Menú

Los falsos amigos de Labordeta y las "muñequitas" de Zetapé

La prensa de papel se inunda este lunes de homenajes y palabras para José Antonio Labordeta, que como todo hombre ilustre se llena, en el día de su adiós, de palabras sentidas y cariños ciertos, pero también de falsos amigos y huecos párrafos. También en los adioses los hombres, y los medios, se definen.

0

Está el aragonés y español universal en casi todas las portadas, aunque sólo manda en la de un Público algo confundido y un poco bufonesco. El resto de los temas principales es curiosamente variado en un día en el que, con la excepción de El País, los periódicos parecen haberse puesto de acuerdo en ningunear a los asesinos de ETA, algo comprensible dada la escasa sustancia de sus últimas parrafadas.

Volviendo al bueno de Labordeta, como mínimo sonrojo produce el artículo de Zapatero en El País en el que demuestra escaso conocimiento y menor vergüenza, especialmente cuando se sincera sobre su falta de lecturas: "Hace ya unos cuantos años, mi querido Labordeta, siendo un adolescente, leí un poema tuyo (o quizás lo escuché cantado por algún amigo, eso no puedo asegurártelo)" o quizá se lo ha contado algún asesor...

Pero además, leyendo a Zapatero parece que el principal mérito de Labordeta son... las condecoraciones o premios que los socialistas le dieron al final de su vida. Hay que ver.

Más sincero es, en el mismo periódico, el artículo de David Trueba, que se centra en sus tareas de crítico televisivo para ensalzar con justicia el "país en la mochila" del aragonés: "Retrató una España cordial frente a la patria cainita, humilde ante la desmesura, silenciosa frente a la vanidad. Se fue a buscar algo que echarle a la televisión que no tuviera sabor a televisión, sino a tierra. Una apuesta provocadora y hasta intransferible. Había que ser Labordeta para hacer aquello y no caer ni en el paternalismo ni en la cutrez".

En ABC, Félix Romero narra una anécdota que muestra el carácter del cantautor, periodista y, sobre todo, profesor, el mensaje con el que el propio Labordeta dio a sus amigos la noticia de que estaba enfermo: "El cantautor de protesta tiene cáncer de próstata". Y para terminar, nada mejor que el sentido artículo que le dedica Martín Prieto en La Razón y que tiene una frase relevante, cierta y enmarcable: "No nos sobran hombres tan decentes como Labordeta".

En cuanto a otros temas, hay que destacar el reportaje que El Mundo ha encontrado en la prensa alemana, concretamente en la Frankfurter Allgemeine, que habla de las "muñequitas de Zapatero" en referencia a su colección de ministras jóvenes, aunque deficientemente preparadas. Aído es para el rotativo alemán la señorita "Papá, que soy ministra", De la Vega "De la Vogue" y el conjunto es definido como "las socialistas fashionistas". Qué raro que no les llamen machistas...

En el mismo diario de Unidad Editorial (que por cierto dedica todo un especial a Buruaga con cuatro imágenes: llamada en portada, anuncio de COPE, anuncio de VEO7 y publicidad disfrazada de artículo en la sección televisiva), también destaca un vitriólico artículo de Sánchez Dragó que sale, que cosas, en defensa del franquismo, o al menos en ataque de las mentiras con las que, según él, se le ataca: "Mis recuerdos son de un país abierto, alegre, divertido y más libre, en lo menudo, que el de ahora: Basta de mentiras".

Y hablando de mentiras y de historia, no se pierdan en La Gaceta el artículo en el que el popular Juan Van Halen se muestra sorprendido de que le llamen facha por sus artículos. ¿Qué dicen esos artículos? se preguntarán ustedes. Según su autor, y hay que reconocerle que razón tiene, son "una mirada histórica", claro que en no pocas ocasiones dedicada "a la controvertida historia del PSOE" o reproduciendo discursos de la Pasionaria en los que la líder comunista decía cosas tan demócratas como "es necesario que no se nos venga con empachos de la legalidad". Si es que eso, contar la verdad, es provocar, señor Van Halen.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios