Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Farruquito ingresa en prisión tres años después de atropellar mortalmente a un hombre en Sevilla

El bailaor Juan Manuel Fernández Montoya "Farruquito" ha ingresado este martes en el centro penitenciario de Sevilla II, tres años después de atropellar mortalmente a Benjamín Olalla en una calle de Sevilla. "Farruquito" fue condenado el pasado 5 septiembre por la Audiencia Provincial de Sevilla a dos años de cárcel por homicidio imprudente en concurso con un delito contra la seguridad en el tráfico, y a un año más por omisión del deber de socorro. El fallo judicial, que es firme y contra el que sólo cabe un recurso extraordinario ante el Tribunal Constitucional, establece asimismo que "Farruquito" tendrá retirado el permiso de conducir, que se sacó durante el juicio, a lo largo de tres años y seis meses.

0
Farruquito, antes de ingresar en prisión.

L D (Europa Press) La juez de Sevilla que dictaminó sobre el atropello mortal cometido por el bailaor, de 24 años, dictó el pasado 30 de octubre un auto en el que rechazó sustituir los tres años de cárcel por multa o trabajos comunitarios, ya que el procesado cometió un delito "grave" y "quebró las elementales normas de solidaridad humana" al darse a la fuga.

El artista llegó esta tarde a la prisión sevillana en un coche de gran cilindrada flanqueado por otros dos vehículos donde se ubicaban una docena de personas que, según explicó a Efe una de ellas, eran familiares.

"Farruquito", aparentemente tranquilo, se bajó del vehículo ataviado con ropa deportiva y con unas grandes gafas de sol, cogió del maletero del coche dos mochilas y se dirigió sin hacer declaraciones a pesar de los requerimientos de los periodistas, a la verja de entrada a la cárcel acompañado por sus familiares para introducirse en la sala de visita, donde se despidieron. Según fuentes de la prisión, "Farruquito" será sometido a un reconocimiento médico antes de ubicarle, posiblemente, en el pabellón de admitidos para, posteriormente, mantener una conversación con un psicólogo.

El bailaor atropelló y causó la muerte a Benjamín Olalla, de 35 años, en la calle Doctor Laffón Soto, de Sevilla, la noche del 30 de septiembre de 2003, cuando circulaba a mayor velocidad de la permitida y sin tener ni carné de conducir ni seguro en el coche. El bailaor no se detuvo a auxiliar a la víctima del atropello, que falleció, y llevó el coche siniestrado, ayudado por su amigo Oscar Benavente, a un taller de Málaga para que allí lo repararan sin que lo relacionaran con los hechos.
 
Su hermano se declaró culpable
 
El hermano menor del artista, Antonio, se confesó culpable del atropello ante la Policía Nacional y en presencia de "Farruquito", en febrero de 2004, pero por esas mismas fechas unas escuchas telefónicas de la Policía indicaron que el bailaor había cometido el atropello. Por todos estos hechos, el juzgado número 8 de lo Penal de Sevilla impuso al bailaor en julio del 2005 una pena de 16 meses de cárcel, que fue elevada por la Audiencia de Sevilla en septiembre pasado a tres años de prisión.
 
El bailaor, según el fallo, cometió un delito de homicidio imprudente en concurso con un delito contra la seguridad en el tráfico, por considerarse probado que el bailaor carecía de carné de conducir y circulaba a mayor velocidad de la permitida. Además de los dos años de cárcel, la Audiencia impuso un año más de prisión por omisión del deber de socorro, ya que no se paró tras atropellar a su víctima, Benjamín Olalla, y no se cercioró de que estaba siendo "debidamente atendido", conducta que fue calificada por la sala de "gravemente insolidaria".
 
En cuanto a las pruebas que fueron obtenidas mediante escuchas telefónicas y que terminaron incriminando al bailaor, la Audiencia de Sevilla decretó su nulidad y posteriormente el bailaor se declaró autor del atropello, confesión que el tribunal consideró un atenuante. Las escuchas, inicialmente autorizadas por el juzgado número 8 de Málaga por un caso de tráfico de drogas, fueron después anuladas por carecer de fundamentación, lo que supuso la absolución por encubrimiento de los policías malagueños Bernardino R.M. y José Miguel A.H..
 
La Audiencia de Sevilla impuso además al bailaor dos multas de 36.500 euros, una por la omisión del deber de socorro y otra como autor de un delito de simulación de delito, y confirmó las indemnizaciones impuestas en primera instancia de 102.000 euros para la viuda y 16.000 euros para los padres del fallecido. El fallo consideró que el hermano del bailaor, Antonio, se inculpó del atropello ante la Policía "persuadido por su hermano Juan Manuel ("Farruquito") -que era su jefe en la compañía de flamenco y seis años mayor- y muy influido por el gran ascendiente que tenía éste sobre él".
 
Otro de los condenados en este caso, en prisión por corrupción en Marbella
 
La Audiencia condenó asimismo a un año de prisión a Oscar Benavente, actualmente en la cárcel por su relación con la trama de corrupción de Marbella, por un delito de encubrimiento, puesto que cree que este amigo del bailaor, que había sido absuelto en primera instancia, lo ayudó a ocultar en Málaga el coche con el que se produjo el atropello para que "Farruquito" pudiera "eludir su responsabilidad". También fueron absueltos Jorge R.S., que viajaba junto al bailaor como copiloto en el momento del atropello, de un delito de omisión del deber de socorro, porque "ni condujo en momento alguno el vehículo ni tuvo oportunidad de apearse del mismo" - y Antonio F.S., tío del bailaor, de un delito de encubrimiento, ya que, según la sentencia, del conocimiento que tuvo de los hechos no puede inferirse que convenciera a su otro sobrino para que se confesara culpable ante la Policía.
 
El fallo judicial, que es firme y contra el que sólo cabe un recurso extraordinario ante el Tribunal Constitucional, establece asimismo que "Farruquito" tendrá retirado el permiso de conducir que se sacó durante el juicio a lo largo de tres años y seis meses.
 
"Se ha demostrado que la ley se cumple" 
 
El abogado de la viuda de Benjamín Olalla, José Manuel Rosendo, ha declarado este martes, tras conocer el ingreso en prisión de "Farruquito", que "se ha hecho justicia" y "se ha demostrado que la ley se cumple" y que no hay "tratamientos especiales por ser famoso o rico". En declaraciones a Efe, el abogado de María Angeles Madero, la viuda de Olalla, dijo que "Farruquito" ingresó voluntariamente en la prisión de Sevilla II y admitió que no sabía cuándo iba a entrar en la cárcel.

En Sociedad

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Hacienda quiere reimplantar un voraz Impuesto de Sucesiones en toda España
    2. Zinedine Zidane ficha por la Juventus
    3. El despilfarro de Sánchez costará 1.230 euros a cada trabajador ocupado
    4. Jorge Bustos descubre "los dos miedos que paralizan a Pedro Sánchez"
    5. Ni Neymar, ni Mbappé, ni Hazard, ni Kane: el Real Madrid no fichará a ningún galáctico
    0
    comentarios

    Servicios