Menú

La Xunta estudia hacerle un "by pass" al río Umia para controlar el vertido de la planta química de Pontevedra

Técnicos del Gobierno gallego están analizando la forma de impedir que el vertido tóxico de la planta química de Caldas de Reis continúe su avance por el río Umia y llegue al mar. La mancha desciende por el caudal desde este viernes, cuando se incendió la fábrica de la alemana Brenntag y llegó al río un vertido de productos derivados del petróleo "altamente tóxicos". El abastecimiento de agua del río a nueve municipios gallegos se ha interrumpido ante la contaminación. Ahora, la Xunta se plantea separar la mancha del curso del cauce haciéndole un "by pass" al río para que los vertidos no afecten a los bancos de marisco.

0
Imagen del río contaminado.
L D (EFE) Fuentes de Medio Ambiente de la Xunta informaron de que los primeros análisis indican que el vertido contiene productos orgánicos derivados del petróleo "altamente tóxicos, pero muy volátiles", por lo que una parte de la mancha acabará disolviéndose en la atmósfera. También se ha constatado que la mancha avanza muy lentamente por el curso del río, de forma que se encuentra a entre 4 y 5 kilómetros del lugar en que se produjo el vertido.
 
Se ha comprobado, además, que existe vida piscícola río abajo y que la mancha no ha llegado a las zonas de captación de agua para la población de los ayuntamientos afectados, que son los de Vilagarcía, O Grove, Meis, Ribadumia, Meaño, Cambados, Illa de Arousa, Vilanova y Portas, con un total de unos 100.000 habitantes. Las fuentes insistieron en que la captación de agua del río Umia se ha suspendido, por lo que existe una "garantía absoluta" de que el agua que sale del grifo es potable y no se tomará agua de este cauce hasta que el problema esté totalmente resuelto.

No obstante, los representantes municipales, de la Diputación y de la Xunta han demandado de la población que se restrinja al máximo el consumo, para que las vías alternativas puedan mantenerse sin llegar al corte del suministro. Medio Ambiente estudia la posibilidad de crear una infraestructura alternativa para transportar agua potable a los vecinos de las localidades afectadas, debido a que, por el momento, las cien mil personas que viven en la comarca se abastecen de depósitos municipales.
 
Cierre de los bancos marisqueros
 
Los consejeros de Medio Ambiente y de Pesca, Manuel Vázquez y Carmen Galego, mantuvieron este sábado una reunión en Cambados con los alcaldes de los municipios afectados, para analizar la situación y elaborar las estrategias a seguir. Con la información de los primeros análisis y las circunstancias del desplazamiento de la mancha y la situación río abajo, los responsables de las distintas administraciones estudian una "nueva estrategia", que consistiría en hacerle un "by pass" al río para canalizar la mancha y separarla del curso del cauce.

El objetivo es recuperar el agua de suministro a la población, pero también impedir que la contaminación llegue al mar, pues en la desembocadura del Umia se encuentra un rico banco marisquero y se verían afectadas también zonas de bateas de producción de mejillón. Como medida "cautelar", la Consejería de Pesca de la Xunta ha decidido cerrar los bancos marisqueros de la zona sur de la ría de Arosa más próximos a la desembocadura del río Umia.

Los reunidos este sábado en Cambados han coincidido en señalar la colaboración y coordinación entre las distintas administraciones y el titular de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, apuntó que la "responsable clara" de esta situación es la empresa, que será sometida a la correspondiente investigación y a la que se exigirán responsabilidades.

Temas

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco