Menú

Las intrigas de Rubalcaba, príncipe de Maquiavelo, drogadicto y abuelo

El País no para de dar jabón al nuevo Gobierno. Rubalcaba le gusta a Prisa, y se nota. Hasta hacen un ejercicio de contorsionismo para defender al supercomisario del ahora superministro. Rubalcaba es el gran protagonista. "El drogadicto del poder", el "Príncipe de Maquiavelo", le dicen algunos.

0

La prensa de hoy, además de traer sus habituales asuntos propios clásicos en los domingos, analizan concienzudamente las palabras que pronunciaron Rajoy y Zapatero en el día de ayer. Algunos también incluso las que no se oyeron. Las de los barones socialistas que enmendaron la plana al presidente.

Pero vayamos por partes. Comencemos con el diario El Mundo, donde encontramos a un Pedro J. disgustado con su amigo Rodríguez Zapatero por su cambio de rumbo. En su carta dominical hace un análisis del cambio de rumbo establecido por el presidente y lo compara con el régimen de Franco y su regreso a los orígenes más autoritarios y duros cuando estaba en sus últimos coletazos. En esta línea interpreta el giro felipista de Zapatero en las horas más bajas de su gobierno.

"Zapatero no está loco pero sí muy asustado", dice Pedro J. después de desvelar que alguien intrigó "hasta la náusea" para cargarse a De la Vega. Porque Rubalcaba ya está aquí y su pasado, como recuerda Pedro J., le precede. Es claro así para el director de El Mundo que "Zapatero ha optado por la involución para evitar la derrota". Pero, "tendrá la involución y no evitará la derrota".

Pero el recital sobre Rualcaba no termina aquí. "Drogadicto del poder", o "hipocondríaco, presidente BIS, el Fouché español" son sólo algunos de los adjetivos que el suplemento Crónica otorga a "el genio tenebroso" de Rubalcaba.

En su editorial, este diario analiza el Comité Federal del PSOE de ayer en el que, insiste, lo "que empiezan a cuestionar los barones, pues, es al propio presidente". Y es que el descalabro electoral parece, al menos por ahora, inevitable. Una encuesta de Sigma Dos para El Mundo otorga al PP más ventaja que antes de la crisis de Gobierno y le instala en la mayoría absoluta.

En la sala de columnas de papel, no puedo dejar de comentar a Gala, cuya tronera de hoy, como casi siempre, arroja su bilis contra la religión.

Como no podía ser de otra manera, tanto El Mundo, como El País, van a todo trapo con el asunto de los papeles desvelados por la web Wikileaks, sobre la Guerra de Irak. Una "patata caliente" para el Gobierno de Obama.

Pero el asunto del día es sin duda Rubalcaba, su nuevo poder adquirido y el malestar entre algunos de los barones más influyentes del partido. Según El País, durante el Comité Federal de ayer en Madrid, algunos no ocultaron la opinión de que Rubalcaba tendría rival en la lucha por la sucesión. La frase destacada: "Los abuelos no suceden a los nietos".

En cualquier caso, en el editorial desvela sus deseos de que el cambio de cara que ha dado al Ejecutivo y su propuesta de poner en marcha una agenda social logre devolver la confianza al votante socialista.

Resulta curioso cómo dedica una página entera este diario a proteger al supercomisario de Rubalcaba, JAG, intentando quitar fuerza a las informaciones que apuntan a que esta mano derecha del ahora superministro está implicado en la misma trama Malaya.

Lo que sí sorprende es encontrar en El País un retrato del Tea Party. Que venga de Mario Vargas Llosa no es tan extraño.

En ABC, Rubalcaba también es protagonista, pese a que la portada está dedicada a la deuda pública y al despilfarro autonómico en España. Parece que hayan leído el Informe Recarte II, y quisieran apuntarse al éxito de la obra de Alberto Recarte, editada por La Esfera de los Libros, de fuerte promoción esta semana.

Los columnistas afinan sus plumas con el superministro: "Rubalcaba necesita el oxígeno, la campaña insidiosa, el mensaje confuso y el señalamiento malintencionado", dice Martín Ferrand; "Quince portavoces dan mucho más miedo que los disfraces del horror horroroso que prepara la chavalería". Ignacio Camacho habla del "co-presidente" y dice que "encomendó al último eslabón del tardofelipismo, el presidente ha entonado la palinodia final de un enorme fracaso". Carrascal, en cambio, carga las tintas contra el PP: "Rajoy debe darse cuenta de que decir que el Gobierno lo está haciendo mal no basta. Eso lo sabemos todos".

También se habla, y mucho, del Comité Federal del PSOE en La Gaceta. Pero lo enfocan de forma personalista. Según su corresponsal político, su infiltrado en el PSOE, Ignacio González Galán, Ferraz dedicó su Comité a "insultar y acosar a Intereconomía" y pidió "acabar con esa ola", en referencia a Intereconomía.

Carlos Dávila es el encarado de hacer el perfil de Rubalcaba. Dice que "lo divertido es que el vicepresidente desconfía del presidente y viceversa. La pregunta es: ¿Quién traicionará antes a quién?". Cerdán firma otro análisis que titula "Rubalcaba, el Príncipe del Maquiavelo de León".

También recoge una abultada recopilación de insultos de líderes destacados socialistas, puestas en contraste con las declaraciones de mal gusto del alcalde de Valladolid que tanta pólvora han levantado. Destacan las de Pedro Castro y "tanto tonto de los cojones que vota a la derecha" o la de Bono sobre Aguirre: "Es de las que besa a mediodía y muerde de noche".

Leo un pequeño "brote verde" de aire fresco en La Razón. Ussía vuelve por sus fueros y hace un artículo brillante sobre "el chandalismo". Periodismo costumbrista trufado de política pero, entre tanto Rubalcaba, se agradece encontrar algo que te ponga una sonrisa en la cara.

Este diario es precisamente el que más importancia otorga a la ruptura y defenestración del pacto antitransfuguismo por parte del PSOE, que ayer acogió en su seno al alcalde tránsfuga de Benidorm y le deja ir en sus listas.

Como siempre, el caso aparte, la otra cara, la ofrece Público. Encantado con los cambios, cree que implican un blindaje del presidente del Gobierno, aunque en parte le dejan por mentiroso. Según cuenta Gonzalo López Alba en su artículo, la crisis "se maceró en agosto" pero no se terminó de cerrar hasta el martes. El problema con esto, es que Zapatero dijo que se le había ocurrido el pasado domingo.

Enredos socialistas aparte, hoy Público se emplea a fondo con las revelaciones de Wikileaks sobre Irak y con el Tea Party. Pero claro, esto no sorprende.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios