Menú

Extinguido el aparatoso incendio en una subestación eléctrica que colapsó el centro de Madrid

Un aparatoso incendio, ya controlado y originado en una subestación eléctrica de Unión Fenosa cercana a la estación de Atocha, paralizó este jueves el centro de Madrid, que quedó envuelto en una espesa humareda visible a más de 30 kilómetros de distancia y en un gran caos por el corte de tráfico, transporte público y suministro eléctrico. El fuego quedó extinguido hacia las ocho y media de la tarde.

0
Un aparatoso incendio, ya controlado y originado en una subestación eléctrica de Unión Fenosa cercana a la estación de Atocha, paralizó este jueves el centro de Madrid, que quedó envuelto en una espesa humareda visible a más de 30 kilómetros de distancia y en un gran caos por el corte de tráfico, transporte público y suministro eléctrico. El fuego quedó extinguido hacia las ocho y media de la tarde.
Imagen del incendio. EFE
L D (EFE) Ocho mil clientes de la compañía eléctrica se vieron afectados en un principio por el incendio que comenzó sobre las 13.40 horas en un edificio de la calle de Alameda, situada en la "almendra histórica y cultural" de Madrid, con edificios en su entorno como el Museo del Prado, que cerró sus puertas para que no entrara el humo, el Reina Sofía y el Thyssen-Bornemisza.

El fuego causó intoxicaciones por inhalación de humo al menos a cinco personas y provocó el desalojo de edificios como el Ministerio de Sanidad y Consumo y del Consejo Económico y Social, además de hoteles y restaurantes.

Las causas del incendio, que arrasó las tres plantas y el sótano de la subestación, cuya estructura resultó considerablemente dañada, todavía no están totalmente determinadas, pero lo más probable, según explicó el vicepresidente y consejero delegado de Unión Fenosa, Honorato López, es que éste se iniciara en uno de los nuevos transformadores de la instalación, que entraban este jueves en servicio para sustituir a otra antigua.
 
Recuerdo de los atentados

Las grandes dimensiones del fuego, las inmensas llamas y la densa columna de humo próxima a la Glorieta de Atocha generó confusión en los madrileños, que todavía guardan en su memoria la masacre del 11-M.

El Congreso de los Diputados, donde estaba reunida la comisión de investigación sobre los atentados terroristas, fue uno de los edificios afectados por el apagón eléctrico que originó el incendio. Los diputados, el personal de la Cámara y los profesionales de los medios de comunicación que seguían la comparecencia del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, esperaban con incertidumbre la causa de este incendio ante la hipótesis de que se tratara de un atentado terrorista.

El fuego, que comenzó a poder ser controlado por los Bomberos cinco horas después de declararse, afectó a dos edificios colindantes al de la subestación, cuyos vecinos, que desalojaron los inmuebles, vivieron momentos de tensión y pánico, ante el temor de algunos a que sus viviendas se pudieran estar quemando. Todos los dispositivos de seguridad se pusieron en marcha a partir de llamada de los vecinos alertando del incendio y mostrando su preocupación por la proximidad de la subestación a una gasolinera de Repsol, que, sin embargo, no resultó afectada por las llamas.
No hay riesgo de toxicidad

Los vecinos, después de escuchar tras el inicio del fuego varias pequeñas explosiones y ver las llamas, temieron de la posible toxicidad de la espesa columna de humo, pero la compañía les tranquilizó ya que aseguró que no existía ningún riesgo de toxicidad, pues en la subestación no se almacenaba ningún componente que lo pudiera provocar.

El SAMUR-Protección Civil instaló dos hospitales de campaña para atender a las personas que lo requirieran en el lugar, al que solo accedieron los servicios de emergencia, ya que las fuerzas de seguridad acordonaron la zona y cortaron el tráfico desde la Glorieta del Emperador Carlos V a la de Cánovas del Castillo, así como en las pequeñas calles próximas a la subestación. A partir de las seis de la tarde, el tráfico comenzó a restablecerse en algunos tramos cercanos a la subestación.

La eléctrica movilizó además a un equipo de 530 profesionales y constituyó cinco grupos de trabajo para apoyar a los Bomberos, además de activar el protocolo de situaciones de emergencia. Unión Fenosa asegura que compensará los daños producidos y habilitó hoteles para los afectados que hayan tenido que abandonar sus viviendas.
Realojos en hoteles

Las dos unidades del Samur Social estacionadas en la zona para atender a los vecinos afectados habían recibido hasta media tarde "81 peticiones para realojos en hoteles esta noche". Es una cifra provisional ya que muchas de las personas están retornando a sus casas para comprobar el estado de las mismas. Los demás vecinos desalojados han decidido ir a casas de amigos y familiares, aunque hay suficientes plazas en hostales y pensiones preparadas para el caso de que esta noche hubiera más personas que no pudieran ir a sus casas y precisaran otro alojamiento.

El presidente de la comunidad de vecinos de una finca anexa al edificio de Unión Fenosa, Antonio Lobo, aseguró que esto "se venía venir" porque en el último año ha denunciado hasta 12 veces las "vibraciones" procedentes de la instalación que, dijo, hacían saltar los sofás y caerse los cuadros. Lobo detalló que las obras en la subestación, que comienzan todos los días a las 8.00 horas, han provocado, además de las "vibraciones", grietas en las paredes.

Los clientes de Unión Fenosa que se hayan visto afectados por el incendio pueden contactar con la compañía eléctrica a través de su oficina telefónica 24 horas en los teléfonos 91-406-80-00 y 901-380-220, y pueden presentar sus reclamaciones en una oficina móvil desplazada al lugar del suceso. Según la compañía, 5.600 abonados permanecían por la tarde sin luz, de los 8.000 que se vieron afectados inicialmente, pero ya anuncia que el suministro de energía eléctrica a la zona afectada estará restablecido por completo este viernes por la mañana.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios