Menú

La princesa Kiko da a luz un varón que se convierte en el tercero en la línea de sucesión al trono de Japón

La princesa Kiko, esposa del príncipe nipón Akishino y cuñada del príncipe heredero Naruhito, dio este miércoles a luz a un niño, que se convierte en tercero en la línea de sucesión al Trono Imperial de Japón. Tanto la madre como el bebé "se encuentran bien" y que el niño pesa dos kilos y 558 gramos. Con este nacimiento podría terminar la polémica sobre la ascensión al trono, creada por la ausencia hasta ahora de un heredero varón. Se trata del primer varon en la casa real nipona desde hace casi 41 años.

0
La princesa Kiko, esposa del príncipe nipón Akishino y cuñada del príncipe heredero Naruhito, dio este miércoles a luz a un niño, que se convierte en tercero en la línea de sucesión al Trono Imperial de Japón. Tanto la madre como el bebé "se encuentran bien" y que el niño pesa dos kilos y 558 gramos. Con este nacimiento podría terminar la polémica sobre la ascensión al trono, creada por la ausencia hasta ahora de un heredero varón. Se trata del primer varon en la casa real nipona desde hace casi 41 años.

L D (Agencias) El niño nació por cesárea en el Hospital Aiiku de Tokio, a las 8.27 hora local. Fuentes del Gobierno citadas por la agencia Kyodo indicaron que tanto la madre como el bebé "se encuentran bien" y que el niño pesa dos kilos y 558 gramos.

La princesa Kiko, de 39 años, y el príncipe Akishino, de 40, se casaron en 1990 y eran padres hasta ahora de dos niñas, Mako y Kako, de 14 y 11 años, respectivamente. El nuevo vástago imperial es tercero en la línea de sucesión de su abuelo, el emperador Akihito, tras su tío, el príncipe heredero Naruhito, y su padre, el príncipe Akishino.

De esta forma, con este nacimiento podría terminar la polémica sobre la ascensión al Trono del Crisantemo, creada por la ausencia hasta ahora de un heredero varón. Este niño es el primer varón que nace en la Casa Imperial nipona desde hace casi 41 años.

La Ley de Sucesión Imperial señala que los sucesores de la Monarquía más antigua del planeta deben ser varones descendientes por línea directa del emperador, informó Efe.

Reforma de la Ley

El príncipe Naruhito, de 46 años, y su esposa, la princesa Masako, de 42, sólo tienen una hija, Aiko, de 4 años, por lo que antes de que se conociera en enero el embarazo de su cuñada Kiko se había planteado la reforma de la Ley de Sucesión para posibilitar la ascensión al Trono de esta niña.

En noviembre pasado, un comité gubernamental recomendó cambiar la Ley de Sucesión para garantizar que el primogénito de los príncipes herederos pudiera convertirse en monarca, fuera cual fuera su sexo.

El primer ministro nipón, Junichiro Koizumi, se comprometió a llevar ese cambio legal al Parlamento, donde la aprobación de la reforma habría despejado el futuro ascenso al Trono de Aiko.

Sin embargo, el embarazo de Kiko cambió todo, al existir la posibilidad de que diera a luz un varón con derecho a ser tercero en esa línea de sucesión. Kiko había sido ingresada en la clínica Aiiku del distrito tokiota de Minato el pasado 16 de agosto, a fin de ser preparada para el parto y también a consecuencia de algunos problemas surgidos en su embarazo.

La princesa fue diagnosticada con una complicación en su gestación denominada "placenta previa", órgano que se sitúa más bajo de lo normal en el útero.

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia