Menú

'El País' pierde el norte en su operación blanqueo y el 'book' de los nervios de Rubalcaba

Rubalcaba, para bien y para mal, es la estrella de la prensa de este jueves, más dividida que nunca en torno a Sortu.

MERCEDES R. MARTÍN
0
Rubalcaba, para bien y para mal, es la estrella de la prensa de este jueves, más dividida que nunca en torno a Sortu.
Portadas de El País y La Gaceta

Los nervios delataron a Alfredo Pérez Rubalcaba en una sesión de control con más enjundia de lo habitual y hay fotos que así lo demuestran en varios diarios. ABC publica una imagen en el interior con el vicepresidente fuera de sí agitando la mano. La Gaceta, en portada, le retrata con un gesto crispado, enseñando los dientes, sobre una información del chivatazo que tantos quebraderos de cabeza le está dando en el Congreso. Ayer el vicepresidente se mostró mucho más tenso de lo habitual ante Gil Lázaro y aludió a las cadenas de "extrema derecha". Carlos Dávila le responde hoy desde el diario de Intereconomía: dice que sus lecciones de democracia son una "desvergüenza" y apunta que "los ultras son los que engañan, espían, mienten y, si se tercia, dan el matarile".

En El Mundo y La Razón la información sobre el Faisán es hoy profusa y todo lo contrario, como era de esperar, ocurre en El País, que bastante tiene con ensalzar a la nueva marca de Batasuna-ETA. En el diario de Prisa hablan del soplo a ETA en una escuetísima columna dirigida sobre todo a atacar al PP. Dicen que los diputados "se lanzaron a degüello" contra él. No aluden al mal rato que pasó su candidato favorito en el Congreso, pero sí se intuye en la foto seleccionada para la portada. En ella aparece un Rubalcaba a punto de salir a la tribuna mirando por encima del hombro por José Luis Rodríguez Zapatero con una media sonrisa abierta a múltiples interpretaciones.

Pero sin duda lo más jugoso del diario de Prisa en este jueves es el tratamiento que dan por cuarto día consecutivo a Sortu, el nuevo nombre de Batasuna. Todos los diarios destacan que rechazaron de nuevo condenar a ETA excepto El País, que prefiere destacar que la nueva formación "exige el rechazo previo a ETA para ser candidato". En su intento constante en esta semana de lavar la imagen del nuevo partido, añade en el interior que "la nueva formación toma la forma de un partido democrático" y que "las referencias al distanciamiento de la banda son frecuentes". Josep Ramoneda colabora a la causa en una columna en la que insinúa que el PP quiere que ETA continúe viva –"bajo la retórica de la dignidad se esconde la voluntad de mantener el conflicto abierto en intensidad limitada". Y el colofón lo pone un editorial clarísimo desde su título, "Fines y medios". Afirma el diario de Prisa que "es poco verosímil suponer que tras el pulso sólo haya una simulación" y que "la eficacia de la política antiterrorista tampoco se mide porque se impida o no" la participación de Batasuna. "Lo que está en juego es mucho más importante. El objetivo no es impedir la participación electoral de Batasuna sino la disolución de ETA", apunta. También dice que "la ilegalización de un partido asociado a una banda que durante decenios ha asesinado a los rivales de ese partido no fue un recorte de la libertad, sino una defensa de la igualdad de oportunidades electorales".

En Público hay menos entusiasmo por esta causa que ayer y a uno de sus columnistas, Isaac Rosa, le entran dudas. Aunque dice que no le gusta la Ley de Partidos, también apunta que le "repugna la resistencia a pedir perdón por el daño causado". Más clara es Isabel San Sebastián en El Mundo al decir que Sortu "no pasa la prueba de la liendrera: le pasas el peine fino y sale repleto de piojos, hinchados y henchidos de sangre".

Por mucho que se hable del mal día de Rubalcaba, Zapatero, que le mira sonriente desde El País, también tiene su ración de dardos envenenados desde la prensa. El País dedica su otro editorial a las "torpezas" del Gobierno, es decir, a los desmanes del presidente. Lo hace en alusión a los vaivenes de Zapatero sobre el déficit de las autonomías y la ración de adjetivos para describir el desbarajuste es larga: "mediocre calidad de la gestión política", "mecanismo disparatado", "enredo", "descrédito"... La otra mala noticia para Zapatero es que ni en Público dan ya un duro por él. Ernesto Ekaizer firma un artículo sobre la noche seguramente aciaga que le espera al PSOE el 22 de mayo e insinúa que el presidente debería anunciar ya su decisión... de marcharse. Si se queda tras las elecciones, añade, "la permanencia en el Gobierno hasta el último día será interpretada como una mera utilización partidista del poder".

El otro culebrón del día es para el PSM. La foto de ayer de Lissavetzky y Tomás Gómez con Alfonso Guerra en medio le da juego a medios como ABC para referirse a esa "guerra" que de nuevo sacude a los socialistas madrileños. En Público, mientras, prefieren centrarse en su portada en el PP con otro titular dedicado de forma poco velada a Aznar a cuenta del informe del FMI sobre la gestión de Rodrigo Rato.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios