Menú

La Agencia Espacial Europea desbloqueará más de mil millones de euros para futuros cohetes

Los quince países de la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzaron este martes una señal de fuerza en su "compromiso" de dotar a Europa de un acceso autónomo al espacio. Así, se da luz verde a una partida de 1.188 millones de euros para perfeccionar el cohete Ariane-5 ECA, con capacidad para diez toneladas de carga útil, y garantizar el programa de Arianespace de acceso al espacio (EGAS) hasta 2009.

0
L D (EFE) Esa partida se desglosa en 228 millones de euros para la mejora técnica del Ariane-5 ECA, cuyo primer vuelo comercial, con dos satélites a bordo, fracasó el pasado diciembre debido a problemas en el motor Vulcano 2 de su primer piso debido a su rigidez y a las anomalías en su sistema de enfriamiento. Está previsto que antes de que reanude sus vuelos comerciales se lleven a cabo "al menos dos lanzamientos de prueba a mediados del año próximo", en marzo y septiembre probablemente, puntualizó el director general de la ESA, Antonio Rodota.

La otra parte de la partida presupuestaria, de 960 millones de euros, ira destinada a garantizar el programa EGAS, pero con la condición de que la ESA efectúe una "auditoría" para racionalizar el uso de esos fondos, señaló el director de lanzaderas de la Agencia y futuro sucesor de Rodota, que deja el puesto este verano, Jean-Jacques Dordain.

Francia, con un 51,9 por ciento, es el país que lidera las aportaciones al programa EGAS, seguida de Alemania (19,4%), Italia (9,4%), Bélgica (6,5%), España (3,3%), Suiza (2,9%), Holanda (2,8%), Suecia (1,1%), Noruega (0,6%), Austria (0,32%), Reino Unido (0,3%) e Irlanda (0,2%), según datos de la ESA.

"Este es un mensaje muy fuerte de Europa en su compromiso" por el futuro de su sector espacial, dijo Rodota, en la rueda de prensa final, en la que compareció acompañado de Dordain y la ministra alemana de Educación e Investigación, Edelgard Bulmaahn, en su calidad de presidenta del Consejo ministerial. "Gracias a las importantes decisiones adoptadas, el sector espacial europeo podrá salir de la crisis muy seria en la que se encuentra y podrá ponerse en pie", destacó Bulmaahn.

La ministra destacó igualmente el visto bueno dado a la reestructuración del sector, que sitúa al líder europeo de la aeronáutica y defensa EADS como director de orquesta de las lanzaderas, lo que permitirá "reducir los costes" de producción y "garantizar la competitividad de Ariane", mientras la ESA queda como principal actor en "el control total" de la toma de decisiones.

Otras medidas importantes adoptadas son la apertura de la base espacial de Kuru (en la Guayana Francesa) al lanzamiento de las naves rusas Soyuz, la puesta en marcha de un "programa de transición" en la investigación de nuevos cohetes reutilizables o parcialmente reutilizables, y el desbloqueo de 124 millones de euros para la estación espacial internacional (ISS). Para iniciar las obras de construcción de una plataforma de lanzamiento de las Soyuz en Kuru, cuyo coste global está calculado en 315 millones de euros, la ESA sólo desbloqueó algo más del 60 por ciento del monto, pues sólo se pronunciaron Francia (50%), Alemania (6%), Bélgica (2,9%) y Suiza (entre 1 y 2%).

Austria, Italia y España manifestaron su interés en cooperar, pero no precisaron el porcentaje con el que estarían dispuestos a contribuir, y tienen hasta finales de este año para precisarlo. El primer vuelo de una Soyuz estaba previsto para 2006, pero Dordain reconoció que habrá retrasos en ese calendario. Lo importante, subrayó Rodota, es que la ESA manda "no sólo una señal política a Rusia, sino también un compromiso firme".

De los 124,1 millones de euros para la ISS, el Consejo desbloqueó sólo la mitad para poder cubrir "las necesidades urgentes" ligadas a la disponibilidad del vehículo de trasferencia automático (ATV). Los ministros aprobaron igualmente el lanzamiento de la sonda Rosetta en febrero de 2004 para aterrizar en 2014 en el cometa Churyumov-Gerasimenko, así como el reforzamiento de las relaciones de la ESA con la Unión Europea, de forma que se agilicen los proyectos comunes y no se repita el retraso sufrido por Galileo. Este proyecto de sistema de localización por satélite, que debe competir con el estadounidense GPS, fue aprobado este martes.

España, que aportará 100 millones de euros para relanzar el sector espacial europeo, consiguió una participación en Galileo del 10,13 por ciento, que la sitúa en la quinta plaza detrás de Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, que contribuirán cada uno con un 17,31 por ciento.

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD