homosexuales, presidida entonces por el actual Papa y aprobada por el anterior. En ese texto se señala que "en el caso de que una Asamblea legislativa se proponga por primera vez un proyecto de ley a favor de la legalización de las uniones de homosexuales, el parlamentario católico tiene el deber moral de expresar clara y públicamente su desacuerdo y votar contra el proyecto de ley". "Conceder el sufragio del propio voto a un texto legislativo tan nocivo del bien común de la sociedad –agrega el texto de la Congregación, que recoge Gea en su carta– es un acto gravemente inmoral". El Obispo de Mondoñedo-Ferrol subraya que esto "no lo digo yo; lo han dicho los dos últimos Papas".
 
Para el dirigente eclesiástico "nadie puede pensar que los cristianos debemos limitarnos a rezar padrenuestros y avemarías. Los obispos y los sacerdotes debemos recordar a los católicos sus deberes dentro y fuera del templo" y "no es coherente asistir a misa y aprobar con su voto esta ley, porque ni es racional ni está en función del bien común, condiciones para la moralidad de toda ley". El prelado anuncia que "en próximos días completaré esta nota con otras sobre la adopción de niños por homosexuales y sobre el divorcio".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios