Menú

La juez decreta libertad sin fianza para los imputados por el derrumbe del hotel de Mallorca

La juez Martina Mora ha decretado la libertad sin fianza para el arquitecto, el aparejador y el jefe de obras del hotel Son Moll, que se derrumbó el pasado martes y que causó cuatro muertos cuando realizaban reformas sin las licencias pertinentes. El fiscal no ha solicitado prisión para ellos.

0
La juez Martina Mora ha decretado la libertad sin fianza para el arquitecto, el aparejador y el jefe de obras del hotel Son Moll, que se derrumbó el pasado martes y que causó cuatro muertos cuando realizaban reformas sin las licencias pertinentes. El fiscal no ha solicitado prisión para ellos.

LD (Europa Press) La jueza de guardia del Juzgado de Instrucción número 2 de Manacor, Martina Mora, decretó en la madrugada de este viernes libertad sin fianza para el arquitecto, el aparejador y el jefe de obras del hotel Son Moll, Arturo Vila, Josep Lluís Pujol, y Joan Bonet, respectivamente. El fiscal coordinador de Siniestralidad Laboral de Baleares, Miguel Ángel Anadón, no ha solicitado prisión para ellos, pese a imputarles cuatro delitos de homicidio imprudente y uno contra los derechos de los trabajadores.

El pasado martes se derrumbaran tres de las nueve plantas del establecimiento, que estaba siendo reformado sin licencia municipal, causando la muerte de cuatro operarios de las obras. No obstante, la acusación particular, que representa a uno de los fallecidos, sí reclamó a la jueza prisión provisional para Vila y Pujol, que no fue aceptada por la magistrada, quien no decretó ninguna medida cautelar contra los tres imputados. Lo único que solicitó Mora fue la entrega de la documentación acordada.

El arquitecto, el aparejador y el jefe de la obra integral que se estaba acometiendo en el establecimiento anexo al hotel Son Moll, propiedad de la empresa Serrano S.L., que fueron detenidos el martes por la Guardia Civil a petición del fiscal y desde entonces, han permanecido en los calabozos de la Benemérita en Palma.

Así, los tres detenidos llegaron a las 16.35 horas a las dependencias judiciales, para prestar declaración ante la titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Manacor, en dos coches todo terreno de la Guardia Civil, de donde descendieron escoltados por los agentes y esposados. Sólo el aparejador se tapó el rostro e intentó eludir a los numerosos medios de comunicación que se habían concentrado delante del Palacio de Justicia de Manacor.

Además, otras tres personas, los constructores, Rafael Febrer y Bartomeu Estelrich, propietarios de las empresas constructoras, así como la propietaria y administradora legal del hotel, Antonia Serrano, y la también administradora, Rosalía Vidal, han sido imputados en el caso y el martes prestaron declaración en la comandancia de la Guardia Civil de Baleares, mientras que este jueves a mediodía todos, excepto Vidal, comparecieron ante el Juzgado de Manacor, aunque la jueza no les interrogó. Febrer y Estelrich, que están siendo defendidos por el abogado Eduardo Valdivia, acudieron esta tarde a los juzgados de este municipio para apoyar moralmente a las familias de los tres detenidos.

La jueza y el fiscal realizaron el martes una inspección ocular, en la que también participaron técnicos de las Consejerías de Trabajo y Vivienda y Obras Públicas del Govern, así como de la Inspección de Trabajo y de la Conselleria de Ordenación del Territorio del Consell de Mallorca, con el principal objetivo de llevar a cabo un conocimiento del terreno como actuación inmediata e imprescindible para que los técnicos elaboren sus correspondientes informes, así como para el aseguramiento de la zona y la conservación de posibles vestigios.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios