Menú

Gloria Lago, en Estrasburgo: "Europa ya sabe lo que está sucediendo en Galicia"

La presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, explicó este miércoles en Estrasburgo a los representantes de todos los grupos con representación en el Parlamento Europeo, excepto el socialista, la imposición del gallego que pretende la Xunta de Galicia y pidió la ayuda de las instituciones europeas para defender los derechos de los hablantes en castellano.

0
La presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, explicó este miércoles en Estrasburgo a los representantes de todos los grupos con representación en el Parlamento Europeo, excepto el socialista, la imposición del gallego que pretende la Xunta de Galicia y pidió la ayuda de las instituciones europeas para defender los derechos de los hablantes en castellano.
(Archivo).
(Libertad Digital) Gloria Lago y José Manuel Pousada, presidenta y vicepresidente de Galicia Bilingüe viajaron este miércoles a Estrasburgo para alertar a los representantes políticos europeos de la la pérdida de derechos que están sufriendo muchos ciudadanos gallegos como consecuencia de la política lingüística que desarrolla el Gobierno del socialista  Emilio Pérez Touriño.
 
Según informa Galicia Bilingüe en un comunicado, se desplazaron hasta Estrasburgo "tanto para demandar el apoyo de las instituciones europeas como para abrirles los ojos a la realidad de la imposición idiomática que las autoridades autonómicas disfrazan cuando
acuden a justificarse ante la UE".
 
Les escucharon en persona representantes de más de 16 países, varios eurodiputados del Grupo Popular –el Partido Socialista no respondió a la solicitud de entrevista de Galicia Bilingüe– los portavoces de las demás organizaciones con representación en la Cámara europea y el presidente del Parlamento, Hans-Gert Pöttering.
 
Gloria Lago informó de las restricciones de derechos que están sufriendo muchos gallegos, especialmente en el ámbito de la Educación. "Recientemente –sostuvo la presidenta del colectivo–, desde la llegada al Gobierno autonómico de Galicia de una coalición formada por nacionalistas y socialistas, los ciudadanos nos estamos viendo sometidos a un proceso de imposición lingüística que nos aboca paulatinamente a un monolingüismo en gallego en la enseñanza y en la Administración, que lleva visos de extenderse a otros ámbitos, coartando las libertades de una parte de la población y perjudicando la formación de muchos escolares".
 
La asociación exlplica que "tras relacionar múltiples ejemplos de esas políticas de Touriño, como la señalización en carreteras, calles, ayuntamientos y otros organismos oficiales, la redacción de información de interés como la hospitalaria únicamente en gallego, la intención de sancionar a los comerciantes si rotulan en castellano, o la limitación de ayudas y subvenciones a ámbitos y actividades que excluyan el español, Lago se extendió al denunciar los efectos del denostado decreto que regula el uso del gallego en los colegios".
 
La presidenta de Galicia Bilingüe recordó la recomendación de la UNESCO en cuanto a los beneficios de recibir la enseñanza en lengua materna, como ocurre hoy con más del 90 por ciento de los escolares europeos, y alertó a los eurodiputados sobre el proceso de completa erradicación del español de los centros educativos, donde a menudo se tilda al castellano de idioma invasor no apto para la formación cultural. Añadió además que los libros de texto de lengua gallega no sólo contienen léxico, morfología, sintaxis o literatura, sino en gran medida ideología y política lingüística.
 
"Las autoridades –expuso Gloria Lago– afirman sin rubor que la educación es un sector estratégico para recuperar o ganar hablantes, y se utilizan argumentos falaces para justificar la inmersión. Se falsean datos sobre las políticas lingüísticas de otros países o se intenta tranquilizar a los padres con el absurdo argumento de que el español ya se aprende en la calle, obviando que el registro culto de un idioma se consigue en la escuela".
 
Gloria Lago puntualizó que entre los objetivos de Galicia Bilingüe no está la defensa de idioma alguno, sino la de derechos de los hablantes de dos lenguas que son oficiales. "En Galicia no existe conflicto entre comunidades lingüísticas –indicó– y muchos gallego hablantes nos muestran también su descontento con la actual situación, pues aunque quieren que sus hijos reciban la primera enseñanza en el idioma materno, desearían una mayor presencia del español en las etapas posteriores porque son conscientes del beneficio que eso supondría para la formación del alumno".
 
Lago relacionó después, una a una, las demandas de la asociación, especificando que pretende que las señalizaciones estén en los dos idiomas, que la Administración atienda a los ciudadanos en la lengua que estos elijan, que no se prime el conocimiento del gallego sobre la competencia profesional a la hora de contratar a un empleado público, que las subvenciones oficiales no estén completamente condicionadas por el uso del idioma, que cese el adoctrinamiento en la enseñanza y que los padres o los alumnos, si tienen edad suficiente, puedan elegir la lengua vehicular, teniendo la otra como asignatura obligatoria en todas las etapas educativas.
 
"Los defensores de la imposición –continuó la presidenta– llaman segregacionistas a los padres que pedimos poder elegir, lo que viene a suponer acusar a muchos gobiernos europeos de segregacionistas. Uno de los principios básicos de un sistema democrático es permitir escoger a los ciudadanos entre varias opciones compatibles". "Por todo eso –añadió finalmente– hemos venido hasta aquí, a una institución que es el símbolo de la democracia en Europa, para hacerles conscientes del grave problema que sufrimos y pedirles que nos ayuden a encontrar los cauces necesarios para denunciar esta injusta imposición. Necesitamos que toda Europa sepa lo que está sucediendo".
 
Su intervención provocó un debate en el que participaron distintos eurodiputados para expresar su sorpresa y su condena por la situación en Galicia. Algunos de ellos procedían de países con más de una lengua oficial. En todos los casos los ciudadanos son quienes eligen la lengua en la enseñanza y existe un bilingüismo real y respetuoso con los derechos
de todos, por ello la convivencia es tolerante.
 
Por otra parte, el eurodiputado portugües Vasco Graca Moura explicó que en el informe sobre el multilingüismo que está preparando para la comisión de cultura y educación de la eurocámara y que se aprobará el próximo feberero piensa plantear como principio la libertad de los padres para elegir la lengua en la que educan a susu hijos.

Temas

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios