Menú

'El País' le agradece a Rajoy la entrevista y Ekaizer se suma al 'abróchense los cinturones'

ETA continúa en las portadas de este 1 de noviembre con mucho menos optimismo del exhibido por el Gobierno en los últimos tiempos. Rajoy y la visita del Papa también acaparan titulares: el líder del PP es atacado sin piedad en El País tras la entrevista y Público lleva un crucifijo, envenenado, a su portada.

MERCEDES R. MARTÍN
0

Si Mariano Rajoy pensó que la larga entrevista concedida a El País le iba a suponer una tregua de Prisa se equivocaba. Así queda claro en la portada del diario, dedicada, con el permiso de Dilma Roussef, al ataque al líder del PP por algunas de sus declaraciones. La frase más destacada es de Alfredo Pérez Rubalcaba: tras su estreno en un mitin como vicepresidente atacando al líder del PP, reincide hoy en sus críticas en declaraciones a El País. Dice de Rajoy que está "enseñando la patita en relación con los recortes de los derechos sociales". También da voz el diario de Prisa a los ataques de los sindicatos –"hace temer lo peor"– y, por si faltara algo, a las asociaciones de gays y lesbianas.

En Público también hay quien saca punta a la entrevista a El País para atacarle. Ignacio Escolar da muestras de haberse "estudiado" sus extensas declaraciones. En su columna se pregunta "cuánto gana". Dice que el domingo declaró ganar "unos seis mil y bastantes más netos al mes, más mi asignación de casi tres mil por mi condición de diputado". Cuenta Escolar que en 2007 declaraba ganar cinco mil del partido más el sueldo de parlamentario. Dice el periodista, escandalizado, que "o mintió" o "Rajoy ha aprovechado la crisis para subirse el sueldo". Y le recuerda que va a ganar menos como presidente del Gobierno, si es que lo consigue.

Algunas de las sorpresas del día están precisamente en el diario de Roures. Una, la portada: el diario le hace un especial al Papa que ya quisiera lograr en otros diarios nacionales. Hasta coloca en la portada un crucifijo situando de forma estratégica varios titulares nada elogiosos. Celebra el diario que España sea menos católica "que en toda su historia", la caída en creyentes, el desencanto de los jóvenes, la subida de matrimonios civiles, los proyectos de protestas ante el Papa... hasta cinco páginas dedica el diario al tema, que también ocupa alguna de las columnas, como la del subdirector Manuel Rico. Dice que la caída de católicos se debe a que "ya no existe un enorme aparato estatal de represión encargado de imponer el catolicismo obligatorio a sangre y fuego". Otro columnista de Público, que exhibe últimamente su desencanto con el Gobierno, es Ernesto Ekaizer. El periodista ya ni se cree los datos del paro. Alerta de que "nos acercamos a la última fase destructiva de empleo" pero "no se avizora la reconstrucción". Y alerta de los malos datos que pueden llegar en octubre. Agárrense: la columna se titula "abrocharse los cinturones". ¿Les suena? A nosotros también.

El últimamente ubicuo Alfredo Pérez Rubalcaba es noticia, a su pesar, en El Mundo. Resucita el diario los escándalos del felipismo para situarle como "eje" de las presiones a José Amedo para que no tirara de la manta. Así lo denuncia un abogado, empresario y ex "negociador". El diario dice que una información como esta "confirma ese retrato tantas veces esbozado de Rubalcaba como el Rasputín que manejó los hilos del felipismo para tapar la guerra sucia y el saqueo de las arcas del Estado". También en este diario habla Rosa Díez del Gobierno que ahora casi preside el ministro del Interior para denunciar las maniobras con ETA. Se pregunta la diputada si el PSOE pretende "amnistiar a ETA". "Eso es lo aterrador", alerta, que lo haga y que la banda "no haya dejado de declararnos la guerra". En ABC, Rubalcaba vuelve a la portada en torno al mismo asunto, la banda terrorista, llevándose un dedo a la boca. Cuenta el diario de Vocento que ha mandado "a los ministros que dejen de especular en público sobre el fin de ETA" y que habría informado a Federico Trillo de que nada ha cambiado.

En El País, tan afín al superministro, un columnista, Enrique Gil Calvo, confiesa que no le quiere de sucesor de Zapatero. Tras dejar claro que a él le cae "muy bien Alfredo", dice que con el ministro "se iniciaría un nuevo ciclo de crispación política". Al columnista le gusta más "alguien sin quemar, como Chacón o Jáuregui". En La Vanguardia, lo que parece claro es que Zapatero a quien no gusta ya casi nada es a sus votantes. Sólo un 18 por ciento quiere que repita.

Temas

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios