Menú

Fiesta en El País, desolación en El Mundo y la foto de La Gaceta que dará que hablar

Especialmente jugosa viene la prensa –y sus fotos– en este jueves de resaca tras la crisis de gobierno. Aunque muchos análisis coinciden y el protagonista es sólo uno, Rubalcaba, hay actitudes muy distintas en los diarios ante los cambios. Las más antagónicas, claro, las de El País y El Mundo.

MERCEDES R. MARTÍN
0

En El País debió de brindar con champán ayer a juzgar por el despliegue que hacen este jueves ante la posición alcanzada por su político de cabecera, Alfredo Pérez Rubalcaba. Titular a toda página con un Rubalcaba "al rescate del proyecto socialista", amplia foto de un ministro del Interior serio y con planta de hombre de Estado, editorial sacado a portada... También hay autobombo del diario, jactándose de que ellos difundieron antes la noticia en su edición digital. Hoy se lo agradecen a la que, con toda probabilidad, fue su fuente.

Hay lluvia de elogios a Rubalcaba, a quien retratan, casi casi, como al Rey Sol: "papel todopoderoso", "poder casi ilimitado"... Se menciona algo que está en casi todos los diarios: ETA. Sentencia El País que el súper ministro tendrá como uno de sus retos su "fin", que "parece cada día más próximo". Luis R. Aizpeolea, periodista de cabecera de Zapatero, cuenta algún detalle sobre la crisis de gobierno, fraguada, dice, a principios de verano pero acometida tras "una charla" con De la Vega el pasado domingo. El periodista enfría en algo –poco– el optimismo del diario, que también habla de "presidente bis" y "primer candidato a la sucesión". Será, dice, "el mecanismo de seguridad que ha preparado Zapatero ante una posible decisión de no presentarse". En el editorial vuelven los elogios al presidente, que pueden hacerse ahora más frecuentes por obra y gracia de Rubalcaba. Dicen de Zapatero que su acierto "consiste esta vez en su mayor rectificación: el abandono de su idea de que la política la hace el presidente y que los ministros son meros auxiliares".

El contraste a tanta felicidad lo pone El Mundo, con su titular –"Zapatero deja España en manos de Rubalcaba"– y en especial con su foto, un Rubalcaba luciendo una mano con forma de garra. En el editorial, ya dejan claro el ánimo que hay en el diario ante los cambios: "Zapatero abdica en un virtuoso del trabajo sucio". Dice el diario que la crisis "corrobora que todo es empeorable en esta vida". En su opinión, el presidente "se ha entregado a un profesional del trabajo sucio". El periodista Fernando Lázaro ahonda en esta opinión con un perfil que rememora todas las hazañas del ministro, desde el GAL hasta ETA. "El gran controlador de la seguridad, del mundo político", advierte.

David Gistau tiene claro el papel de Rubalcaba: personajes como él "aparecen y acumulan poder cuando es preciso matar para no morir". Raúl del Pozo alerta de que "como Zapatero ya no puede vender sueños, venderá peligros, miedo a la derecha y el fin de ETA".

En ABC, Hermann Tertsch ahonda en la misma idea. La estrategia de Zapatero es ahora "la guerra contra la oposición". Es este, en su opinión, "un gobierno para el combate". "Se acabaron las tonterías", dice, el Gobierno ha optado "por movilizar a los soviets". También en este diario el protagonista es un Rubalcaba feliz, en la foto de portada, nuevo "capitán de un gobierno con más peso político para salvar la legislatura". En el editorial, advierten que para las españolas esto es sólo "un movimiento de juego de mesa" sin consecuencias en lo económico.

Más fotos de Rubalcaba lucen La Razón, con un ministro pisando moqueta con aplomo –"¿el otro presidente?", se pregunta– y, sobre todo, La Gaceta, que se lleva el premio a la imagen más curiosa esta mañana. El diario, que celebra este jueves su aniversario, muestra a un Rubalcaba riéndose a carcajadas en su escaño con una ministra -¿Elena Espinosa?- en cuclillas y de espalda, a su lado. La Gaceta también ve a Rubalcaba -con horror, casi- como "heredero" del poder y estrena el término rubalquismo para calificar el periodo que nos espera. "Es dudoso que sea beneficioso para España dadas sus siniestras credenciales", advierte en el editorial.

¿Y qué piensa Público, el periódico de Zapatero, nacido al calor de un presidente que para muchos se ha hecho el harakiri? Pues todo lo contrario que el resto de la prensa. La portada es ya una declaración de intenciones. El protagonista es Zapatero y no Rubalcaba, que aparece pequeño, a su lado, junto a otros ministros. Dicen del presidente que "va a por todas", que "echa el resto"... para la dirección del diario, como deja claro Manuel Rico, el presidente "no ha tirado la toalla" y "el ascenso de Rubalcaba no puede interpretarse en clave de sucesión". Propone una clave para comprenderlo: además de intentar así remontar en las encuestas, Zapatero estaría intentando "resolver un problema mediático": "Rubalcaba siempre ha tenido una excelente relación con el grupo Prisa, cuyos principales directivos están enfrentados a Zapatero. Es posible que Prisa mida mucho más sus ataques a la Moncloa".

Así las cosas, el resto de ministros, y por extensión, de temas en una jornada especialmente fecunda en información quedan eclipsados. Se habla mucho de María Teresa Fernández de la Vega. La Gaceta habla de "enojo" y hay muchos elogios para ella en El Mundo. Se le califica como "incansable", "rigurosa" y "siempre al pie del cañón". Casimiro García Abadillo dice que "se va triste". También se va triste, cuenta El País y se vio ante las cámaras, Miguel Ángel Moratinos. Explica el diario que su destitución fue un daño "colateral" para encajar el premio a Trinidad Jiménez. También destaca la prensa el nuevo papel del antaño huelguista Valeriano Gómez. Publican varios diarios su foto en la manifestación del 29-S contra la reforma laboral que ahora tendrá que aplicar.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios