Menú

Federico Quevedo aplaude a Carmen Martínez Castro por querellarse contra Víctor Gago

Empieza mal. Dice Quevedo que Víctor Gago hizo sus reflexiones sobre Carmen Martínez Castro en la COPE. En realidad no fue en la COPE, cadena en la que su jefe vende libremente cada semana el diario donde él trabaja, sino en Radio Intereconomía, cadena en la que él mismo colabora.

TIEMPOS DE CONSPIRACIÓN, VÍDEO Y ARREPENTIMIENTO
0
Carmen Martínez Castro, detrás de Rajoy en los pasillos del Congreso. (Archivo).
(Libertad Digital) En su artículo de este jueves titulado "Francotiradores contra el líder del PP y sus aledaños" dice el periodista de El Confidencial que algunos "quieren controlar a Rajoy y no pueden":
 
  • Este es el único motivo por el que determinados medios y algunos políticos venidos a menos en el entorno del PP han asentado francotiradores en los aledaños de Génova 13 dispuestos a abatir a todo el que puedan y forme parte del entorno del líder del PP, incluso al propio Rajoy si se pone a tiro. Ayer la emprendieron, por ejemplo, con su jefa de prensa, Carmen Martínez Castro. A saber, la directora de Comunicación del PP se querelló contra un periodista que tuvo a bien afirmar en la COPE, sin ningún rubor, que la autora de la filtración de que el hijo de la ministra francesa Rachida Dati es fruto de una relación extraconyugal con Aznar. Como exotismo histórico está bien, pero el asunto sobrepasaba los límites de lo personalmente tolerable y Martínez Castro actuó de la única manera que cabe hacer en estos casos: pasando por el juzgado. Y si a algunos no les gusta, que se lo piensen dos veces antes de decir barbaridades porque aquí, para bien de nuestra salud democrática, no vale todo.
 
Equivoca el medio y oculta a la víctima. Pero el lapsus tiene una explicación: Quevedo lleva meses desatando sus propias campañas contra la COPE, en concreto contra el programa La Mañana –el mismo en el que colabora su jefe–, y en particular contra Federico Jiménez Losantos y uno de sus contertulios, Pedro J. Ramírez. Tampoco se olvida de José María Aznar. Vayamos por partes. En su artículo de este jueves aparecen los tres:
 
  • (…) en las próximas semanas tendremos más entregas del acoso a Rajoy y su equipo, no les quepa la menor duda. El Mundo y la COPE actuarán de avanzadilla, y por detrás seguirá Aznar diciendo tonterías como que él integró o que falta liderazgo en el PP (...) ¿Qué pasará si Rajoy gana las elecciones europeas? A lo mejor algunos lo que no quieren es que se repita la historia, porque Aznar al final accedió a jugar al golf con Pedrojota y dejó de ser un antipático para pasar a ser un líder universal, pero Rajoy no juega al golf ni tiene la misma querencia de Aznar por salir guapo en las portadas, y un Rajoy ganador pero incontrolado no es lo que buscan estos personajes cuya única ambición es manejar a los políticos sin pasar por el veredicto de las urnas.
 
Federico Jiménez Losantos, Pedro J. Ramírez y Aznar suelen ser objeto de todo tipo de descalificaciones en los artículos de Federico Quevedo. Insinuó que el director de La Mañana y vicepresidente de Libertad Digital estaba participando en el lanzamiento de un partido de extrema derecha. Quedan salpicados, además de Jiménez Losantos y sus oyentes, Luis Herrero y los Peones Negros.
 
  • Circula por los mentideros políticos de la capital de España y como tal se lo cuento: se prepara una operación para crear un partido a la derecha del Partido Popular, que contaría con apoyos mediáticos –ya se imaginan ustedes cuáles-, y para lo que se busca un líder, alguien con proyección en los medios (…)¿En qué caladeros puede pescar ese partido de extrema derecha, si es que surge de verdad? No faltan posibles apoyos entre los oyentes de la COPE cada mañana. También es fácil que tengan faena si lanzan las redes en algunos de los movimientos civiles que han estado funcionando durante la pasada Legislatura y que desde el 9 de marzo se han echado al monte de la radicalidad, como los Peones Negros y otras lindezas de ese tipo. (Sí, ya sé, no me recuerden el artículo que les dediqué: hoy soy consciente del engaño). Pero, sobre todo, encontrarán a unos cuantos predicadores de las ondas y los medios digitales, historiadores de última hora y políticos de pincho de tortilla y caña a medio día. (Artículo titulado "Se busca líder con proyección para partido de extrema derecha con apoyos mediáticos", publicado el 17 de junio de 2008).
 
En cuanto al ex presidente del Gobierno, uno de los protagonistas de la querella interpuesta por Carmen Martínez Castro contra Víctor Gago, cabe rescatar algunas piezas de la hemeroteca particular de Quevedo. Todavía no había terminado el Congreso de Valencia cuando publicó esto:
 
  • José María Aznar llegó a Valencia el viernes a las dos de la tarde. Lo hizo a bordo de un jet privado, propiedad de un rico empresario guatemalteco, y acompañado de amigos mexicanos –ricos también-, que aterrizó en el aeropuerto de Manises a esa hora. Curiosamente, no sería hasta las cinco y media de la tarde cuando el presidente hacía su entrada triunfal, atusándose su larga melena, en el recinto de la Feria de Muestras de Valencia donde se celebra el XVI Congreso del PP (…) La melena se la atusa, todo sea dicho, cada diez segundos. Aznar se gusta, eso es evidente: seguro que se besa cada mañana cuando se mira en el espejo. Pero quien mudó su bandera de honestidad y austeridad por la de la buena vida y los negocios con gente al menos sospechosa de no ser todo lo honesta y ética que se espera de ella, no es quien para dar lecciones. (Artículo titulado "Aznar se ha convertido en una burda caricatura de sí mismo", publicado el 22 de junio de 2008).
 
Dos días después, el 24 de junio, Quevedo confecciona su artículo tras un intercambio de argumentos con Carmen Martínez Castro:
 
  • Mi querida Carmen Martínez Castro me decía el domingo por la mañana que el discurso que de verdad había que guardar y releer varias veces para entender lo que había pasado en el PP y hacia donde va a dirigir ahora sus pasos, es la intervención vespertina de Mariano Rajoy el sábado, cuando presentó su candidatura
 
Tras reprochar a Aznar que no saludara a Rajoy en el primer día de Congreso y le criticara abiertamente al día siguiente, Quevedo lamenta que el ex presidente haya sido tan buen gobernante:
 
  • (…) ha dejado de ser un ex presidente para convertirse en una versión casposa de Ricky Martin, y no es consciente de que esa imagen perjudica gravemente a la de su partido: el daño que Aznar le hace al PP es inversamente proporcional a los ceros que acumula en su cuenta corriente gracias a sus amigos ricos, y cada vez más peligrosos. (Artículo titulado "La revolución tranquila de Rajoy sobre las cenizas del 'aznarismo'", publicado el 24 de junio de 2008).
 
Pero, volviendo a este jueves, además de defender con errores a quien tantas veces le ha servido de fuente, Federico Quevedo defiende por encima de todo a Mariano Rajoy. ¿Que tres encuestas distintas (El Mundo, La Vanguardia y Público) dan al traste con el proyecto del actual líder del PP? Tiene explicación:
 
  • (...) aquellos que cuestionan su liderazgo y su manera de hacer oposición, resurgen estos días aupados por una encuesta hecha de encargo a Malo de Molina para que el líder del PP saliera mal parado y Rodríguez y Rosa Díez en ascenso

 

Parece que la encuesta "tiene poco crédito", dice Quevedo.

Otras oportunidades para arremeter contra sus enemigos pasan por su interpretación sobre el 11-M.

 

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco