Menú

La Junta de Andalucía mantiene 300 vehículos oficiales de más de 60.000 euros

El valor de cada uno de ellos oscila entre los 60.000 y 80.000 euros y La Junta de Andalucía tiene asignado 299 a sus altos cargos. Desde el presidente Griñán hasta El Defensor del Pueblo, que tiene tres coches y cuatro chóferes para sus adjuntos.

Pedro de Tena/Antonio Barreda
1

En sólo cinco años, el parque de la Junta ha crecido en casi 60 vehículos. En 2005 tenían 234 coches oficiales, según aporta Andalucía Crítica. En el Catálogo de Bienes Homologados de la Dirección General de Patrimonio aparecen sus prestaciones como airbags, GPS a color, manos libres, bluetooth, radio cargador frontal, altavoces o incluso MP3 con mando satélite. 

Según los datos de la consejería de Economía, tienen vehículo oficial el presidente de la Junta de Andalucía, los consejeros y viceconsejeros, los delegados provinciales así como los máximos responsables de organismos autónomos y empresas públicas. Ello supone que tienen coche oficial 15 consejeros y otros tantos viceconsejeros, a los que hay que sumar el portavoz del Gobierno más los 112 delegados provinciales (ocho por cada consejería). Hay que añadir empresas públicas y organismos autónomos, algunos de los cuales tienen sedes en las ocho capitales.

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, tiene asignados dos coches iguales. Se trata de dos Audi A-82 blindados. En cuanto al resto de consejeros, Presidencia, Economía,  Innovación,  Gobernación, Medio Ambiente, y Salud, tienen todos el mismo vehículo, un Audi A-630. La consejera de Justicia, es la única que se desplaza en un Renault V Satis 2.0 mientras que Economía no ha facilitado el vehículo de la consejera de Obras Públicas, Rosa Aguilar. Un BMW 530 D es el vehículo asignado a otro grupo de consejeros, entre ellos el de Vivienda, Agricultura, y Educación. Otro modelo similar, el BMW 530 XD es el que disfrutan las titulares de Igualdad y Cultura. En cuanto al de Empleo, se desplaza en un Audi a 6 2.5, y el de Turismo, va en un Lexus GS 450 híbrido.

También disfrutan de coches oficiales la presidenta del Parlamento, los seis miembros de la Mesa y los tres portavoces. Fuensanta Coves va en un Audi A-8 de hace dos años y que heredó de su antecesora, Mar Moreno. El vehículo está blindado y cuenta con las medidas de seguridad que para altos cargos recomiendan los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. En el Parlamento hay otros vehículos, unas quince bicicletas, para el desplazamiento de los trabajadores. Una iniciativa que se ha extendido desde que Medio Ambiente la pusiera en marcha. El Defensor del Pueblo, tiene tres coches y cuatro chóferes para sus adjuntos.

También tiene coche oficial  la sociedad estatal Ages, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la sociedad heredera de la Expo , Cartuja 93,  que comparten el presidente, Isaías Pérez Saldaña, y la directora general, Ángeles Gil. Los tienen  los rectores de la universidades Hispalense, Pablo de Olavide e Internacional de Andalucía, el Consejo Audiovisual de Andalucía, que dispone de dos coches.

Incluso los secretarios generales de las Consejerías tienen coche oficial y asimismo los delegados provinciales y viceconsejeros.  

Los 17 Gobiernos autonómicos suman unos 1.220 coches oficiales destinados a altos cargos. Este dato supera el parque móvil del Estado (1.100 coches), cifra que incluye desde una furgoneta hasta tres Audi A8 y el Mercedes del presidente del Gobierno.

Además de los vehículos de los altos cargos, la Junta tiene otros automóviles. El parque móvil lo componen 4.562 vehículos (en ellos se incluyen los de los directivos). La mayoría es de vigilancia forestal, servicios de aguas, mantenimiento de carreteras, sanitarios, asistenciales, policía....

El caso de Sevilla

Sólo en Sevilla hay más de 200 coches oficiales, con sus correspondientes chóferes a cargo del Erario Público que tienen facilidades para acceder al Centro, vedado a la mayoría de los ciudadanos. La mayoría de los coches oficiales corresponden a la gama alta o media alta de marcas como Audi, Volvo, BMW, Renault, Peugeot o Lexus. Los altos cargos del Gobierno andaluz, sus empresas públicas y organismos públicos usan en Sevilla 96 vehículos, según la Consejería de Economía y Hacienda.

En 2009, el Ayuntamiento de Sevilla gastó medio millón de euros en renovar 21 coches oficiales en régimen de alquiler. Pueden utilizar vehículo oficial el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, y 20 ediles con responsabilidad de Gobierno, Además, el grupo municipal popular tiene cuatro coches oficiales. Algunas empresas municipales cuentan también con coche oficial, como Lipasam y Emasesa. Esta última tiene dos: uno para su gerente, Manuel Marchena, y otro para el resto de directivos.

La Diputación de Sevilla tiene 16 vehículos oficiales: uno para su presidente, Fernando Rodríguez Villalobos; 10 para sus delegados de área; dos para el PP; uno para el PSOE; otro para el PA y uno para IU. También poseen vehículo oficial el delegado del Gobierno en Andalucía y el subdelegado en Sevilla, Juan José López Garzón y Faustino Álvarez, respectivamente.

El amor al coche oficial


Nunca llegó tan lejos en ese amor como con el ex consejero de Agricultura y Pesca de la Junta, Isaías Pérez Saldaña, que fue cogido in fraganti por comprarse el coche oficial que utilizó durante 5 años y que devino en monumental escándalo. No sabemos si en la historia de España contemporánea, moderna, medieval o antigua, e incluso en la prehistoria de esta nación, se ha dado un caso similar porque se compró su propio coche oficial tras haberlo utilizado durante años y una vez retirado del servicio.

El coche en cuestión era el BMW 530 D de matrícula 5564 BGW. La compra tuvo lugar a finales del año 2006 por Isaías Pérez Saldaña, entonces consejero de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía. Anteriormente, había sido consejero de Asuntos Sociales de la misma. Tras salir del gobierno de Chaves en marzo de 2008, ha sido nombrado presidente de Cartuja 93,parque tecnológico heredero de las aspiraciones de la Expo 92.

En respuesta a una pregunta oral realizada en el Pleno del Parlamento andaluz por el diputado del PP José Luis Rodríguez, el consejero advirtió de que no apreciaba "irregularidades" en la operación, puesto que "la Junta no vende directamente un coche oficial, sino que cualquier ciudadano puede ir a un concesionario y adquirir un vehículo que ya no está en uso oficial". Pero anoten que el coche sólo tuvo dos titularidades: La Junta y el Consejero, o sea, que la venta fue directa y no hubo concesionarios de por medio.

Pérez Saldaña explicó que la compra del coche se produjo cuando ya llevaba ocho meses retirado de la flota oficial de la Junta y que pagó por el vehículo un total de 12.950 euros, "un precio superior al que fue vendido al concesionario", tras lo que el diputado del PP José Luis Rodríguez optó por dar por finalizado el debate porque esgrimió documentación oficial en poder del PP para poner de manifiesto que este dato "no se corresponde con la realidad, puesto que supuestamente, el coche es adquirido por el concesionario por 12.000 euros, pero el consejero paga por él 10.941'50 euros, a los que suma su correspondiente 16 por ciento de IVA (1.750,64) y lo correspondiente a la gestoría".

Así, José Luis Rodríguez destacó el hecho de que la concesionaria de coches "nunca tuvo la titularidad del vehículo, por lo que la transición se hizo directamente desde la Junta de Andalucía al consejero". "El mismo día (2 de junio de 2006) que el coche pasa a posesión de la concesionaria, Pérez Saldaña entra y sale por otra puerta montado en el BMW", resaltó Rodríguez, que advirtió de que el coche adquirido por el consejero por 12.950 euros tiene un valor a precio de mercado de 48.000 euros, sin contar los extras.

Finalmente, el coche fue devuelto por el Consejero a los corrales de la Junta

En Sociedad

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La prensa alemana habla de "divorcio inminente" de Felipe y Letizia
    2. La corbata del Rey escandaliza a los separatistas
    3. Alfred regala a Amaia el libro 'España de mierda' por Sant Jordi
    4. Pilar Rahola, la escritora que quemó la Constitución y el productor de Crackovia se embolsan más de 200.000 euros de TV3
    5. La izquierda estalla contra Loquillo: "Me importa un pepino que un rapero entre en la cárcel"
    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios